.

Innovadores menores de 35

Visionarios

Conoce a los innovadores capaces de lograr consumidores más informados, barcos más sostenibles, economía más circular y un diseño más eficaz de nuevos fármacos

Alexander Hovard Sparre-Ulrich (Dinamarca), 34

Antag Therapeutics

A partir del descubrimiento de una molécula natural, trabaja en un nuevo tratamiento para combatir la epidemia de la obesidad

La obesidad ha aumentado tanto en los últimos años que empieza a tener connotaciones epidémicas. Cada año mueren alrededor de 2,8 millones de personas por su causa y en 2016 afectaba a más de 340 millones de niños y adolescentes entre los cinco y los 19 años, según la Organización Mundial de la Salud. Los cambios en el estilo de vida, el sedentarismo y las dietas cada vez más calóricas son factores que han provocado que este problema se haya casi triplicado desde 1975. Una enfermedad que, además, puede derivar en otras, como la diabetes y la esteatohepatitis no alcohólica.

Mientras estudiaba su doctorado en Farmacología y Endocrinología en la Universidad de Copenhague (Dinamarca), el biólogo Alexander Hovard Sparre-Ulrich participó en el hallazgo de una posible arma para hacer frente a este problema del siglo XXI. El joven y sus compañeros de investigación descubrieron un péptido natural que es antagónico al receptor GIP (un polipéptido inhibidor gástrico dependiente de la glucosa), un sistema hormonal cuya "alta actividad en el organismo está correlacionada con un mayor sobrepeso", explica Sparre-Ulrich. Por eso, antagonizar el receptor GIP (es decir, encontrar una sustancia que provoque el efecto contrario) podría inducir la pérdida de peso y mitigar desórdenes metabólicos relacionados con la alimentación. Gracias a este descubrimiento, el investigador danés se ha convertido en uno de los ganadores de Innovadores menores de 35 Europa 2018 de MIT Technology Review en español.

Cuando Sparre-Ulrich se dio cuenta del potencial de su hallazgo para crear nuevos tratamientos, comenzó a buscar financiación y apoyo. En 2017 cofundó Antag Therapeutics y desde entonces es el CEO de la compañía. El joven detalla: "Utilizamos esos péptidos naturales para entender cómo el sistema GIP contribuye al desarrollo de la obesidad y de la diabetes tipo 2, a través de estudios con intervención humana. Además, también los estamos realizando para explorar el potencial de antagonizar el receptor GIP en un medicamento huérfano".

El adjetivo 'natural' es clave en esta investigación, ya que es lo que ha permitido a Sparre-Ulrich validar su descubrimiento en estudios humanos. El investigador confirma: "Lo que hace único nuestro proyecto es que, pese a estar en una fase tan temprana, podemos probar las consecuencias biológicas de antagonizar el GIP tanto en humanos sanos como en pacientes". Así ha logrado demostrar sus importantes efectos en el metabolismo.

El problema de este enfoque es que este tipo de péptidos tienen una vida media muy corta: de unos siete minutos y medio. Así que Antag Therapeutics ha mejorado esa marca desarrollando un receptor antagónico GIP de una vida media de "29 horas en cerdos, lo que en humanos reduce la administración a una vez a la semana y hace el tratamiento mucho más estable y funcional para los pacientes", asegura Sparre-Ulrich.

En este momento, su proyecto se encuentra en una fase preclínica en la que están estudiando la validez en diferentes enfermedades metabólicas, para después "pasar al desarrollo clínico de los medicamentos". A pesar de su estado embrionario, el descubrimiento de Sparre-Ulrich y su equipo también ha ganado el Premio de Innovación de la Universidad de Copenhague en 2017.

Para el miembro del jurado de Innovadores menores de 35 Europa 2018 e investigador del Lawrence Berkeley National Laboratory Héctor García Martín, se trata de "un proyecto excelente con un gran impacto potencial, que está ganando mucha fuerza". El también miembro del jurado, ejecutivo de Salud y empresario de Arantes Saúde Nuno Arantes-Oliveira coincide y añade que la iniciativa "responde a una necesidad muy importante en un campo donde una disrupción positiva es muy bienvenida".

Por: Patricia R. Guevara