.

Alejandro Tocigl, 31

Acelera el diagnóstico del cáncer de estómago gracias a su herramienta de detección de microARN

  • Por Elena Zafra

La diferencia entre detectar un cáncer de estómago en una etapa inicial o una avanzada es "literalmente la vida y muerte", afirma el emprendedor chileno Alejandro Tocigl. Esta diferencia es especialmente trágica en países en vías de desarrollo donde las tecnologías de diagnóstico más avanzadas están fuera del alcance de muchos. Por este motivo, Tocigl y su equipo, a través de su start-up Miroculus, decidieron en 2013 crear una novedosa herramienta de diagnóstico basada en la detección de microARN. Estas pequeñas moléculas de material genético regulan la expresión de los genes y funcionan como biomarcadores de varios tipos de cáncer. Gracias a esta innovación, Tocigl, se ha convertido en uno de los ganadores de Innovadores menores de 35 Chile 2016 de MIT Technology Review en español.

Su plataforma aspira a detectar varias enfermedades con un mismo test de una forma sencilla, rápida y asequible. De momento, ya la emplean contra el cáncer gástrico, una dolencia en la que factores ambientales y hábitos nutricionales pueden hacer reaccionar a la bacteria H. pylori, habitual en el estómago humano, y generar gastritis, la primera fase en el proceso de este cáncer.

Para cazar la enfermedad en esta etapa (antes de que evolucione a gastritis atrófica, metaplasia intestinal, displasia y, finalmente, tumor maligno) Miroculus está desarrollando una herramienta de diagnóstico molecular que detecta e interpreta la presencia de varios microARN asociados al cáncer de estómago. Su presencia en los fluidos del cuerpo (plasma, saliva, orina) puede ayudar a distinguir entre una gastritis aislada y un cáncer. Así el paciente podrá acceder a un tratamiento temprano, cuya tasa de supervivencia a cinco años aumenta hasta un 90%.

En el dispositivo de Miroculus, la muestra de ARN del paciente se distribuye en una placa con 96 pocillos donde reacciona con unos "componentes bioquímicos patentados" por la start-up. Cada pocillo detecta un microRNA específico y, cuándo está presente, emite una luz verde. La intensidad y velocidad de esta luz es recogida por la cámara de un smartphone, que se coloca en el propio dispositivo. Cuando la reacción termina, las imágenes son enviadas a la base de datos de Miroculus donde se procesan y el dispositivo alerta de qué microRNA específicos hay en la muestra y en qué grado. Un algoritmo correlaciona esta firma molecular con enfermedades identificadas anteriormente.

Miroculus ha validado, por un lado, la sensibilidad de su tecnología en la detección de las moléculas de microARN en circulación; y por otro, en qué medida se correlacionan con el cáncer gástrico. La primera base de datos que usan para establecer esa correlación es su plataforma Loom: mediante procesamiento de lenguaje natural analizan diariamente las publicaciones científicas disponibles online sobre microARN asociados a ciertas enfermedades. También utilizan la información del Cancer Genome Atlas y los datos procedentes de sus ensayos con pacientes que ya tienen un diagnóstico basado en pruebas clínicas.

Los primeros ensayos para detectar cáncer de estómago los realizaron en el Hospital Clínico de la Universidad Católica de Chile. Sus resultados les han permitido embarcarse en "el estudio más grande que se ha hecho nunca en cáncer de estómago y microRNA", asegura el joven, con 600 pacientes en cinco hospitales en México (Centro Médico Nacional Siglo XXI), EEUU (Instituto Nacional del Cáncer) y Europa.

Los fundadores de Miroculus se conocieron durante su paso por Singularity University (EEUU). Tras establecer la empresa en 2014, han levantado dos rondas de inversión y consolidado un equipo de nueve personas. Su sede y laboratorios están en EEUU pero su mercado prioritario es Asia y Latinoamérica. "El 70% del cáncer de estómago en el mundo está en países como China, Chile, Corea, México y otras economías emergentes", explica Togcil.

El presidente de Suanfarma, Héctor Ara, juez de MIT Technology Review en español Innovadores menores de 35 Chile 2016, destaca que Tocigl, pese a carecer de formación específica en diagnóstico molecular, "ha sido capaz de abrirse camino en este campo, gracias a su amplias y variadas experiencias profesionales en EEUU y Europa". El experto considera que los servicios que ha conseguido ofrecer no solo son "de alto valor" sino también de "coste razonable".

Descubre todos los proyectos de los ganadores de Innovadores menores de 35 Chile 2016