Robótica

La IA que controla los coches de Google es reconocida como conductor humano

La Administración Nacional de Seguridad en Carretera de EEUU está de acuerdo en que si el vehículo no permite ser pilotado por un humano, la máquina debe ser considerada como el conductor

  • Viernes, 12 de febrero de 2016
  • Por Will Knight
  • Traducido por Teresa Woods

La agencia federal que regula los estándares de seguridad vehicular en Estados Unidos le ha dicho a Google que considera que los sistemas informáticos que controlan sus coches autónomos representan "conductores".

Esta declaración, en una carta emitida por la Administración Nacional de Seguridad en Carretera de Estados Unidos (NHTSA, por sus siglas en inglés) a Google (ahora un filial de Alphabet), señala un importante avance hacia la venta y operación en carreteras estadounidenses de los coches autónomos.

Foto: El secretario de transporte estadounidense, Anthony Foxx, (a la derecha) y el presidente de Alphabet, Eric Schmidt, montan en un coche autónomo en la sede central de Google en Mountain View, California, en 2015.

Los esfuerzos de Google por crear un vehículo totalmente autónomo sin volante ni pedales se vieron obstaculizados anteriormente por las regulaciones de California (EEUU) que estipulan que un "conductor" debe encontrarse al volante en caso de emergencia.

La esencia de esta carta, dirigida al líder del proyecto de coche autónomo de Google, Chris Urmson, anula esa regulación. "Si ningún ocupante humano del vehículo puede conducirlo, es más razonable identificar como 'conductor' aquello que sea (en lugar de quién sea) lo que esté ocupándose de la conducción", detalla. El texto de la NHTSA continúa: "Estamos de acuerdo con Google en que sus coches autónomos no dispondrán de un 'conductor' en el sentido clásico que ha permanecido vigente durante los últimos 100 años".

La NHTSA se mueve deprisa para proporcionar un marco para que los estados regulen los vehículos autónomos, y se espera que en los próximos seis meses publique una guía de recomendaciones. Pero eso no significa que la agencia no prevea retos de seguridad provocados por los coches autónomos.

De hecho, el pasado martes el administrador de la NHTSA, Mark Rosekind, visitó el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT, EEUU) para hablar de las implicaciones de los coches autónomos. Rosekind calificó la tecnología como algo menos importante que otros factores humanos como la regulación y la infraestructura para poder llevar la tecnología al mercado.

"Eso indica que la inteligencia artificial es lo suficientemente buena", afirma el investigador científico del MIT que estudia los sistemas de conducción autónoma Bryan Reimer y que organizó el evento.

Las propias investigaciones de Reimer han demostrado que el reto más problemático será el de gestionar el comportamiento humano al volante de un coche autónomo. Los conductores normalmente rinden bastante mal a la hora de monitorizar sistemas automatizados, por lo que rara vez son capaces de volver a asumir el control con rapidez.

"La mayor parte de la industria automovilística, y Google, siguen tratándolo como un problema de tecnología", afirma Reimer, y concluye: "Pero si quieres llevar una innovación al mercado, lo difícil es lo más impredecible, nosotros".

Para comentar, por favor accede a tu cuenta o regístrate

¿Olvidaste tu contraseña?

Informes Especiales

El futuro del empleo

La tecnología está cambiando nuestra forma de trabajar: las profesiones que desempeñamos, cómo las desempeñamos, durante cuánto tiempo y hasta en qué calidad. Se están creando nuevos empleos, mientras otros son sustituidos por la automatización. Este informe especial describe cómo está cambiando el empleo y qué profesiones se beneficiarán de esta transición. Ofrecemos información de expertos economistas, inversores de riesgo, tecnólogos y empresarios líderes, y sus opiniones acerca de cómo podemos navegar con éxito este período de transición.

Otros Informes Especiales

Advertisement
Advertisement
Publicidad