.

Getty Images

Ética

Críticas a los antivacunas de Ottawa derivan en invasión de privacidad

1

Los expertos señalan que difundir estos datos en webs y redes sociales está desdibujando la diferencia entre el activismo y el vigilantismo, y podría poner en peligro la seguridad o el trabajo de algunas personas

  • por Tanya Basu | traducido por Ana Milutinovic
  • 15 Febrero, 2022

En las últimas semanas, los convoyes de camioneros y simpatizantes que protestaban contra la vacunación obligatoria y las restricciones por la COVID-19 han cortado la frontera más transitada de Ottawa (Canadá) con EE. UU. Los sonidos de las bocinas de los camiones resonaban a todas horas, hasta tal punto que se ha requerido una medida judicial. Algunos manifestantes están acampando en los parques y en varios rincones de la ciudad y acosan a los transeúntes. Su ruidosa resistencia ha provocado varios casos de imitación en algunas ciudades de EE. UU. y de todo el mundo.

Muchos habitantes de Ottawa se han hartado y se han puesto manos a la obra. Mientras algunos simplemente crean mapas colaborativos de los puntos críticos del convoy, otros han ido más allá, publicando las caras y los nombres de los participantes para avergonzarlos públicamente. Al hacerlo, los expertos advierten que es posible que estén sobrepasando la línea de lo que es aceptable en el activismo online y que se estén desviando hacia el vigilantismo.

Leo (que pidió usar un seudónimo porque teme por su seguridad después de recibir amenazas) se dedica a la ciberseguridad y vive en el barrio residencial que rodea los edificios gubernamentales de Ottawa. El 2 de febrero, Leo usó Ushahidi (la herramienta de mapeo de software de código abierto de Kenia que se usa más frecuentemente para monitorear las elecciones) para crear el sitio colaborativo End the Occupation. Su objetivo era crear un mapa en tiempo real que los ciudadanos de Ottawa pudieran usar para ver los lugares en los que los vecinos habían informado haber sido acosados o bloqueados.

Leo lo vio como una forma de combatir lo que consideró una respuesta inadecuada por parte de la policía local, que cree que a menudo se ha puesto del lado de los manifestantes. Para dar a conocer el mapa y hacer que sus vecinos introduzcan información, le pidió al concejal de la ciudad de Ottawa Shawn Menard que compartiera el enlace en su cuenta de Twitter.

Menard pensó que era su deber hacerlo. El concejal resalta: "El sitio muestra cómo la organización de los ciudadanos, con el apoyo de las herramientas tecnológicas, puede facilitar un poderoso intercambio de conocimientos y colaboración comunitaria, que ofrece un panorama más amplio que normalmente estaría reservado para las fuerzas más tradicionales como la policía. Lo compartí por la falta de apoyo de las instituciones tradicionales a los habitantes de Ottawa".

El proyecto fue objeto de rápidas represalias. En cuestión de horas, el sitio se llenó de spam"Había imágenes pornográficas bastante gráficas, racismo, material antisemita o misoginia", señala Leo. El spam se volvió tan abundante que Leo tuvo que desactivar temporalmente la web.

La actividad de Leo tiene como objetivo advertir a los lugareños y no perseguir a los propios manifestantes, y no identifica a ninguna persona concreta. Pero otros activistas en Ottawa van más allá. El sitio web Convoy Traitors usa WordPress para publicar fotos de los manifestantes, matrículas y nombres de las empresas que aparecen en los camiones para tratar de averiguar quiénes son.

La declaración de misión del sitio web explica: "Nuestra misión es documentar todas las empresas identificadas como involucradas en la ocupación de Ottawa por parte de Truckers Convoy 2022. Esto incluye a los camioneros, empresas de apoyo, hoteles y restaurantes. Al nombrarlos y etiquetarlos, esperamos asegurarnos de que cualquier futura búsqueda en internet revele la verdadera naturaleza de estos negocios". (No había disponible ninguna información de contacto para solicitar más comentarios).

Otra fuente, @ottawaconvoyreport en Instagram, ha publicado fotos y caras de personas y camiones involucrados en un comportamiento posiblemente ilegal. La cuenta recuerda a @homegrownterrorists, que usó su feed para nombrar y avergonzar a las personas que habían participado en la insurrección del 6 de enero en el Capitolio de EE. UU. El 10 de febrero, @homegrownterrorists (que sigue siendo una cuenta anónima) compartió la información de @ottawaconvoyreport en sus historias de Instagram, sugiriendo que aprobaba ese enfoque.

Los expertos están preocupados. Estos activistas se están involucrando en algo que es el límite del doxing: publicar el nombre de una persona y otra información personal en internet que a menudo invita a amenazas a la seguridad personal y familiar.

Eso puede ser peligroso, especialmente si internet persigue a alguien que fue identificado erróneamente y acusado injustamente. También es una cuestión de ética e intención, indica la profesora asistente de Ciencias de la Información de la Universidad de Colorado en Boulder (EE. UU.) Casey Feisler, que se dedica a las comunidades online y la ética. ¿Queremos que despidan a la persona que conduce ese camión y que no tenga ingresos? ¿Eso resuelve la injusticia que una persona en internet puede sentir?

Esta nueva forma de activismo online provoca que algunas personas hagan cosas que normalmente no harían, agrega la especialista, y es posible que muchos de los involucrados no se den cuenta en el momento de su ira de que este comportamiento no solo es poco ético sino ilegal.

"¿Cuál es la diferencia entre la vergüenza pública y el vigilantismo?", pregunta Feisler, y añade: "¿Y cuál es la diferencia entre el vigilantismo 'bueno' y el vigilantismo 'malo'?"

Desde hace más de una semana, algunas ciudades tan lejanas como Auckland, en Nueva Zelanda, planeaban protestar contra sus propias normas regionales sobre la vacunación. No es exagerado esperar que aparezcan sitios de activistas similares en los próximos días. Feisler cree que las personas deberían preguntarse cada vez más cuando se enfrentan a la oportunidad de buscar la información personal de alguien: "¿Cuáles son las posibles consecuencias? Y ¿es eso lo que realmente quieren?".

Ética

  1. Vamos a morir todos

    A pesar de los esfuerzos por encontrar la vida eterna mediante el entrenamiento de una IA que simula a fallecidos o los avances en la criogenización, lo cierto es que, por ahora, no existe la posibilidad de burlar a la muerte

  2. El artista que inspira miles de obras generadas por IA: "Empieza a parecer una amenaza"

    El nombre de Greg Rutkowski aparece más de 90.000 veces en Léxica, una web que rastrea más de 10 millones de imágenes e indicaciones generadas del generador de arte mediante IA Stable Diffusion. El resultado plantea cuestiones complejas para la ética y los artistas ya han alzado la voz

  3. TikTok y los límites de publicar sobre salud mental en redes sociales

    Algunos 'influencers' graban a las personas en su peor momento y sin su consentimiento. Los activistas plantean preguntas importantes sobre la ética de estos vídeos populares