Robótica

Toyota ficha a expertos de Facebook, Google y DARPA para meterse en robótica

El fabricante automovilístico revela los detalles de su plan de 1.000 millones de dólares para convertirse en líder de IA y robótica

  • Lunes, 11 de enero de 2016
  • Por Will Knight
  • Traducido por Teresa Woods

Foto: Gill Pratt, CEO del Instituto de Investigación de Toyota, durante su ponencia en el CES en Las Vegas.

Toyota acaba de revelar más detalles sobre su ambicioso plan de invertir en inteligencia artificial y robots durante la ponencia de Gill Pratt, el CEO del nuevo Instituto de Investigación de Toyota (TRI, por sus siglas en inglés) que ha costado 1.000 millones de dólares (unos 920 millones de euros), en la conferencia CES en Las Vegas (EEUU).

Toyota abrirá dos nuevas instalaciones del TRI, cerca de la Universidad de Stanford y el Instituto Tecnológico de Massachusetts (ambos en EEUU). Además, Pratt anunció varios nombramientos de alto nivel y nuevos consejeros. TRI tendrá un equipo técnico que consistirá en varios gestores de proyecto, anteriormente empleados de la Agencia de Proyectos de Investigación Avanzados de Defensa (DARPA, por sus siglas en inglés) y varios profesores que trabajarán a tiempo parcial, incluido James Kuffner, que antes dirigió las investigaciones de robótica de Google. El consejo asesor incluirá visionarios como el pionero de robótica Rodney Brooks y el investigador de inteligencia artificial de Facebook Yann LeCun.

Pratt también describió dos proyectos – uno en la Universidad de Stanford, el otro en el MIT – que alimentarían los esfuerzos de Toyota por desarrollar vehículos autónomos. Estos esfuerzos también podrían generar unos avances básicos y de amplio alcance de inteligencia artitifial.

El proyecto de la Universidad de Stanford, titulado "La incertidumbre sobre la incertidumbre", se centrará en enseñar a los coches a lidiar con situaciones nuevas sin una programación específica. Esto podría ayudar en escenarios impredecibles que podrían provocar accidentes, y podría algún día ayudar a hacer que los coches autónomos sean mucho más prácticos (ver El coche automático aún necesita conductor). "Una cosa es enseñar a los coches a reaccionar a los sucesos esperados", dijo Pratt, y añadió: "Pero el reto real consiste en enseñar al coche a responder de forma segura ante acontecimientos que no esperamos, que no anticipábamos".

Pero el proyecto también es relevante para un aspecto extremadamente importante de la inteligencia que hasta ahora nadie ha sido capaz de reproducir en una máquina. Pratt dijo que el equipo de la Universidad de Stanford se centrará en automatizar el aprendizaje de máquinas para habilitar estas capacidades.

El proyecto del MIT, llamado "El coche lo puede explicar", intentará que los vehículos justifiquen sus acciones. Esto podría ser importante para la conducción autónoma al posibilitar la identificación de los problemas lógicos que han provocado que el coche se comportara de manera incorrecta. Pero, de nuevo, también representa un importante aspecto de la inteligencia humana.

El objetivo de Toyota con TRI es llevar sus investigaciones más allá del automóvil, y adentrarse en los robots domésticos, o lo que Pratt describió como "la movilidad de interiores". La empresa quiere conseguirlo con la investigación y el desarrollo de nuevo hardware, software y hasta materiales.

Mientras que la mayoría de las empresas automovilísticas están invirtiendo en la conducción autónoma, las acciones de Toyota de contratar a Pratt y fundar su TRI han sido audaces.

Pratt anteriormente fue gestor de programas en DARPA, donde supervisó varias competiciones importantes de robótica dirigidas a avanzar la tecnología (ver Los robots demuestran que aún son "estúpidos" en el reto DARPA y Los robots 'transformers' triunfan en el reto DARPA de la robótica). Antes de DARPA, fue un profesor adjunto del MIT y profesor de la Universidad Olin de Ingeniería (EEUU).

Durante su presentación, Pratt recordó los orígenes de Toyota como una empresa que fabricaba telares industriales antes de adentrarse en el mercado automovilístico en 1933. Dijo que la empresa está considerando volver a hacer un cambio similar y redirigirse hacia los robots que podrían ayudar a cuidar a las personas de tercera edad y realizar otras tareas en las casas.

"Cuando pensamos en el amor que la gente siente por sus coches, es posible que los robots domésticos lleguen a ser incluso más valorados", sugirió Pratt. "Es totalmente posible que los robots vayan a convertirse para la Toyota de hoy en lo que fue la industria automovilística para la Toyota de antaño que hacía telares".

Para comentar, por favor accede a tu cuenta o regístrate

¿Olvidaste tu contraseña?

Informes Especiales

El dinero del mañana sin monedas ni billetes

Desde Apple Pay hasta Bitcoin, la tecnología bancaria está cambiando. Ya puedes pagar con el móvil y los bancos quieren saberlo todo de ti. Es la revolución del futuro del dinero y del dinero del futuro

Otros Informes Especiales

Advertisement
Advertisement
Publicidad