.

Innovadores menores de 35

Emprendedores

Conoce a los jóvenes que intentan transformar las innovaciones en negocios disruptivos

Bill Liu, 34

Royole

Ha cumplido el sueño de crear pantallas muy flexibles y baratas para revolucionar los aparatos tal y como los conocemos

Bill Liu cree poder hacer algo que Samsung, LG y Lenovo no pueden: fabricar productos electrónicos flexibles y asequibles que pueden ser doblados, plegados o enrollados en forma de tubo.

Otros investigadores y compañías han tenido ideas similares, pero Liu se ha dado mucha prisa para comercializar su idea. En 2012, fundó una start-up llamada Royole, y en 2014, bajo su liderazgo como CEO, la compañía presentó la pantalla flexible más delgada del mundo. En comparación con las tecnologías rivales que pueden curvarse para adoptar una forma fija pero no son completamente flexibles, las pantallas de Royole son tan delgadas como una piel de cebolla y pueden enrollarse fírmemente alrededor de un bolígrafo. También pueden ser producidas utilizando procesos de fabricación más simples, a temperaturas más bajas, lo que permite que Royole los fabrique a un coste inferior a las versiones de la competencia. La compañía opera su propia fábrica en Shenzhen (China), y está terminando la construcción de la planta en un campus cercano de 103.000 metros cuadrados. Una vez completada, la instalación producirá 50 millones de paneles flexibles al año, dice Royole.

Liu sueña con desarrollar un dispositivo informático todo-en-uno que combine los beneficios de un reloj, un smartphone, una tableta y un televisor. El joven concluye: "Creo que nuestras pantallas flexibles y sensores finalmente lo harán posible". Por ahora, los usuarios tendrán que conformarse con un casco de unos 689 euros que se puede colocar a modo de gafas para ver películas y videojuegos en 3D.

Por Elizabeth Woyke