Energía

Estados Unidos respira casi un tercio más del metano previsto

Nuevos estudios indican que las emisiones de metano, uno de los responsables del efecto invernadero y más potente que el dióxido de carbono, han sido un 27% más altas de lo que se esperaba

  • Jueves, 3 de marzo de 2016
  • Por Richard Martin
  • Traducido por Teresa Woods

Las emisiones de metano en Estados Unidos son mucho mayores de lo que se pensaba, según la Agencia de Protección Ambiental (EPA, por sus siglas en inglés) de Estados Unidos. Hace tiempo que los científicos lo saben, pero unas nuevas cifras publicadas por la agencia confirman que hemos estado infravalorando nuestros cálculos de las emisiones de metano. Los datos, anunciados la semana pasada por la responsable de la EPA Gina McCarthy, demostró entre otras cosas que las emisiones de metano en 2013 fueron un 27% más altas que las estimaciones anteriores

Las malas noticias tienen que ver con la fuga de gas natural del Cañón de Aliso al sur de California (EEUU), el que podría decirse es el mayor desastre de su tipo. Durante cuatro meses, el pozo petrolífero diseminó por sus grietas miles de toneladas de metano a la atmósfera, un gas de efecto invernadero 84 veces más potente que el dióxido de carbono durante los primeros 20 años que está presente en la atmósfera. El accidente "dobló la tasa de emisiones de metano de toda la Cuenca de Los Ángeles, y en total liberó 97.100 toneladas métricas de metano a la atmósfera", según un trabajo publicado en Science.

El metano se emite cuando fallan los sistemas, como en el desastre del Cañón de Aliso, pero también a través de unas fugas más pequeñas sin detectar y por la quema rutinaria del gas sobrante de los pozos petrolíferos. Las pérdidas anuales de gas debidas a las fugas y su quema valen unos 1.400 millones de dólares (unos 1.290 millones de euros) a precios de 2015, según la EPA.


Foto: La plataforma petrolífera del Cañón de Aliso filtró metano durante casi cuatro meses, afectando a la comunidad colindante de Porter Ranch en Los Ángeles. Crédito: Earthworks (Flickr).

Una razón por la que las estimaciones de las emisiones de metano varían tan ampliamente es que el gas es inodoro, incoloro y se disipa rápidamente. Las cifras oficiales no incluyen el metano de "superemisores" como el incidente del Cañón de Aliso. Los científicos que realizaron el estudio publicado en Science tuvieron que sobrevolar el lugar del accidente con una pequeña avioneta para medir cuánto gas emitía.

En otro estudio publicado la semana pasada, un equipo de investigadores de la Universidad de California - Irvine estudió las fugas de metano dentro de la Cuenca de Los Ángeles con el uso de un laboratorio móvil equipado con sensores diseñados para medir los niveles de metano, etano, monóxido de carbono y dióxido de carbono. Encontraron 213 puntos calientes en la zona.

Los legisladores han empezado a abordar la crisis del metano: el gobernador Jerry Brown ordenó a Southern California Gas, el propietario de las instalaciones del Cañón de Aliso, reducir las emisiones futuras en una cantidad equivalente al gas emitido durante el accidente. Y el año pasado la EPA propuso nuevas regulaciones que reducirían las emisiones de metano entre un 40% y un 45% con respecto a los niveles de 2012 durante la próxima década. Por desgracia, las nuevas reglas sólo se aplicarían a las nuevas infraestructuras de gas natural; no a los pozos y gasoductos actuales que siguen emitiendo metano.

(Lean más: La fuga de gas natural de California revela sus riesgos cada vez mayores,Mejor evitarlo que limpiarlo. Reducir las emisiones de CO2 es la medida más importante)

Para comentar, por favor accede a tu cuenta o regístrate

¿Olvidaste tu contraseña?

Informes Especiales

El dinero del mañana sin monedas ni billetes

Desde Apple Pay hasta Bitcoin, la tecnología bancaria está cambiando. Ya puedes pagar con el móvil y los bancos quieren saberlo todo de ti. Es la revolución del futuro del dinero y del dinero del futuro

Otros Informes Especiales

Advertisement
Advertisement
Publicidad