.

Ivonne Quiñones, 30

Su plataforma digital para servicios de mensajería dinamiza la economía y reduce el impacto ambiental en las grandes ciudades

  • Por María C. Sánchez

Ivonne Quiñones es una joven ingeniera peruana acostumbrada a comprar por internet. Pertenece a una generación que adquiere todo tipo de artículos a golpe de clic. Sin embargo, la rapidez de sus transacciones electrónicas desaparece cuando llega el momento del envío. Desde las pequeñas empresas hasta Linio, la mayor compañía de comercio electrónico de la región, todas tienen periodos de envío entre dos y cinco días. Para resolver este problema surge Urbaner, la start-up cofundada por Quiñones.

Urbaner es una plataforma logística digital (página web y aplicación para smartphone) que utiliza un algoritmo de asignación basado en la geolocalización y la optimización de medios de transporte para ofrecer un servicio de mensajería rápido y seguro.  Los usuarios pueden consultar el estado del envío en la plataforma mediante el seguimiento en tiempo real.

Las compañías de mensajería tradicionales tienen grandes infraestructuras, una flota de vehículos de transporte y un sistema de almacenaje de paquetes antes del envío. Para la CEO de Urbaner, esta es la principal causa de su limitada operatividad. La joven lo plantea así: "Si puedes pedir una pizza en 30 minutos y compras en unos clic, ¿por qué tienes que esperar a que almacenen y envíen tu paquete con los demás?".

Quiñones se inspira en las empresas de economía colaborativa y en los modelos de pedido bajo demanda de empresas en expansión como Uber. Su plataforma funciona asignando un mensajero concreto, previamente registrado en Urbaner, en función de la cercanía al punto de recogida pero también del volumen y el tipo de envío. La ingeniera explica: "Si necesitas llevar un documento a dos distritos de distancia la opción más eficiente es la bicicleta". Los mensajeros van a pie, en bici, moto y, en porcentaje menor, en furgones.

Urbaner cuenta ya con un producto mínimo viable que opera con empresas reales. Conecta mensajeros y empresas con un servicio de entrega en menos de 90 minutos. La empresa cobra un porcentaje de la tarifa de envío por cada transacción y el resto es para el mensajero. Con los fondos obtenidos al ganar el concurso Start Up Perú 2015 están desarrollando el algoritmo y la versión completa del programa. El objetivo es lanzar al mercado el producto terminado en septiembre de este año.

El siguiente paso es captar un inversor ángel para obtener recursos con los que exportar el modelo a otros núcleos urbanos latinoamericanos. Según Quiñones, las ciudades seleccionadas se identificaran en función de su uso intensivo de comercio electrónico y del tráfico. "Países como Colombia tienen restricciones de tráfico por las enorme congestión y la contaminación. Urbaner resolvería el problema", asegura. 

Otra característica de Urbaner es su implicación en el desarrollo sostenible. Al optimizar los medios de transporte se reduce el impacto ambiental. A diferencia de un servicio de mensajería tradicional, la plataforma fundada por Quiñones no ha necesitado comprar una flota de vehículos propios. Priorizan el uso de bicicletas en envíos cercanos o de bajo volumen y limitan los vehículos contaminantes. Además, su modelo de economía colaborativa genera empleo. Los mensajeros ganan dinero por cada entrega, con un horario flexible y el único requisito de tener un smartphone y un medio de transporte.

Para Rafael Aubad, Presidente ejecutivo de Proantioquia (Colombia) y miembro del jurado de los premios MIT Technology Review Innovadores menores de 35 Perú 2015, la aplicación de Quiñones "brinda una muy buena solución a las necesidades de transporte y paquetería dentro de las ciudades con dos componentes importantes: economía y seguridad". 


Aquí puedes ver el listado completo de los 5 ganadores de Innovadores menores de 35 Perú 2015.