.

Daniella García, 33

Los niños y niñas podrán crear la tecnología del futuro y evitar la pobreza con su escuela de programación

  • Por Laura Crespo

Bolivia puede estar orgulloso de ser uno de los países de América Latina con menor tasa de desempleo juvenil. Solo el 5,2% de los jóvenes activos entre 18 y 24 años carecía de trabajo en 2014, según datos del Banco Mundial, mientras que la media global era del 14%. Sin embargo, muchos de estos jóvenes se han visto obligados a trabajar muy pronto para evitar la pobreza, lo que en muchos casos les limita a empleos precarios y poco cualificados. Daniella García tenía claro que había que cambiar esto. Así, comenzó a enseñar programación a niños y niñas que el día de mañana podrán convertirse en los desarrolladores de la tecnología del futuro.

Tras organizar una serie de talleres gratuitos que sembraron la semilla de la innovación en los más pequeños, en enero de 2016 García inauguró las primeras oficinas de Elemental. Se trata de una escuela de programación, robótica y otras materias relacionadas con la tecnología y enfocadas hacia los más jóvenes. Gracias a esta iniciativa, la joven se ha alzado entre los ganadores de Innovadores menores de 35 Paraguay y Bolivia 2016 de MIT Technology Review en español.

La escuela pretende conseguir que no solo consuman tecnología sino que la creen. García defiende: "Tenemos que formar a los estudiantes para el futuro. La mayoría de los trabajadores incluirán la tecnología. Sin ella, no podrán tener capacidades competitivas para integrarse en el mundo laboral".

Incluso muchos jóvenes que llegaban a cursar estudios superiores en Ingeniería de Sistemas terminaban abandonando ante la dificultad de las asignaturas de programación. "El problema no era la universidad sino que había que enseñar programación a niños desde el colegio para que en la universidad pudieran superar las asignaturas de programación más fácilmente", recuerda.

La metodología Elemental es esencialmente práctica, con actividades y dinámicas de juego que consiguen que los alumnos se diviertan a la vez que aprenden. Al finalizar el curso, todos los participantes de los talleres de programación, videojuegos, robótica, modelado 3D y aplicaciones móviles deben realizar la presentación de su proyecto en forma de elevator pitch (un discurso muy breve y convincente), para mejorar también sus habilidades sociales.  En los próximos meses  la oferta se ampliará con cursos dirigidos a jóvenes y adultos para facilitar su entrada en la industria.

"Con más de 100 estudiantes dentro del programa que contratan cursos específicos, un plan de negocio y otro de sostenibilidad en desarrollo a través de la asociación con las escuelas, Elemental ofrece resultados claros", afirma la investigadora de sistemas de información y coordinadora del CiberDemocracy Study and Innovation Center (CiberDem) de la Universidade Federal do Estado do Rio de Janeiro (Brasil), Renata Araujo, miembro del jurado de Innovadores menores de 35 Paraguay y Bolivia 2016.

Descubre todos los proyectos de los ganadores de Innovadores menores de 35 Paraguay y Bolivia 2016