.

Miriam Reyes, 29

Ayuda a los niños con autismo a aprender a través de sus cuentos digitales adaptados

  • Por Maximiliano Corredor

Uno de cada 160 niños padece un trastorno del espectro autista, aunque estudios recientes estiman que la cifra podría ser superior, según organismos internacionales como la OMS y la Comisión Europea. Que un niño sea diagnosticado con un trastorno del espectro autista apenas le cambia la vida. Su familia, en cambio, tiene que adaptarse a convivir con esta situación y encontrar la forma más adecuada de lograr que el niño tenga una vida lo más normal posible. Parte de esta adaptación incluye la búsqueda de maneras alternativas de lograr que el pequeño interiorice lecciones de vida cotidiana, como aprender a ir al baño cuando lo necesita. Para ellos, la joven innovadora española Miriam Reyes ha creado Aprendices Visuales, una ONG dedicada al desarrollo de herramientas para facilitar el aprendizaje a niños con autismo.

Esta arquitecta graduada en la Universidad de Sevilla (España), abandonó en 2012 su incipiente carrera, tras haber trabajado en el prestigioso estudio de arquitectura Herzog & de Meuron y construir la Escuela de Música y Danza de Burkina Faso. La vida de la joven gaditana fue cambiando gradualmente desde el diagnóstico de su primo José y su cada vez mayor involucración en su aprendizaje. Reyes recuerda como todo empezó con un blog, donde compartía lo que aprendía sobre el autismo y un día publicó un cuento que había diseñado con el propósito de ayudar a su tía a enseñar a José a ir al baño.

Ese cuento se convertiría en el germen de Aprendices Visuales y su metodología didáctica. Hoy cuentan con una veintena de historias digitales y varias apps interactivas. "Las aplicaciones añaden sonidos, música, animaciones, y permiten que sean los propios niños los que lideren su aprendizaje", explica Reyes. "Mientras que la mayoría aprende por imitación, los que tienen autismo aprenden de manera visual y las rutinas y la repetición les facilitan el proceso", prosigue su explicación. Y concluye: "Las tabletas son herramientas útiles para el aprendizaje, ya que permiten repetir un proceso tantas veces como el niño quiera, cosa que requiere un tiempo y dedicación que un familiar o profesional quizá no tenga".

La joven innovadora contactó con psicólogos y expertos especializados en pedagogía de varias asociaciones de familiares de niños con autismo para la confección de los productos desarrollados por Aprendices Visuales. La base de sus productos la componen unos relatos elaborados en un lenguaje de pictogramas, que permiten que los niños interioricen mejor los conceptos. Reyes recuerda una anécdota con su primo: "Si a José le decías: ‘Vamos al parque’, no reaccionaba, pero si le mostrabas una imagen de un parque enseguida mostraba interés en ir". La estructura de los cuentos es siempre la misma, con los pictogramas a un lado y una imagen que ilustra lo relatado al otro, para proporcionar al niño una regularidad que facilite su uso. Los cuentos digitales están pensados para ser utilizados en interacción entre el niño y un adulto, pero las aplicaciones se diseñan para que el niño haga un uso autónomo.

Según Paloma Cabello, asesora sénior independiente de TPG Credit Funds, miembro del consejo asesor de MIT Enterprise Forum y jurado de los premios MIT Technology Review Innovadores menores de 35 España 2015, Reyes "reúne innovación, disrupción, excelencia técnica, espíritu y visión de transferencia".


Aquí puedes ver el listado completo de los 10 ganadores de Innovadores menores de 35 España 2015.