.

Davide Ragusa | Unsplash

Biotecnología

Dejar que la gente se contagie hasta lograr la inmunidad sería un error

1

Mucha gente defiende que el coronavirus debe seguir su curso hasta que la sociedad alcance la inmunidad colectiva. Pero esta estrategia no es viable por varias razones, como que no sabemos cuánto dura la inmunidad, cuál es la tasa de contagios ni cuántas personas son asintomáticas

  • por Gideon Lichfield | traducido por Ana Milutinovic
  • 17 Abril, 2020

La percepción generalizada de que alguna vez fue la política oficial británica dejar que el nuevo coronavirus se propague hasta que la población alcance la inmunidad colectiva es falsa ; El gobierno era demasiado optimista sobre lo fácil que sería aplastar la curva. Pero la idea ha ganado tanta fuerza en algunos círculos, alimentada por la especulación de que ya podríamos estar mucho más cerca de lo que pensamos , que vale la pena entender por qué no es una política viable según la evidencia hasta la fecha.

Primero, incluso asumiendo que las personas que se enferman se vuelven inmunes, no tenemos idea de cuánto tiempo permanecerán inmunes. (Con algunos coronavirus, así como con la gripe común, la inmunidad dura menos de un año ). Segundo, suponiendo que permanezcan inmunes, no tenemos idea de cuánto tiempo tomaría alcanzar la inmunidad del rebaño.

La última incertidumbre proviene de algunas incógnitas grandes, aunque relacionadas. Primero, ¿qué tan contagioso es el virus? Cuanto más contagioso es , medido como R0, el número promedio de personas a las que una víctima transmite el virus , más personas necesitan ser inmunes para que la tasa de infección comience a disminuir. Pero las estimaciones de R0 varían . Estas estimaciones sugieren que entre la mitad y las tres cuartas partes de la población tiene que atraparla.

Segundo, ¿cuántas personas han sido infectadas hasta ahora? Estas estimaciones varían aún más. Un estudio del equipo del Imperial College estimó que el 28 de marzo, cuando Italia tenía poco menos de 100,000 casos conocidos, o menos del 0.2% de la población, el virus había infectado a un 10% de los italianos, la mayoría de los cuales no tenían síntomas. o no se sintió lo suficientemente enfermo como para hacerse la prueba. Esa diferencia de 50 veces es mucho mayor de lo que suponen otras estimaciones.

Tercero, ¿qué proporción de personas infectadas nunca tienen síntomas? La línea oficial de los Centros para el Control de Enfermedades de EE. UU. Es que es del 25% , pero pequeños estudios de algunos brotes localizados han sugerido que podría estar más cerca del 50% . Esos apoyarían la teoría de que el virus ya está mucho más extendido.

Pero tales cifras siguen siendo muy controvertidas porque simplemente no estamos probando suficientes personas para saber cuántas infecciones hay realmente. E incluso si hay mucho más de lo que pensamos, todavía no está claro que alcanzaríamos la inmunidad natural del rebaño antes de que podamos desarrollar una vacuna o una cura. De cualquier manera, mientras tanto tenemos que mantener baja la tasa de infección a un nivel que no colapse el sistema hospitalario y deje a toda una generación de trabajadores de la salud gravemente traumatizados.

Biotecnología

Nuevas tecnologías y conocimientos biológicos empiezan a ofrecer opciones sin precedentes para mejorar nuestra salud.

  1. Hablar en voz alta emite gotas con coronavirus que duran hasta 14 minutos

    En función de la carga vírica media de los enfermos de COVID-19, se estima que hablar a un tono elevado durante un minuto genera al menos 1.000 gotitas que contienen el virus, las cuales pueden permanecer en el aire más de ocho minutos y, a veces, hasta 14 minutos. El hallazgo refuerza la necesidad de usar mascarillas en cualquier circunstancia

  2. CRISPR podría ser la clave para crear un test doméstico de COVID-19

    Varias empresas compiten para fabricar una prueba que permita diagnosticar el coronavirus desde casa, como si fuera un test de embarazo y los primeros modelos podrían llegar a final de año. Pero si no se obliga a las personas a comunicar sus resultados, podríamos perder el acceso a una información muy valiosa

  3. Lo que se sabe sobre cómo el coronavirus ataca a cada parte del cuerpo

    Además de su impacto en los pulmones, la COVID-19 también parece afectar a la sangre, al sistema inmunológico, a los riñones, al cerebro y al corazón. Aunque todas las investigaciones son muy preliminares, es imprescindible tener en cuenta sus distintos efectos para elegir los mejores tratamientos