.

Biotecnología

Una prótesis que devuelve visión a las personas ciegas, aprobada en Estados Unidos

1

El implante, fabricado por Second Sight, devuelve la vista a los enfermos de retinosis pigmentaria y es la prótesis más avanzada creada hasta la fecha.

  • por Katherine Bourzac | traducido por Lía Moya (Opinno)
  • 19 Febrero, 2013

La Agencia Estadounidense del Medicamento (FDA) acaba de aprobar una prótesis capaz de devolver algo de visión a personas invidentes. La empresa que fabrica el aparato,  Second Sight, cuya sede está en California (Estados Unidos.), ya puede vender la prótesis de retina a pacientes con retinosis pigmentaria avanzada, una enfermedad ocular degenerativa que puede producir ceguera. Es el primer tratamiento para esta enfermedad que se aprueba en Estados Unidos.

"Permite a las personas que son completamente ciegas ver lo suficiente como para mejorar su movilidad" afirma Mark Humayun, profesor de ingeniería biomédica en la Universidad del Sur de California, Los Ángeles (EE.UU.) que lleva 25 años desarrollando el aparato. "Permite a la gente distinguir la acera y no salirse de ella torciéndose un tobillo, ver obstáculos inesperados como coches aparcados, distinguir una mesa, ver a alguien que entra por una puerta", explica. Algunos pacientes son capaces de distinguir letras grandes, pero la función principal del implante es dar a los pacientes la vista necesaria para recuperar la movilidad. 

El aparato, llamado Argus II, tiene tres partes principales: una cámara de vídeo montada sobre una montura de gafas, un ordenador portátil y un chip que se implanta cerca de la retina. La cámara de vídeo envía datos de imagen al ordenador, que se lleva en un cinturón. El procesador convierte los datos de imagen en señales eléctricas que se envían de forma inalámbrica al chip implantado cerca de la retina. Después las señales se transmiten a una serie de 60 electrodos que estimulan las células de la retina. Básicamente, estos electrodos hacen el trabajo de las células fotorreceptoras que se han degenerado. Por ahora el sistema no permite a los pacientes distinguir colores, pero puede darles una sensación visual suficiente como para reconocer los perfiles de las cosas que están cerca.

Línea de visión: La imagen de arriba muestra las gafas Argus II; la de abajo muestra los electrodos enganchados a la retina.

En Europa el uso del Argus II se aprobó en marzo de 2011 y se ha implantado en 30 pacientes en un ensayo clínico que empezó en 2007 en Estados Unidos. La empresa no ha anunciado sus precios para Estados Unidos, pero en Europa el aparato se vende por unos 75.000 euros, un precio que se basa en la esperanza de  que el implante dure 10 años. Humayun afirma que cirujanos de todo el país, incluyendo los de Los Ángeles, San Francisco, Philadelphia y Baltimore han sido formados para implantar el aparato.

Se calcula que unas 100.000 personas en Estados Unidos sufren retinosis pigmentaria, una enfermedad que va matando poco a poco las células fotorreceptoras de la retina, empezando por los bastones responsables de la visión periférica y nocturna y acabando por los conos que proporcionan la visión central. El resultado es que poco a poco la visión se convierte en una túnel y acaba conduciendo a la ceguera total. Humayun calcula que hay alrededor de 2.000 estadounidenses en esta fase tardía de la enfermedad que se podrían beneficiar del aparato.

"Es un día muy emocionante, es el primer tratamiento aprobado para la retinosis pigmentaria", afirma Jacque Duncan, profesor de oncología clínica en la Universidad de California, San Francisco (EE.UU.). Hay algunos medicamentos en ensayos clínicos y existen algunas pruebas de que la vitamina A ralentiza el proceso de la enfermedad, pero hasta ahora no ha habido una forma de devolverle la vista a quienes se habían quedado ciegos. "Llegar a este punto es muy emocionante".

Los implantes existentes como los marcapasos y los implantes cocleares también usan electrodos como interfaz con el cuerpo, pero ninguno de ellos es tan complicado como esta prótesis de retina, sostiene Humayun. Los implantes cocleares usan hasta 20 electrodos; el Argus II usa tres veces más, y todos ellos se tienen que conectar en un contenedor compacto y biocompatible que no se sobrecaliente y pueda tolerar los frecuentes movimientos de los ojos.  "Es el implante médico más complicado que existe en cuanto al número de electrodos", explica Humayun.

Humayun afirma que en el futuro mejoras y desarrollos en el software ampliarán las capacidades del Argus II. La empresa está desarrollando software que permite al aparato estimular a los pacientes para ver en color al proporcionar señales eléctricas en distintas frecuencias.

Biotecnología

Nuevas tecnologías y conocimientos biológicos empiezan a ofrecer opciones sin precedentes para mejorar nuestra salud.

  1. La copia sintética del coronavirus chino que podría acabar con él

    Un equipo de EE. UU. ha recibido aprobación para solicitar versiones sintéticas de genes clave del SARS-CoV-2 con las que intenta recrear y activar el patógeno desde cero. Si lo consigue, lo utilizará para probar distintos tratamientos, desarrollar una vacuna, entender cómo actúa y analizar sus posibles mutaciones

  2. En la piel de un enfermo de coronavirus: de los síntomas al tratamiento

    Las personas suelen tardar siete días en acudir al hospital tras notar los primeros síntomas, y aunque el virus se ceba con la gente con una salud más débil, afecta por igual a jóvenes y ancianos, según un nuevo informe en el que se describe la experiencia de 138 pacientes tratados en Wuhan 

  3. Todos los detalles sobre la condena a He Jiankui por editar bebés humanos

    Las autoridades chinas le han condenado a tres años de prisión. También deberá pagar una multa de 380.000 euros y se le prohíbe ejercer medicina reproductiva de por vida. Dos de sus colaboradores también han sido castigados, pero no sé sabe qué pasará con los demás autores del manuscrito