Innovadores Menores De 35 Colombia La edición en español de
MIT Technology Review elige a los
innovadores menores de 35

Juan Pablo Reyes, 31

Ha integrado mecánicas musicales en un videojuego de acción para potenciar la experiencia del usuario

Cocodrilo Dog Games

Juan Pablo Reyes

Ninjipu es un joven guerrero ninja bastante torpe que un buen día descubre "el poder del ritmo" gracias a un par de auriculares que le regala un misterioso hombre del futuro. Así arranca la historia de Audio Ninja, un videojuego de acción para dispositivos móviles creado por el innovador Juan Pablo Reyes que destaca por una particularidad: dominar el ritmo musical es la clave para ganar.

Lo más sorprendente es que, desde su aparición en la App Store, hasta los jugadores más desmañados parecen ser capaces de mejorar su talento musical casi sin darse cuenta, avanzando por los mundos del videojuego de la mano de este pequeño ninja. "Cuando juegan y practican, desarrollan habilidad musical, más que por la necesidad de ejercitarla, por la motivación del propio juego ", explica Reyes.

El enfoque innovador de este joven ha consistido en hacer del ritmo un aspecto "contundente" en la experiencia del usuario, pero no de una forma explícita como sucede en otros videojuegos musicales donde se muestran notas o pentagramas, que desaniman a quienes no saben de música.  Según Reyes, en Audio Ninja se mezcla de forma "supremamente natural e intuitiva" una mecánica musical con un mundo de aventuras de forma que el ritmo está totalmente integrado en un juego para todos los públicos.

Además, esa buena combinación hace que Audio Ninja se convierta en una "experiencia adictiva", explica Reyes.  Aunque el jugador sienta que ha fracasado la primera vez que juega, percibe que es capaz de progresar y quiere repetir. De hecho, el joven asegura que han encontrado incluso vídeos de niños de cinco años jugando con "un nivel buenísimo".

Fusionando ritmo y narrativa

¿Cómo ha logrado Reyes crear esta afinidad casi mágica con todo tipo de públicos? En realidad, es un efecto cuidadosamente planificado y los estímulos que lo desencadenan han sido integrados en la narrativa del juego mediante herramientas digitales. Tras muchas pruebas con diferentes perfiles de usuario, Reyes ha logrado incorporar la mecánica del ritmo en el ADN de su creación usando grandes dosis de creatividad y dos aplicaciones.

La primera de ellas sirve para crear la música de cada nivel del videojuego en una pista de audio en MIDI. Este es un formato digital que contiene las instrucciones sobre en qué tiempo entra cada nota en una canción, qué instrumento la emite y en qué momento deja de escucharse, entre otros parámetros.

A continuación, con una aplicación basada en algoritmos propios, Reyes desmenuza en capas la canción, "reinterpreta" ese MIDI y lo transforma en "algo que el juego entiende como un nivel", es decir, sus algoritmos leen la canción y transforman, por ejemplo, los golpes de batería en los enemigos contra los que Ninjipu lucha.

Cada una de las capas de la canción está asociada a diferentes sucesos durante el juego: la primera está asociada al paso del tiempo; otra contiene la batería, donde cada elemento -bombo y redoblante- representa un tipo de enemigo; otras son las responsables de los puntos de control (checkpoints) o determinan la aparición de personajes secundarios. Todo este entramado de sucesos integrados en la música mueve al jugador a actuar casi sin pensar, siguiendo el ritmo, pero sobre todo, "sintiéndolo".

Reyes trabaja con un artista que crea las canciones y las descompone en diferentes pistas en las que él se basa para diseñar los niveles. Aunque las herramientas digitales contribuyeron a su objetivo de "encantar a las personas por medio de la música", conseguir que las partes técnica y artística encajaran y que el usuario percibiera que "juega al ritmo de la música y que eso le ayuda a jugar" les llevó un año y medio.

Reyes inició en 2001 sus estudios de Diseño Industrial en la Universidad Javeriana (Colombia), pero aparcó la carrera durante un semestre para profundizar en una de sus pasiones: la producción musical. De vuelta a la universidad, optó por especializarse en Diseño Digital y aprendió a programar y a modelar en 3D. Su tesis de fin de grado fue un proyecto de música interactiva. "Ahí empezó todo lo que luego se explotó en Audio Ninja", recuerda el joven.

Después de dirigir una empresa propia durante dos años y trabajar por cuenta ajena en la creación de contenidos de Flash, Reyes decidió saltar al mundo de los videojuegos para móviles y liderar un proyecto independiente. Fue entonces cuando fundó Cocodrilo Dog Games y se centró en el desarrollo de Audio Ninja. En 2011 ideó las mecánicas e historias del juego y, durante meses de trabajo en solitario, diseñó los primeros niveles.

Posteriormente, Reyes se asoció con la empresa de videojuegos colombiana Brainz, que se ha encargado del producir -bajo su dirección artística- el resto de mundos que incluye la versión comercial de Audio Ninja y toda su música. Esta compañía ha gestionado, también, la publicación del juego y su estrategia de mercado que ha incluido un contrato con Televisa para su promoción en México.

Desde que Audio Ninja puede descargarse de la App Store (por 0,89 euros), Reyes asegura que ha sido número uno en su categoría de juegos de música en 63 países con calificaciones, en su mayoría, de cinco estrellas. El juego inicial contiene tres mundos con 16 niveles cada uno, más otros tres superniveles más largos y un modo de juego infinito. "Cada mundo es una canción, un paisaje y un conjunto de personajes específico", detalla Reyes. El cuarto mundo, que acaban de terminar, está disponible en la tienda virtual de Apple desde el día 12; y piensan crear otro más, todos coproducidos con Brainz.

En opinión del líder de Videojuegos e Internet en Codesa S.A., Ernesto Gálvez, que es miembro del jurado de los premios MIT Technology Review Innovadores menores de 35 Colombia, este joven innovador destaca por haber creado un producto "terminado", "bien diseñado" y comercializado internacionalmente. Además, Gálvez añade que Reyes "tiene claro el camino que debe recorrer" para construir una empresa que se convierta en "una gran fuente de empleo contribuyendo, también, al desarrollo de una valiosa industria". –Elena Zafra

Ganadores de Innovadores menores de 35 Colombia 2013

Andrés Astaiza

Ha ideado un nuevo método para identificar patrones de compra en grandes y pequeños comercios sin intermediación humana

Daniel Cuartas

Ha diseñado un seguidor de pupila que ayuda a personas con movilidad reducida a controlar su entorno

Mauricio Hoyos

Ha creado una red electrónica de pagos y cobros para personas no bancarizadas y de escasos recursos

Laura Parra

Ha desarrollado un sistema de sensores asociados a videojuegos para mejorar la rehabilitación de niños con problemas motrices

Juan Pablo Reyes

Ha integrado mecánicas musicales en un videojuego de acción para potenciar la experiencia del usuario

Para comentar, por favor accede a tu cuenta o regístrate

¿Olvidaste tu contraseña?

Advertisement
Advertisement
Publicidad