.

Ángel Alberich, 31

Los diagnósticos serán más objetivos y precisos gracias a sus algoritmos para procesar imágenes médicas

  • Por Maximiliano Corredor

"A día de hoy en un hospital cualquiera, los pacientes se siguen diagnosticando como hace años: mediante informes cualitativos basados en el ojo clínico de un médico especialista", critica el joven innovador castellonense Ángel Alberich. Se refiere a la ausencia de datos objetivos para catalogar determinadas dolencias, que finalmente se diagnostican por percepción. Para solucionarlo, el director científico-técnico del Grupo de Investigación Biomédica en Imagen del Hospital Universitario y Politécnico La Fe de Valencia (España) ha fundado QUIBIM, una empresa con la que ofrece a la comunidad médica servicios de diagnóstico objetivo para distintos problemas.

Alberich logra esta objetividad mediante biomarcadores correlacionados con la gravedad de una dolencia que puedan ser reflejados en una imagen médica. Una vez detectados, Alberich ha desarrollado una serie de algoritmos que extraen la información médica contenida en la imagen.

Ya en su doctorado Alberich desarrolló algoritmos para medir el riesgo de sufrir una fractura de hueso en pacientes con osteoporosis. "La simple medición de la densidad ósea [densiometría] no permite predecir la probabilidad de sufrir una fractura, la microestructura es muy importante", explica. Así, mientras que la densitometría habitual tiene un valor predictivo restringido, el análisis de imágenes de resonancia magnética mediante la técnica desarrollada por el joven innovador permite determinar con mayor fiabilidad el riesgo de fractura.

Su objetivo "es objetivar todo lo que ocurre en el interior del cuerpo humano", explica Alberich. Para ello desarrolla marcadores que puedan medirse de manera precisa a partir de alguna de las técnicas de imagen médica, ya sea rayos X, RMN, TAC o PET. Y para ampliar las aplicaciones disponibles al máximo, su "plataforma también dispone de plug-ins que incorporan algoritmos desarrollados por otros laboratorios", añade el ingeniero. Así afirma poder llevar a la práctica clínica todos los avances que se están realizando en los campos de investigación científica más puntera.

El trabajo más reciente ha permitido desarrollar un algoritmo capaz de medir en resonancias magnéticas de hígado el porcentaje de grasa y el nivel de hierro en cada punto. El resultado así obtenido tiene una alta correlación con los obtenidos en biopsias. "Esto permitirá sustituir las biopsias hepáticas invasivas por otras virtuales en pacientes con hepatitis, por ejemplo", afirma Alberich.

QUIBIM, fundada en 2014, tiene ya varios clientes en España, Portugal y EEUU, que utilizan sus servicios para validar resultados de investigación y ensayos clínicos, entre los que se encuentran centros de investigación como la Fundación Jiménez Díaz y el Instituto de Investigación Biomédica de Gerona (España) y empresas farmacéuticas. "Ahora estamos en implementando una solución específica para el Hospital Valle de Hebrón, que es el centro de referencia en esclerosis múltiple", añade Alberich, "y en trámites para obtener la marca CE que permita el uso de los algoritmos de QUIBIM para diagnóstico en la práctica clínica de cualquier hospital, aparte del de La Fe".

El procedimiento de comunicación con cada cliente era hasta el momento "un poco rudimentario", a través de correo electrónico y servidores FTP seguros, explica el innovador. En noviembre QUIBIM lanzará el portal del cliente, una plataforma que permitirá a cada usuario iniciar en la nube cualquier análisis de entre los que ya han automatizado. "No necesitar a una persona que reciba los datos y ejecute el análisis permite que el sistema sea escalable y pueda estar abierto a nuevos mercados como China", explica Alberich. Algunos análisis, sin embargo, siguen de intervención humana profesional, como los que ofrecen para la próstata o el cartílago de la rodilla.

Para el responsable del Grupo de Bioingeniería del CSIC (España) y coordinador del Grupo Temático CEA-Bioingeniería, Ramón Ceres, el trabajo de Alberich tiene "gran potencial de uso y proyección a un vasto ámbito clínico". El miembro del jurado de los premios MIT Technology Review en español Innovadores menores de 35 España 2015 destaca que "el problema abordado es de la mayor importancia, con repercusión social, clínica y científica en el ámbito internacional".


Aquí puedes ver el listado completo de los 10 ganadores de Innovadores menores de 35 España 2015.