.

Innovadores menores de 35

Inventores

Los inventos de estos jóvenes pueden revolucionar la fabricación, la atención a llamadas de emergencia, la acuicultura, la visión artificial y hasta la música

Perttu Pölönen (Finlandia), 23

MusiClock

Ha reinventado los pentagramas para hacer la enseñanza de la teoría musical más sencilla para los niños

De mayor, Perttu Pölönen quería ser compositor. Pero como para casi cualquier principiante, aprender la teoría de la música era un obstáculo que llevaba a frustrarse diariamente: aprender las escalas y acordes era complicado incluso para este imaginativo niño finlandés. Así que, con 15 años, decidió que reinventaría la música y la volvería más sencilla. Se le ocurrió una idea: ¿Por qué no colocar las doce notas en círculo, como si fueran las doce horas de un reloj, en lugar de en un pentagrama? Cuando se lo enseñó a sus amigos "entendieron en 15 minutos conceptos que a él le llevó años comprender", recuerda el joven. Fue el embrión de MusiClock, un conjunto de herramientas digitales y tangibles que ayudan a profesores y alumnos a enseñar y aprender música a edades tempranas, y que han llevado a Pölönen a convertirse en uno de los Innovadores menores de 35 Europa de MIT Technology Review en español.

El MusiClock está compuesto por dos piezas: un plato en forma de círculo en el que están indicadas las doce notas de la escala dodecafónica y, sobre él, superpuesto sobre un eje central, el disco de escalas. Este disco tiene forma de engranaje y sus dientes tapan las notas que es incorrecto tocar en esa escala y dejan ver las apropiadas. Existen diferentes discos de escalas, cada uno con su forma y color diferente. Al rotar el disco sobre el plato, el alumno o profesor puede mover la escala para comenzar desde otra nota. "No solo ayudan a ver las notas correctas", explica Pölönen. "También a ver las conexiones entre diferentes elementos musicales y construir acordes e intervalos", añade.

Cuando los estudiantes se han familiarizado con las escalas, entra en juego la segunda invención de Polonen: la Piano Wheel. Esta rueda es una especie de MusiClock pegado a un mango que puede rodar sobre las teclas del piano, señalando las que es correcto pulsar para cada escala. Tras aprender las teclas correctas, el tercer elemento del proceso de aprendizaje es una aplicación móvil (actualmente solo para iPhone) con la que los alumnos pueden improvisar sobre una serie de pistas de acompañamiento y crear su propia música. Estas pistas, compuestas por Pölönen, se ajustan a las escalas elegidas "para que la melodía del alumno suene bien desde el principio, brindándole una experiencia positiva", explica el joven.

Pölönen ha adaptado MusiClock para diferentes instrumentos agregando al reloj información sobre cómo mover los dedos para cada uno de ellos. Por ejemplo, si tocas la flauta MusiClock te muestra, al mismo tiempo, las notas correctas para cierta escala y qué botones presionar para producirlas. Y lo mismo se aplica a la trompeta y a cualquier instrumento con "botones". Para instrumentos de cuerda y trombón, muestra posiciones en lugar de botones. Pölönen afirma que "como violonchelista desde los 4 años, puedo decir que una herramienta que te recuerda las digitaciones y las posiciones me habría sido muy útil cuando aprendía mis primeras escalas".

Unas 300 unidades de MusiClock han sido usadas desde hace tres años en varias escuelas de Finlandia y Pölönen está actualmente desarrollando pilotos en Helsinki y Pekín para validar sus herramientas y desarrollar una metodología de aprendizaje alrededor de ellas. Quiere enfocarse en educación temprana (de cinco a diez años) y añadir "narrativa" (animales, colores, historias) al proceso.

Por: Elena Zafra