.

Miguel Luengo, 34

Acelera el diagnóstico de la malaria con su videojuego colaborativo

  • Por Maximiliano Corredor

Casi la mitad de la población mundial vive en zonas con un elevado riesgo de contraer malaria, una enfermedad que causa la muerte a medio millón de personas al año, según datos de la OMS. La infección de malaria se produce por la picadura de un mosquito que inocula un parásito al torrente sanguíneo. El correcto diagnóstico de la enfermedad, necesario para un adecuado tratamiento, requiere detectar la presencia de dicho parásito en muestras de sangre. El ingeniero asturiano Miguel Luengo ha desarrollado el proyecto MalariaSpot, que convierte en un juego el diagnóstico distribuido de esta enfermedad.

El funcionamiento es relativamente sencillo: con la cámara de un teléfono móvil se hace una fotografía a una gota de sangre vista al microscopio que se envía a la red de jugadores, y estos compiten por detectar la presencia de parásitos en la foto. "Cuanta más gente esté jugando, más rápido será el diagnóstico", explica Luengo, "pero el tiempo siempre es menor de lo que tarda un especialista".

"20 personas jugando a MalariaSpot pueden diagnosticar la presencia de parásitos en sangre con la misma eficacia que un técnico", explica el científico. La idea surgió tras la lectura del libro Reality is Broken: Why Games Make us Better and How Can Chane the World de Jane McGonigal, ganadora de los premios MIT Technology Review Innovadores menores de 35 en 2006. En él, Luengo descubrió la cantidad de horas que la humanidad dedica a jugar a videojuegos y comenzó a pensar en la manera de unir esta actividad con el crowdsourcing y el diagnóstico de enfermedades.  "El primer prototipo funcionó mejor de lo esperado, más de 10.000 personas jugaron en tan solo un mes", recuerda el investigador.

Las  primeras imágenes utilizadas en el juego fueron facilitadas por un hospital de Sudáfrica para comprobar la efectividad de este método de diagnóstico. Tras analizar la validez de los resultados y seguir sumando efectivos a la comunidad de jugadores, este año se realizó una prueba piloto en Mozambique para comprobar su funcionamiento en tiempo real. Los siguientes pasos serán la fabricación de un dispositivo que incorpore un microscopio y pueda acoplarse al teléfono móvil y la obtención de la validación médica del método.

"El diagnóstico podría hacerse de manera automática por una inteligencia artificial que procesara las imágenes, pero la gente se fía más del resultado si detrás hay personas", comenta Luengo. Solo hacen falta ocho personas para igualar la fiabilidad lograda por el algoritmo de referencia. "Además se aprovecha la capacidad del sistema visual humano para reconocer los parásitos aunque haya problemas de calidad técnica en la imagen, que sí afectan al rendimiento de los algoritmos", añade el joven ingeniero. "En un futuro existirá la profesión de telediagnosticador", vaticina Luengo, que ya trabaja en versiones similares para otras enfermedades, como la tuberculosis.

Este joven innovador español combina su trabajo como investigador en el grupo de Tecnologías de Imagen Biomédica de la Universidad Politécnica de Madrid (España) con su puesto de jefe científico de datos en United Nations Global Pulse. Pertenecer a esta iniciativa de la ONU, que pretende aprovechar los avances en big data para hacer avanzar proyectos humanitarios, le ha permitido a Luengo conocer de primera mano el impacto de la malaria. "Enfermedades como esta lastran el desarrollo de muchos países", afirma

Según la directora de coordinación de proyectos de PharmaMar, Carmen Eibe, miembro del jurado de los premios MIT Technology Review en español Innovadores menores de 35 España 2015, el proyecto MalariaSpot de Luengo es "interesante ya que combina la gamificación con la responsabilidad social".


Aquí puedes ver el listado completo de los 10 ganadores de Innovadores menores de 35 España 2015.