.

Fernando Mier-Hicks, 27

Su laboratorio específicamente diseñado para hacer levitar a pequeños satélites permitirá saber cómo se comportarán en el espacio

  • Por Maximiliano Corredor

Enviar un satélite al espacio es tremendamente caro, así que una de las estrategias para abaratarlo es miniaturizar sus componentes. Sin embargo, el reducido tamaño de algunos sistemas impide que su comportamiento se pueda estudiar en Tierra debido a la propia gravedad terrestre. Para superar este reto, el joven mexicano Fernando Mier-Hicks ha desarrollado un laboratorio de pruebas específicamente diseñado para que estos sistemas leviten por acción del magnetismo, y que por tanto permite analizar su comportamiento como si estuvieran en el espacio. Gracias a este avance, Mier ha sido elegido entre los ganadores de Innovadores menores de 35 México 2016 por MIT Technology Review en español.

Mier-Hicks es ingeniero responsable de las pruebas de los propulsores y del desarrollo de la electrónica de los satélites en el Laboratorio de Propulsión Espacial del Instituto Tecnológico de Massachusetts (SPL, en EEUU). Allí trabaja "con un nuevo tipo de propulsor de electrospray iónico, pero las pruebas había que hacerlas en condiciones de gravedad cero para comprobar los movimientos en el eje vertical", explica. Y eso es justo lo que consigue con su banco de pruebas, cuya repulsión magnética contrarresta la atracción gravitatoria. De esta forma ya no hace falta salir al espacio para comprobar el empuje de los nuevos diseños de un modo seguro y más económico.


Foto:
Un satélite en miniatura de la clase CubeSat dentro del banco de pruebas en una cámara de vacío. Crédito: Fernando Mier-Hicks.

Pero las ventajas de su avance no acaban aquí, ya que algunos de los conocimientos electrónicos generados para desarrollar el banco de pruebas han podido aplicarse a los propios satélites que intenta poner en órbita. De esta forma, se ha logrado "una reducción de hasta un 30% en su tamaño", afirma el joven creador. Y también presume de que sus avances ya han viajado al espacio: "En 2015 se lanzaron dos [satélites] CubeSat que incorporaban esta tecnología y este mismo año se han lanzado otros dos con las mejoras introducidas".


Foto
: Circuitos electrónicos con el sistema de propulsión de los satélites. Crédito: Fernando Mier-Hicks.

"Este proyecto puede tener un gran impacto en el desarrollo de sistemas de pequeños satélites para telecomunicaciones y experimentación espacial", afirma el profesor de Telecomunicaciones en la Universidad Europea de Madrid (España) Víctor Padrón, que ha sido miembro del jurado de Innovadores menores de 35 México 2016. Mier-Hicks también es cofundador de la start-up aeroespacial Accion Systems pero se desvinculó de ella tras el repentino éxito que alcanzó poco después de fundarla. Pero cuando acabe su doctorado en el SPL, planea reincorporarse al equipo. 

Descubre todos los proyectos de los ganadores de Innovadores menores de 35 México 2016