.

Computación

El primer ordenador óptico realmente útil podría llegar en verano

1

El chip láser de Optalysys hace los mismos cálculos que uno de los mejores procesadores de Nvidia, pero 10 veces más rápido y solo consume un 25% de su energía. Su principal uso será buscar pequeñas similitudes en enormes regiones distintas de ADN

  • por Jamie Condliffe | traducido por Wendy Barnet
  • 13 Febrero, 2018

La tecnología láser se está convirtiendo en una nueva herramienta para filtrar grandes cantidades de datos genómicos de manera eficiente.

A medida que la Ley de Moore se va quedando obsoleta y las capacidades de los procesadores llegan a su límite, otras técnicas no convencionales, a menudo descartadas en el pasado por ser demasiado complejas, empiezan a postularse como herramientas capaces de superar los problemas informáticos y de obtener ventajas en cuanto a la velocidad. Una start-up británica llamada Optalysys cree que los ordenadores ópticos, que lleva años sin cumplir sus promesas, ahora sí podría usarse para detectar semejanzas en grandes conjuntos de datos como los genomas (ver A falta de mejores chips, los trucos ópticos pueden echar una mano a los ordenadores).

A diferencia de los microprocesadores habituales, el procesador desarrollado por Optalysys usa rayos láser para realizar la función matemática conocida como "transformada de Fourier". Al codificar los datos en haces de luz capaces de interferir entre sí, ejecuta los cálculos de una sola vez, algo que en un ordenador normal haría en muchas etapas. Después, los resultados se almacenan en microprocesadores convencionales. El CEO de Optalysys,, Nick New, explica que la computación óptica es particularmente adecuada para analizar datos que son similares.

El primer producto de la empresa contiene el hardware óptico necesario para dichos cálculos, en una tarjeta PCI Express compatible con ordenadores de sobremesa y servidores tradicionales. Optalysys explica que el dispositivo realiza cálculos de la transformada de Fourier 10 veces más rápido y con sólo un 25 % de la potencia de una tarjeta gráfica Nvidia P6000, muy popular para realizar cálculos de alto rendimiento.

La empresa no tardará en descubrir si su producto es útil de verdad. La semana pasada semana, investigadores de varios institutos de genómica, como el Instituto Earlham, la Universidad de Manchester (ambos en Reino Unido), y la Universidad Estatal de Oregón (EE. UU.) han empezado a hacer pruebas beta con este hardware para buscar similitudes en el ADN.

Para crear su hardware, Optalysys ha empleado un software que replica una herramienta que los biólogos usan actualmente para encontrar fragmentos cortos de ADN dentro de enormes genomas, un proceso que New compara con "buscar una aguja en un pajar".

La empresa espera seducir a los investigadores con su ventaja de velocidad, y les ofrecerá el sistema a través de la nube durante tres meses. En verano, la start-up planea lanzar una versión comercial del hardware y del software del ADN. New no ha detallado el precio de sus primeras unidades, pero dice que el hardware óptico requerido para construirlas está bajando de precio, porque es muy popular en productos de consumo como son los proyectores.

Es importante puntualizar que es poco probable que este hardware se convierta en un microprocesador útil para su ordenador portátil. Sin embargo, podría ayudar a agilizar ciertas tareas. Por eso, Optalysys está concentrando gran parte de su atención en cómo su hardware podría acelerar algunos de los cálculos realizados en algoritmos de inteligencia artificial para el reconocimiento de imágenes.

Computación

Las máquinas cada vez más potentes están acelerando los avances científicos, los negocios y la vida.

  1. El cerebro procesa las palabras que más usa de forma distinta al resto

    Los patrones de frecuencia de 50 idiomas demuestran que el lenguaje depende de un proceso dual. Los términos más frecuentes se procesan instintivamente mientras que los menos usados requieren un pensamiento racional. El hallazgo podría ser clave para el procesamiento del lenguaje natural

  2. Aislar el protocolo de consenso podría revolucionar 'blockchain'

    Las grandes debilidades de los contratos inteligentes en cadenas de bloques, como su falta de confidencialidad y sus limitaciones de ejecución, podrían solucionarse con este enfoque de la 'start-up' Oasis Lab, cuya idea ya ha recaudado casi 40 millones de euros en inversiones

  3. La computación a exaescala busca máquinas pero también aplicaciones

    Mientras los ordenadores cuánticos funcionales siguen intentando despegar, los países compiten en el terreno de la supercomputación. Los primeros superordenadores a exaescala podrían llegar en 2021, pero también hacen falta programas especializados para que sean realmente útiles