.

Chonghe Wang y Sheng Xu de la Universidad de California en San Diego

Biotecnología

Una pegatina con ultrasonidos para desterrar a los tensiómetros

1

Este parche adhesivo del tamaño de un sello es capaz de medir la presión arterial central de forma continua y portátil, para que los pacientes con hipertensión puedan monitorizarse constantemente. Incluso podría servir para detectar grietas en maquinarias complejas como las piezas de avión

  • por Rachel Metz | traducido por Ana Milutinovic
  • 17 Octubre, 2018

La última vez que se revisó la tensión arterial, probablemente fue en una consulta médica con un gran aparato que le rodeaba el brazo, un clásico tensiómetro. Pero puede que dentro de poco, solo necesite ponerse un simple parche adhesivo del tamaño de un sello en cuello.

Ese es el objetivo del investigador de la Universidad de California en San Diego (EE.UU.) Sheng Xu y sus compañeros. El equipo está trabajando en un parche capaz de medir continuamente la presión arterial central de una persona: la presión de la sangre que fluye desde la aorta, la arteria en el corazón que distribuye la sangre a todas las partes del cuerpo. Un dispositivo como ese podría facilitar mucho más el control de las enfermedades cardiovasculares y vigilar a otros órganos vitales como el hígado, los pulmones y el cerebro.

Este parche elástico de silicona funciona mediante ondas ultrasónicas que penetran en la piel y rebotan en los tejidos y en la sangre del usuario. La onda reflejada viaja de vuelta al sensor y luego a un ordenador portátil que procesa los datos de la presión arterial (por ahora el parche debe estar conectado a un portátil y también a una fuente de electricidad). Es el primer dispositivo portátil conocido hasta fecha que es capaz de tomar medidas en profundidad desde la superficie de la piel.

En teoría, el parche podría usarse en casa para controlar a los pacientes a lo largo del tiempo. Y como no hace falta implantarlo dentro del cuerpo, no existe riesgo de infección.

Crédito: Chonghe Wang y Sheng Xu de la Universidad de California en San Diego.

El trabajo de Xu y sus colegas ha sido publicado recientemente en la revista Nature Biomedical Engineering. La investigación revela que el parche puede controlar de forma continua y precisa la tensión arterial central desde distintas partes del cuerpo, aunque su mayor eficacia se alcanza cuando se adhiere al cuello. Los investigadores también compararon el parche con otro dispositivo no invasivo y útil (pero difícil de manejar) llamado tonómetro, un sensor de presión que también se coloca sobre la piel. La diferencia entre los dos dispositivos se basa en lo que se considera el rango aceptable de error en un dispositivo de presión arterial estándar.

Pero resulta que el parche también es mucho menos invasivo que el método actual más eficaz para medir la presión arterial central. Este aparato está compuesto por un catéter con un sensor que se inserta cerca del corazón. Uno de los próximos pasos de los investigadores es comparar su parche contra el dicho catéter para comprar su eficacia en las mediciones.

Por último, el parche ofrece mucha más información de la que se obtiene con un manguito de presión arterial estándar. Xu cree que esa información puede ser útil para vigilar a los pacientes con hipertensión o a los que tienen antecedentes de ataques cardíacos. Y además, "el manguito de tensión sanguínea no se puede llevar encima todo el tiempo", señala el investigador.

Topol también indica que, debido a que el parche se puede colocar cerca de la vena yugular, debería ser capaz de medir la cantidad de sangre que fluye hacia el corazón. Eso ayudaría a detectar si alguien está deshidratado, explica.

Pero no todo el mundo está tan fascinado con el parche de Xu. El cardiocirujano de la Universidad de Tufts (EE.UU.) Mohan Thanikachalam cree que un manguito que mide la presión arterial periférica probablemente sea más útil. El experto sostiene: "Podría ocurrir que la presión arterial central tenga más valor predictivo en términos de resultados a futuro, pero ahora mismo no lo sabemos".

No obstante, el parche podría adoptar otros usos. Xu, que fue uno de los ganadores de Innovadores menores de 35 globales 2018 de MIT Technology Review, cree que sus parches de ultrasonidos también podrían ser útiles para encontrar pequeñas grietas en piezas mecánicas complejas, como las de los aviones por ejemplo.

Biotecnología

Nuevas tecnologías y conocimientos biológicos empiezan a ofrecer opciones sin precedentes para mejorar nuestra salud.

  1. La vacuna contra el coronavirus: una carrera plagada de obstáculos

    ¿Sirve de algo intentar diseñar una vacuna para un virus que casi no conocemos? ¿Cómo podrán los ensayos demostrar su eficacia en los voluntarios si el mundo lucha por evitar los contagios a toda costa? Y si lo logra, ¿cuánto se tardará en fabricar dosis para 1.000 millones de personas?

  2. El primer contagio y las vacunas parecen ofrecer cierta inmunidad contra el coronavirus

    Dos nuevos estudios en monos ofrecen indicios de que el cuerpo desarrolla algunos niveles de inmunidad ante un primer contagio y mediante distintas vacunas de ADN, unos resultados que probablemente serían aplicables a humanos. Lo que no se sabe es si esta inmunidad es suficiente para evitar la enfermedad

  3. Hablar en voz alta emite gotas con coronavirus que duran hasta 14 minutos

    En función de la carga vírica media de los enfermos de COVID-19, se estima que hablar a un tono elevado durante un minuto genera al menos 1.000 gotitas que contienen el virus, las cuales pueden permanecer en el aire más de ocho minutos y, a veces, hasta 14 minutos. El hallazgo refuerza la necesidad de usar mascarillas en cualquier circunstancia