.

Computación

Descubre los misterios de las entrañas de Amazon

1

Esta fotogalería desvela los misterios de su nuevo centro Nueva Jersey, donde los trabajadores humanos colaboran con 2.000 robots

  • por Will Knight | traducido por
  • 14 Agosto, 2015

Algunos de los secretos subyacentes del tremendo éxito de Amazon como comerciante online se pueden descubrir dentro de un almacén de más de 300.000 metros cuadrados que se encuentra en medio de una escena bucólica en el pueblo de Robbinsville, Nueva Jersey (EEUU). El edificio es uno de los más avanzados centros de cumplimiento de Amazon, y aloja tecnologías que permiten a la empresa entregar productos al consumidor a una velocidad increíble. Los productos son identificados, clasificados y envueltos con una precisión asistida por ordenador, mientras que los empleados trabajan en estrecha colaboración con los sistemas automatizados en turnos que cubren las 24 horas del día.

Al llegar al almacén, cada producto nuevo es identificado mediante un sistema de visión artificial que lo cataloga rápidamente, introduciendo su peso y dimensiones al sistema de seguimiento central. En el centro del edificio, los artículos se almacenan en altas estanterías de metal que son abastecidas por empleados humanos que trabajan con un equipo de 2.000 pequeños robots de color naranja. Los robots se desplazan por el área de almacenaje, recogiendo estanterías y bien las colocan en filas ordenadas o bien las acerca a los trabajadores humanos que recogen artículos de ellas o las rellenan. En un punto más adelante en la línea de producción, a los trabajadores encargados de empaquetar los pedidos para su envío se les proporciona automáticamente la caja del tamaño óptimo para el pedido y hasta la cantidad adecuada de cinta de embalar. Antes de que las cajas sean cargadas en los camiones, un sistema los pesa para confirmar que contienen los artículos correctos.

Artículos sueltos se desplazan por el centro de Amazon dentro de cajas amarillas de plástico.

Los productos se juntan en cajas de envío en las estaciones de trabajo que se ven en la imagen. 

Un trabajador comprueba las cajas de envío que se dirigen hacia un banco de camiones en espera. Las cajas se ordenan automáticamente según el destino.  

(Izquierda) Un trabajador espera en una estación de embalaje. (Derecha) Uno de los robots de Amazon acerca una estantería repleta de productos a un recolector humano. 

Los productos se empaquetan juntos en cajas de envío en las estaciones de trabajo que se muestran en la imagen.

(Izquierda) Una figura hecha de cajas de envío recuerda a los trabajadores las reglas del centro. (Derecha) Un trabajador recoge productos de una estantería robótica.

Una trabajadora ordena unas cajas amarillas.

Computación

Las máquinas cada vez más potentes están acelerando los avances científicos, los negocios y la vida.

  1. Accuvant, la empresa que ayudó a los Emiratos Árabes a hackear iPhones

    Aprovechaba un error en iMessage de Apple para apoderarse del teléfono de la víctima y se utilizó contra cientos de personas en Karma, una gran campaña de vigilancia y espionaje entre cuyos objetivos figuran rivales geopolíticos, disidentes y activistas. El FBI acaba de multar a los responsables

  2. Starlink: la solución a la brecha digital que casi nadie podrá pagar

    Aunque la tarifa mensual para acceder a internet con sus satélites LEO resulta asequible, requiere un alto precio de instalación inalcanzable para muchos, a pesar de que SpaceX lo vende en pérdidas. Necesitará aumentar su base de clientes para ser rentable y económico, pero eso reducirá la velocidad para todos

  3. Disfraces hacker y banderas falsas para camuflar ciberdelitos internacionales

    Muchos piratas informáticos intentan disfrazar sus ataques para que parezcan culpa de otros países, pero sus objetivos finales y técnicas siempre les acaban delatando. El último caso es el del grupo hacker chino que se hizo pasar por iraní para atacar al Gobierno de Israel y a sus empresas tecnológicas