.

Maurits Montañez, 30

Sus 'apps' ayudan a conservar las lenguas indígenas latinoamericanas e introducen a sus hablantes en el mundo digital

  • Por Laura Crespo

¿Quién se descargaría una app en una lengua que no habla ni medio millón de personas en el mundo? Unas 22.000 personas lo hicieron en tan solo dos días. Se trataba de una de las apps del joven Maurits Montañez, quien a través de su plataforma Kernaia, desarrolla contenidos multimedia en lenguas indígenas de América Latina. Su objetivo es doble: por un lado intenta evitar que estos idiomas caigan en el olvido, y por el otro, lucha por que las personas que los hablan no queden excluidas del entorno digital. Gracias a su proyecto, Montañez se ha alzado entre los ganadores de Innovadores menores de 35 México 2016 de MIT Technology Review en español.

El usuario puede utilizar la plataforma para subir su contenido en lengua indígena y también para colaborar con otros en sus proyectos. Kernaia también contacta con comunidades locales y pone a disposición sus herramientas, en un proceso de open innovation, para generar, distribuir y promocionar, por ejemplo, una aplicación para aprender uno de estos idiomas o un libro interactivo.

Pie de foto: Aspecto de los contenidos para aprender lenguas nativas. Crédito: Kernaia.


Kernaia, que también ha sido premiada como una de las start-ups más innovadoras de América Latina por el Banco Interamericano de Desarrollo, es "una plataforma que facilita un ecosistema de creación y transmisión digital de las lenguas originarias de América Latina", explica su creador. Aunque algunas de ellas, como maya-yucateco, son utilizadas por más de un millón de personas, otras muchas están condenadas al olvido por causas como la emigración de sus hablantes a zonas urbanas, la globalización y la estigmatización.

La app que consiguió ese volumen tan alto de descargas está escrita en mixteco, una de las lenguas oficiales en México a pesar de su escasa tasa de hablantes. Además de ella, Kernaia ya dispone de aplicaciones en otras seis lenguas indígenas de México y Colombia: purépecha, náhuatl, arhuaco, uitoto, sikuani y wayuu. Pero su meta "es llegar a las 1.000 lenguas, a través de alianzas con universidades o fundaciones locales", afirma Montañez. Aunque UNICEF calcula que aún se hablan 400 lenguas indígenas en América Latina, existen otros dialectos  y variantes que Montañez también quiere alcanzar.


El interés de Montañez por favorecer la digitalización de la cultura nació antes de Kerniaia. El joven había fundado y dirigía Manuvo, una plataforma que ayuda editoriales, bibliotecas y museos de América Latina a dar el salto digital. Pero fue su alianza con otras dos empresas, Nuu Holding y Connectedots, la que dio lugar a la digitalización de las propias lenguas.

Kernaia tiene un modelo de negocio "trabajable y perfectible", que pone el foco en "la responsabilidad social y en la promoción de grupos vulnerables o desplazados", según destaca el director de la Fundación Da Vinci de Uruguay y miembro del jurado de Innovadores menores de 35 México 2016, Sergio Delgado.

Descubre todos los proyectos de los ganadores de Innovadores menores de 35 México 2016