Energía

El uso de agua supercrítica podría reducir los costes de producción del etanol

(Página 2 de 2)

  • Viernes, 4 de noviembre de 2011
  • Por Kevin Bullis
  • Traducido por Lía Moya (Opinno)

Niveles de azúcar: Un trabajador de Renmatix bombea azúcar producida gracias al nuevo proceso con agua supercrítica de la empresa.
Fuente: Renmatix

Sin embargo, trabajar con agua supercrítica presenta sus retos.  Los materiales que se pueden usar con agua supercrítica son limitados (disuelve el cristal, por ejemplo). Las reacciones extremadamente rápidas también dificultan asegurar que el proceso químico no se pasa y produce derivados no deseados. En intentos anteriores, el agua supercrítica ha deshidratado parte del azúcar producido, resultando en compuestos que pueden envenenar la levadura que se usa para convertir el azúcar en etanol. Típicamente el proceso produce un rendimiento relativamente pequeño de una cantidad dada de biomasa.

El vicepresidente de tecnología de procesos de Renmatix, Fred Moesler, afirma que la empresa ha superado esos problemas. La firma no ha explicado cómo lo consigue, pero Gary Aurand, investigador de la Universidad de Iowa que conoce la empresa desde sus comienzos (cuando se llamaba Syria Innovations) sugiere que Renmatix puede estar usando agua supercrítica solo en parte de su proceso.

Convertir biomasa en azúcar usando agua supercrítica implica empezar por moler la biomasa hasta convertirla en partículas pequeñas y luego disolver la celulosa en agua. Sin disolver, solo se descomponen las moleculas de celulosa de la superficie de las partículas, produciendo poca cantidad de azúcar. Cuando la celulosa se ha disuelto, una nueva exposición a altas temperaturas y presión descompondrá las moléculas de celulosa en azúcar.

Aurand sostiene que el agua solo tiene que ser supercrítica para el paso de disolución. Si Renmatix fuera capaz de diseñar un sistema para trasladar el material disuelto a una zona de menor temperatura y presión, podría ralentizar el proceso de descomposición de la celulosa en azúcar, previniendo la formación de compuestos no deseados.

Renmatix solo ha dicho que es capaz de descomponer la celulosa y un material similar, la hemicelulosa, en dos pasos. La descomoposición de la celulosa produce glucosa, el azúcar que la levadura usa para producir etanol. Descomponer la hemicelulosa produce otro tipo de azúcar llamado xilosa, que no funciona con la fermentación convencional, pero que se puede usar para algunos biocombustibles avanzados y para procesos bioquímicos. La economía del proceso dependerá del mercado que haya para la xilosa.

Renmatix ya ha reunido parte del dinero para crear una fábrica capaz de producir 100.000 toneladas de azúcar al año. Lo suficientemente grande como para demostrar el potencial del proceso, afirman. Pero la empresa aún está intentando conseguir los préstamos para seguir adelante. En el pasado, usar agua supercrítica para procesar biomasa se ha considerado poco económico, así que puede que les cueste conseguir el visto bueno de los bancos.  “Se sabe muy poco de la tecnología”, afirma  Andy Aden, gerente de análisis de biorefinería en el Laboratorio Nacional de Energías Renovables con sede en Golde, Colorado (EE.UU.). Basándose en cálculos existentes, “probablemente sea cara”, afirma el experto.

Para comentar, por favor accede a tu cuenta o regístrate

¿Olvidaste tu contraseña?

Informes Especiales

Las 50 empresas más disruptivas de 2013

La revista 'MIT Technology Review' ha seleccionado a las 50 compañías más brillantes de 2013. Google, Amazon y Tesla, integran la clasificación

Otros Informes Especiales

Video

Carlo Ratti, Director del grupo Senseable City Lab en el MIT

Más Vídeos

Advertisement
Advertisement
Publicidad