Móvil

Un par de brazaletes traducen el sistema de signos en tiempo real

Sceptre ha sido entrenado para reconocer distintas frases y palabras del lenguaje de signos y transcribirlas en un ordenador para facilitar la comunicación de los discapacitados auditivos

  • Jueves, 18 de febrero de 2016
  • Por Rachel Metz
  • Traducido por Teresa Woods

Foto: Sceptre, un proyecto de investigación que traduce el lenguaje de signos con el uso de brazaletes Myo, podría funcionar vinculado con un ordenador o un 'smartphone'.

Una pareja de brazaletes Myo controlados por gestos y un ordenador o un smartphone podría acelerar y facilitar que los discapacitados auditivos se comuniquen mediante el lenguaje de signos con personas que no lo entienden.

Eso es lo que unos investigadores de la Universidad Estatal de Arizona (EEUU) afirman poder hacer con un proyecto llamado Sceptre (Cetro). Emplean los brazaletes para enseñar al software un amplio abanico de gestos de la lengua de signos americana (ASL, por sus siglas en inglés). Cuando el portador de los brazaletes realiza uno de estos signos, el software lo empareja con su palabra o frase correspondiente de la base de datos de Sceptre y la visualiza como texto en una pantalla.

Esperan que el sistema facilite más las situaciones de emergencia, como las visitas al médico o al hospital. Para ello no debería depender de la comunicación escrita ni, como han hecho otras investigaciones de lenguaje de signos, emplear cámaras para reconocer los gestos del lenguaje de signos. Un trabajo sobre el proyecto será presentado en una conferencia de interfaces de usuario inteligentes en marzo.

Los investigadores escogieron los brazaletes Myo porque incorporan tanto una unidad de medición de la inercia como unos sensores de electromiografía (EMG, por sus siglas en inglés) para detectar los movimientos musculares, que pueden ser utilizados para ayudar a determinar las configuraciones de los dedos. El software fue entrenado para reconocer una variedad de gestos de ASL, además de los signos para letras individuales y los números del uno al diez, todos realizados por alguien que llevaba puestos los brazaletes Myo.

Sceptre aprendió 20 signos diferentes del ASL como "pizza", "feliz" y "naranja", los cuales debían repetirse tres veces cada uno. Este entrenamiento ha dotado al sistema de una tasa de acierto del 98%.

En este vídeo para demostrar su funcionamiento, el alumno de postgrado de la Universidad Estatal de Arizona y coautor del trabajo, Prajwal Paudal, lleva puestos los brazaletes y realiza varios signos diferentes que después son visualizados en la pantalla del ordenador, como "buenos días", "dolor de cabeza" y "no puedo dormir".

Aunque los signos se mostraron como texto en el estudio, también podrían ser pronunciados en voz alta por una app para facilitar una conversación, asegura Paudyal. Y mientras que la demostración de los investigadores mostró el texto en la pantalla de un ordenador, conectado a los brazaletes Myo por Bluetooth, Sceptre también podría ser utilizado con un smartphone, algo en lo que los investigadores ya están trabajando (Myo permite la transmisión de datos desde los dos brazaletes a un smartphone, pero los investigadores afirman que esto no era posible cuando realizaron su investigación original).

"En una situación ideal, el usuario lo podría utilizar allá dónde vaya", dice Paudyal.

Foto: Sceptre, un proyecto de investigación de la Universidad Estatal de Arizona, emplea dos brazaletes Myo para convertir el lenguaje de signos en texto.

El profesor adjunto del Centro para Sistemas y Tecnologías de Cuidados Médicos en Remoto de la Universidad de Tejas A&M (EEUU) Roozbeh Jafari ha realizado un trabajo similar. Aunque el suyo incluyó el desarrollo de los sensores en lugar del uso de unos dispositivos ya comercializados como hizo el grupo de la Universidad Estatal de Arizona.

Jafari asegura que hay varios retos que superar para que algo como Sceptre sea útil a los consumidores. Típicamente, cada vez que los sensores EMG se colocan sobre el cuerpo el sistema ha de ser calibrado, a menos que se coloquen exactamente en la misma posición que la vez anterior. También existe la necesidad de dar cuenta de las variaciones asociadas a la manera en la que diferentes personas realizan el mismo signo. A pesar de estos obstáculos, Jafari afirma: "Creo que vamos en la dirección correcta".

Para comentar, por favor accede a tu cuenta o regístrate

¿Olvidaste tu contraseña?

Informes Especiales

El dinero del mañana sin monedas ni billetes

Desde Apple Pay hasta Bitcoin, la tecnología bancaria está cambiando. Ya puedes pagar con el móvil y los bancos quieren saberlo todo de ti. Es la revolución del futuro del dinero y del dinero del futuro

Otros Informes Especiales

Advertisement
Advertisement
Publicidad