.

Carlos Castro, 32

Su dispositivo de recuento de glóbulos blancos no invasivo protege a los pacientes de cáncer que reciben quimioterapia

  • Por Maximiliano Corredor

Uno de los efectos secundarios más graves que sufren los pacientes con cáncer que reciben quimioterapia es la disminución de glóbulos blancos en la sangre. Estas células son las responsables de combatir las infecciones, por lo que estas personas, ya débiles por el cáncer y otros efectos secundarios del tratamiento, quedan más expuestas frente a otras enfermedades. Si su nivel de glóbulos blancos es muy bajo, el paciente tendrá riesgos altos de parecer infecciones y tal vez no sea lo suficientemente resistente a una nueva dosis de quimioterapia. Por ello, es importante determinar con exactitud el volumen de estas células. Con este objetivo, el joven innovador español Carlos Castro ha desarrollado Leuko, un dispositivo capaz de determinarlo mediante el análisis de un vídeo de la circulación sanguínea obtenido a través de la piel, sin necesidad de realizar análisis de sangre.

El joven leonés realizó su tesis doctoral en la Universidad Politécnica de Madrid (España), donde se especializó en el desarrollo de algoritmos de procesamiento de imágenes biomédicas. Cuando a su compañero de piso le diagnosticaron un linfoma, empezó a tomar conciencia de la importancia del control del recuento de glóbulos blancos para el tratamiento y de lo poco práctico que resulta depender de la extracción de sangre y su análisis por un especialista. Por ello decidió volcar su experiencia en Leuko, que analiza el flujo sanguíneo de los capilares superficiales que hay debajo de la uña.

"La hemoglobina de los glóbulos rojos absorbe luz a una longitud de onda distinta a la de los glóbulos blancos, por lo que en una imagen se distinguen como puntos brillantes", explica Castro. El software desarrollado por el joven innovador detecta estos puntos y realiza el recuento en tiempo real. Una vez contado el suficiente número de glóbulos blancos para conseguir la misma fiabilidad estadística que un análisis hecho por un especialista, el sistema determina cuánta sangre ha hecho falta analizar para llegar a ese valor. Así, aclara Castro, se calcula la concentración de glóbulos blancos en sangre con "un procedimiento similar al seguido por un técnico humano".

"El objetivo no es sustituir los análisis de sangre sino permitir controles más frecuentes para discernir si un paciente está en riesgo de infección o si puede recibir una nueva dosis de quimio", aclara el ingeniero. El primer prototipo ya ha sido utilizado en un estudio clínico en el Hospital de Fuenlabrada (Madrid) con pacientes de medicina general y los resultados han sido buenos.

El segundo prototipo está siendo analizado en el Hospital General de Massachusetts (EEUU) en pacientes en tratamiento con quimioterapia. "El algoritmo ya está desarrollado, solo falta concretar el diseño del aparato que tome las imágenes", aclara Castro. Ahora utiliza un microscopio USB comercial de pequeño tamaño, pero también baraja utilizar una lupa para la cámara de los smartphones.  

Al terminar su doctorado, Castro recibió una beca del consorcio M+Visión, una iniciativa de la Comunidad de Madrid en colaboración con el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT), que le ha permitido trabajar en el desarrollo de Leuko en el Research Laboratory of Electronics del MIT. También ha recibido financiación del Center of Future Technologies in Cancer Care de la Universidad de Boston (EEUU) y la Wallace H. Coulter Foundation.

En opinión de la presidenta de ASEBIO, Regina Revilla, "la contribución del proyecto de Castro a la sociedad es alta ya que tiene la posibilidad real de modificar la manera en que la quimioterapia es administrada". Según esta miembro del jurado de los premios MIT Technology Review en español Innovadores menores de 35 España 2015, Leuko puede "mejorar la calidad de vida de muchos pacientes a la vez que suponer un ahorro importante de los costes sanitarios".


Aquí puedes ver el listado completo de los 10 ganadores de Innovadores menores de 35 España 2015.