.

Otros

El gobierno de Estados Unidos lanzará un plan dinámico para compartir las ondas

1

Una revolución en la política inalámbrica que permitirá el uso de nuevo espectro atendiendo a zonas geográficas, niveles de prioridad y momentos del día específicos.

  • por David Talbot | traducido por Lía Moya (Opinno)
  • 13 Diciembre, 2012

Con el objetivo de potenciar tanto la banda ancha inalámbrica como la innovación, la Comisión Federal de las Comunicaciones de Estados Unidos (FCC en sus siglas en inglés) está a punto de recomendar el mayor cambio legislativo en décadas: uno que permite que un nuevo trozo disponible del espectro pueda ser alquilado por distintas empresas en distintos lugares y momentos, en vez de adjudicarse en subasta al mejor postor.

Este paso “es un hito clave”, ha afirmado David Tennenhouse, vicepresidente de política tecnológica en Microsoft, añadiendo que no solo liberará más espectro, sino que permitirá “compartir el espectro de forma dinámica, lo cual es especialmente adecuado para absorber el tráfico inalámbrico que está en continuo crecimiento”.

Cisco Systems calcula que el tráfico móvil de datos se multiplicará por 18 para 2016 y Bell Labs predice que se multiplicará por 25. Y con la ayuda de las radios cognitivas, que detectan las frecuencias disponibles y pasan de unas a otras, se podrían acabar por compartir muchas más ondas. 

Esta regulación abrirá un nuevo trozo del espectro en la banda de los 3,550 a los 3,650 gigahercios que ahora usan los sistemas de radar. Lo que se propone de hecho es adjudicar más espectro al Wi-Fi, una tecnología que ha tenido un impacto tremendo. Pero es la parte referida a compartir las ondas, la que representa un cambio drástico a la hora de liberar ancho de banda.

El nuevo reglamento –técnicamente es un “aviso para una propuesta de reglamento” que irá seguido de un proceso de legislación- se votó ayer en la FCC. Expertos conocedores de los detalles de la propuesta los han descrito a MIT Technology Review.

En la reglamentación propuesta, los proveedores de servicios inalámbricos, las empresas o los investigadores podrían reservar trozos de ese espectro en distintas regiones y en distintos momentos mediante un sistema gestionado por una base de datos central. Este sistema garantiza que el espectro está disponible y no sujeto a interferencias en determinadas zonas por una avalancha de nuevos usuarios, lo que podría suceder si el nuevo trozo del espectro estuviera libremente disponible, sin ningún tipo de regulación.

Aunque el espectro solicitado podría estar libre de cargas para empezar, con el tiempo, dependiendo del nivel de demanda, se podría poner en marcha un sistema tarifario. En teoría esto permitiría a un proveedor de conexión inalámbrica pagar por acceso prioritario en los raros casos de una demanda extremadamente alta. Esto le daría el derecho a desahuciar temporalmente a otro usuario, por ejemplo un laboratorio académico, que estuviera dispuesto a tolerar interrupciones a corto plazo a cambio de un acceso gratuito o casi gratuito al espectro.

Independientemente de los detalles, la decisión marca el principio del fin de un sistema en el que el espectro bien es propiedad exclusiva de una empresa privada, bien está cerrado a cal y canto para el uso exclusivo del gobierno y el ejército, o bien se admite el acceso sin licencia y está abarrotado.

“Es muy distinto, esto permitirá a la gente tener un acceso de bajo coste al espectro, para desarrollar nuevos tipos de aparatos inalámbricos”, afirmó un investigador en tecnología inalámbrica sobre la propuesta. “En un principio puede que no tengas que pagar nada, pero según se vaya abarrotando el espectro, quizá tengas que pagar por acceder a él”.

Siguiendo el nuevo sistema, una start-up que quisiera espectro barato para probar una idea innovadora ya no tendría que depender de las bandas del espectro sin licenciar que estén abarrotadas –como las “bandas basura” que alojan los comunicadores para bebés y los mandos a distancia de los garajes- para poder experimentar con su idea en el mundo real. Más bien, podría usar un trozo de espectro de calidad a un coste cero o muy bajo y durante un periodo de tiempo limitado si así lo desea. Con estos cambios, el presidente de la FCC, Julius Genachowski, cumple sus promesas de poner en marcha las recomendaciones de un estudio elaborado por asesores entre los que se encuentra Eric Schmidt, el presidente ejecutivo de Google. El informe afirmaba que compartir el espectro podría multiplicar por miles de veces la capacidad actual al reducir la ineficiencia y explicaba cómo se podría lograr gracias a un sistema para compartir el espectro gestionado por una base de datos.

Genachowski afirmó en septiembre que la comisión liberaría algo de espectro y prometió “una innovación importante en la política sobre el espectro, que a su vez permitirá innovaciones en aplicaciones inalámbricas en toda la economía, incluyendo los campos de la energía, la sanidad, la educación y otros usos que aún están por descubrir”.

“Es genial”, exclama Vanu Bose, director ejecutivo de Vanu, una empresa inalámbrica con sede en Cambridge, Massachusetts (EE.UU.). Bose actuó de asesor técnico para el informe. Y añade que la decisión “sentará las bases para compartir el espectro en general”.

Ya en algunas circunstancias la mayoría de los proveedores móviles usan el Wi-Fi –usando las bandas de 2,4 y 5 gigahercios sin licenciar- para complementar la cobertura 3G y 4G en “puntos calientes” como las estaciones de tren y los estadios.

Dipankar "Ray" Raychaudhuri, director del laboratorio de investigación en tecnología inalámbrica en la Universidad de Rutgers (EE.UU.) afirma que la legislación puede lograr que se haga un uso más generalizado de tecnologías para compartir el espectro que llevan mucho tiempo reservadas a los laboratorios de investigación. Añadió que no queda claro cómo usarán el nuevo sistema los principales proveedores. “Aún se debate sobre si los proveedores aceptarán la idea de compartir pequeñas bandas celulares, aunque sea un servicio suplementario y no tenga que ser tan fiable” como una estación base grande, explicó.

En cierto sentido, la decisión se parece a lo que hizo la FCC cuando abrió los denominados “espacios en blanco”, es decir las bandas sin utilizar entre los canales de televisión (ver “Wi-Fi a través de espacios en blanco”). En ambos casos, la disponibilidad del espectro se gestionará a través de una base de datos centralizada.

Otros

  1. Perseverance ha recogido por fin un trozo de Marte

    El róver se recuperó de un intento fallido y ha conseguido una muestra de roca y suelo que podría revelar los secretos de la vida antigua en el planeta rojo. El objetivo es llenar con muestras más de 40 tubos para traer algún día a la Tierra

  2. Vender el rostro para crear IA: el negocio que pone empleos en peligro

    Los personajes de inteligencia artificial basados en personas reales, que obtienen micropagos cada vez que se usa su cara, pueden protagonizar miles de vídeos y decir cualquier cosa en cualquier idioma. Esto tiene consecuencias para los trabajos de actores profesionales

  3. Dónuts gratis y 20 euros: incentivos para animar a la gente a vacunarse

    Sin una directriz clara ni apoyo de los empresarios, muchos trabajadores precarios de EEUU afirman tener miedo de faltar al trabajo o estar demasiado ocupados, y desconocen sus derechos. Expertos y algunas empresas intentan animarles con tiempo libre remunerado para acudir y recuperarse de los efectos secundarios