.

Marie André Destarac, 34

Su sistema basado en software libre mejora el diagnóstico y el diseño de terapias para lesiones musculares

  • Por Carlos Corominas

A la joven innovadora guatemalteca Marie André Destarac siempre le han gustado los robots. Y desde que cursó ingeniería electrónica en la Universidad del Valle de Guatemala se interesó especialmente en las aplicaciones médicas que los dispositivos robóticos podían tener. Tras licenciarse comenzó un doctorado en la Universidad Politécnica de Madrid (España) para crear un exoesqueleto que ayudara a pacientes con lesiones en el hombro y el codo. Durante su investigación descubrió que el paso previo para crear un exoesqueleto puede servir también para mejorar los diagnósticos médicos.

Para poder crear un exoesqueleto que complemente el movimiento del brazo es preciso comprender cómo funciona la extremidad. Por eso el equipo de Destarac se ha centrado en crear un sistema de simulación en 3D que replica el comportamiento de músculos y muestra las zonas dañadas. Pero lo más importante es la simulación de tratamientos. "Los médicos pueden probar primero en el simulador la reacción de los músculos ante determinados tratamientos para aplicarlos después", explica la joven innovadora.

Este programa creado con software de código abierto se ha mostrado como una herramienta muy valiosa de diagnóstico de lesiones al ofrecer una información más precisa a los doctores. Por el momento el sistema se encuentra en fase de pruebas y ya ha sido testeado en dos pacientes del Hospital Infanta Sofía de Madrid (España) con resultados satisfactorios.

Para generar la imagen que pueden consultar los médicos y generar la simulación completa hay que seguir tres pasos. Primero se recogen los datos de los músculos a través de unos sensores que se colocan sobre el brazo del paciente para medir su movimiento. Esta información se introduce en el simulador en 3D que "permite ver el estado de cada músculo de forma individual", indica Destarac. Finalmente, el médico puede utilizar el simulador para probar diferentes tratamientos y ejercicios y comprobar cómo reaccionarían los músculos.

Gracias a estos tratamientos personalizados se puede ahorrar mucho tiempo en la terapia, "ya que se conoce exactamente qué funcionará y qué no", explica Destarac, y añade: "Eliminamos la prueba y error". Al agilizar todo el proceso "el paciente gana en calidad de vida y también se ahorran costes al sistema sanitario". Habitualmente el diagnóstico de lesiones de esta zona se hace con un goniómetro, un aparato que mide el ángulo de las extremidades al doblarse. "Tiene muchas limitaciones ya que no puede medir todo el movimiento sino sólo puntos concretos", indica Destarac.

Además del diseño de terapias, la simulación de Destarac puede ayudar a los médicos en su formación. La innovadora destaca: "Gracias a este sistema los estudiantes pueden comprender exactamente cómo se comportan los músculos y cómo les afectan los tratamientos". Además, el sistema puede ser usado y adaptado para que otros investigadores "utilicen el código y lo adapten para sus propias investigaciones", puntualiza.

Para el director del Centro de Neurociencias de la Universidad de Costa Rica y miembro del jurado de los premios MIT Technology Review en español Innovadores menores de 35 Centroamérica 2015, Jaime Fornaguera Trías, considera que el proyecto de Destarac es "innovador, podría implementarse con un bajo coste y podría tener un gran impacto en una cantidad grande de personas en Latinoamérica". 


Aquí puedes ver el listado completo de los 8 ganadores de Innovadores menores de 35 Centroamérica 2015.