.

Cambio Climático

El rendimiento de las cosechas descenderá un 2% cada 10 años a partir de 2030

1

El cambio climático reducirá la producción agrícola más rápido de lo esperado, según las últimas conclusiones del IPCC

  • por Kevin Bullis | traducido por Lía Moya
  • 02 Abril, 2014

Foto: La Organización de Naciones Unidas afirma que es probable que el cambio climático perjudique a las cosechas.

Hace unos años los científicos creían que el cambio climático no perjudicaría la producción de alimentos en una región hasta que las temperaturas aumentaran de tres a cuatro grados Celsius en comparación con los niveles actuales. Pero en el último informe de la Organización de Naciones Unidas sobre el cambio climático, presentado esta semana, los científicos han revisado esos cálculos, para señalar que ya se producen pérdidas significativas con un aumento de la temperatura de apenas dos grados Celsius.

El informe forma parte del Quinto Informe de Evaluación del Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático (IPCC, por sus siglas en inglés), un grupo de 837 investigadores de todo el mundo que evalúa y resume la literatura científica existente sobre el cambio climático. El cuarto informe de evaluación apareció en 2007 y desde entonces los científicos han acumulado muchísimos más datos, revisado sus modelos de computación y han hecho más para estudiar cómo interactúan factores como el cambio en las precipitaciones y el clima extremo.

Los cambios en el rendimiento de las cosechas (la cantidad producida por hectárea de terreno) sólo son una pequeña parte del informe actual, que tiene más de 30 capítulos. Pero esta variación en el cálculo hecho por los investigadores respecto a cómo afectara el cambio climático a la agricultura, es de lo más destacado del informe. Analizando las principales cosechas mundiales de maíz, trigo y arroz, el texto afirma que el rendimiento probablemente empiece a decaer en 2030 hasta un 2% cada década (parece que el cambio climático ya afecta a las cosechas, pero hasta ahora esto se ha visto compensado por mejoras en la producción). Una reducción de las cosechas de esta magnitud es especialmente preocupante porque se espera que en los próximos años la demanda de alimentos aumente a una tasa de un 2% anual.

Evaluar el impacto del cambio climático en las cosechas es complicado. Las concentraciones cada vez mayores de dióxido de carbono, los cambios en la temperatura y las precipitaciones, una mayor frecuencia de días extremadamente calurosos y los cambios en los patrones de las enfermedades de las cosechas tienen cada uno un papel. En algunas zonas el cambio climático podría mejorar la producción, las temporadas de cultivo podrían mejorar en las zonas frías, por ejemplo. Pero los científicos están descubriendo que incluso con los niveles actuales de calentamiento, la previsión es que los impactos negativos empeoren.

Una de las mayores incertidumbres respecto a la producción de alimentos es cómo se adaptará el hombre. Mejorando las prácticas agrícolas, cultivando nuevas variedades e incluso modificando genéticamente las plantas se podría mejorar las cosechas (ver "Por qué necesitaremos alimentos modificados genéticamente"). Sin embargo, cualquier efecto negativo sobre la producción agrícola tendría consecuencias negativas sobre el precio de los alimentos y podría ser especialmente grave para las poblaciones pobres. El nuevo informe señala que los precios ya han aumentado mucho como consecuencia de las sequías y otros sucesos potencialmente relacionados con el clima.

Las conclusiones presentadas provienen del grupo dos de trabajo del IPCC, que se centra en analizar el impacto del cambio climático y las opciones para adaptarse a un clima cambiante. El informe del grupo uno de trabajo, que examina la base científica del cambio climático se publicó en septiembre. El mes que viene se publicará un informe sobre cómo limitar el cambio climático.

Cambio Climático

  1. ¿Qué dicen las olas de calor actuales sobre el cambio climático?

    Las predicciones generales de calentamiento aún no han cambiado, pero las recientes olas de calor son una prueba de estrés para el modelado de fenómenos extremos

  2. Debemos eliminar el CO2, no solo dejar de emitirlo

    La eliminación de CO2 no sustituye a la reducción de la contaminación climática, pero será una herramienta necesaria para mantener las temperaturas bajo control

  3. Las olas de calor meten a Europa en el círculo vicioso del aire acondicionado

    Solo un 10% de los hogares europeos tiene aire acondicionado, pero la subida de las temperaturas provocará que más personas adopten esta tecnología responsable de un alto nivel de emisiones de CO2