.

Otros

Unas hojas de iluminación orgánicas usan la mitad de energía que las bombillas

1

Los OLED son muy eficientes pero caros. Unos mejores materiales y métodos de fabricación están cambiando la situación

  • por Kevin Bullis | traducido por Francisco Reyes
  • 13 Octubre, 2014

Foto: Luces OLED fabricadas por OLED Works. Las ámbar no emiten luz azul, que tiene más probabilidades de interferir con el sueño, algo ideal para los hospitales.

El próximo gran avance en iluminación podrían ser unas hojas brillantes que utilizan la mitad de la energía que las lámparas fluorescentes equivalentes y pueden colocarse en láminas sobre paredes o techos. Las hojas contendrán LED orgánicos (OLED), el mismo tipo de tecnología utilizada en algunos televisores y smartphones ultrafinos.

Los OLED podrían utilizarse en hojas grandes puesto que las moléculas orgánicas emisoras de luz pueden ser depositadas sobre superficies de gran tamaño. También funcionan a menos temperatura que los LED, por lo que no requieren elaborados disipadores de calor, simplificando así las estructuras de iluminación. La iluminación con OLED es entre 10 y 100 veces más cara que la iluminación convencional, pero a medida que bajen los costes podría llegar a sustituir a las lámparas fluorescentes convencionales.

Durante las últimas semanas, varios investigadores han anunciado avances que podrían mejorar en gran medida la eficiencia de la iluminación OLED. Por ejemplo, una start-up llamada Pixelligent ha encontrado una forma de duplicar o triplicar la producción de luz. Lo hace a través de nanopartículas que facilitan la transición de la luz a medida que pasa entre las distintas partes de un dispositivo OLED. Esto evita los reflejos y permite generar más luz.

Varias compañías también están haciendo progresos hacia la reducción de costes. Konica-Minolta y OLED Works (una empresa formada a partir de la antigua división OLED de Kodak) están desarrollando nuevas técnicas de fabricación más baratas. Estas empresas, así como la empresa holandesa Philips, planean aumentar la producción de iluminación OLED durante el próximo año o dos, lo que también debería contribuir a la bajada de precios.

Foto: Las nanopartículas dispersas desarrolladas por Pixelligent se utilizan para aumentar la cantidad de luz que emite un OLED.

La iluminación OLED es cara, en parte, porque los fabricantes suelen utilizar equipos desarrollados para la fabricación de pantallas de alta resolución, señala el director de tecnología de OLED Works, Michael Boroson. Su empresa está rediseñando el equipo para que utilice menos material y trabaje con mayor rapidez.

Este otoño Konica-Minolta iniciará la producción a gran escala de luces OLED en láminas de plástico flexibles. La compañía utiliza el procesamiento de "rollo a rollo", que debería ser más rápido y más barato que la fabricación de luces OLED en lotes, tal y como se hace hoy día. La fábrica será capaz de producir un millón de paneles de 15 centímetros de ancho al mes.

Incluso con estos avances, pasarán años antes de poder reducir los costes lo suficiente como para hacer que la iluminación OLED sea utilizada ampliamente. Hoy día las lámparas OLED pueden llegar a costar 9.000 dólares (7.130 euros). Sin embargo, a principios de 2017 Philips pretende introducir productos OLED que cuesten entre 600 y 1.600 dólares (475 y 1.270 euros). Se espera que los costes sigan bajando a medida que aumente la escala de producción.

Investigar aspectos fundamentales de la tecnología también podría hacer que la iluminación OLED fuera más realista. La iluminación OLED combina la luz roja, verde, y azul, pero la luz azul es relativamente ineficiente. La semana pasada, un profesor de ciencias de los materiales e ingeniería en la Universidad de Michigan (EEUU), Stephen Forrest, publicó un trabajo sobre un material azul más eficiente y duradero que podría resolver este problema.

"Con los OLED se puede producir una estupenda hoja de la luz", asegura Forrest. "Creo que la iluminación OLED será una fuente de iluminación muy importante en el futuro, tal vez sea una de las dominantes. Pero existe una gran brecha entre lo que podemos hacer hoy día y lo que necesitamos hacer para que los costes bajen".

Otros

  1. Es hora de jubilar el término "usuario"

    La proliferación de la IA significa que necesitamos una nueva palabra.

    Chica con un móvil en la mano vista a través de un cristal roto
  2. Elevar tu casa o abandonarla: el dilema del cambio climático en Luisiana

    La costa suroeste de Luisiana se enfrenta a algunas de las predicciones climáticas más severas de Estados Unidos. ¿Puede un proyecto gubernamental levantar la zona y sacarla de la crisis?

    Una casa de estilo A-frame en Luisiana, elevada sobre pilares de cemento, preparada para inundaciones. Con dos pisos, su fachada roja contrasta con el cielo parcialmente nublado. Al fondo, se ve el bayou.
  3. Conozca a los buzos que intentan averiguar la profundidad a la que puede llegar el ser humano

    Averiguar cómo puede soportar el cuerpo humano la presión bajo el agua es un problema desde hace más de un siglo, pero un grupo de buceadores está experimentando con hidrógeno para averiguarlo