.

Innovadores menores de 35

Visionarios

Estos jóvenes ven el mundo bajo un prisma distinto al del resto de la gente que les permite descubrir nuevos y potentes usos para las tecnologías

Menno Veldhorst, 34

Universidad de Delft

Ha conseguido fabricar circuitos cuánticos en silicio, una hazaña que se consideraba imposible

Menno Veldhorst ha encontrado una forma mucho más rápida de producir circuitos cuánticos al imprimirlos en silicio. Básicamente este es el mismo proceso que se ha usado durante décadas para fabricar los chips informáticos tradicionales.

Los ordenadores cuánticos deberían ser capaces de realizar una cantidad de cálculos inabarcables para una computadora tradicional. Pero antes de que Veldhorst presentara su innovación, se creía que era imposible hacer circuitos cuánticos basados en semiconductores de silicio lo suficientemente estables. Estas máquinas, que se rigen por la extraña física de las partículas subatómicas, suelen fabricarse con materiales exóticos como los superconductores, que son más fáciles de controlar en sus frágiles estados cuánticos. Pero trabajar con ellos es muy complicado y fabricar circuitos a escala basados en ellos requeriría procesos industriales completamente nuevos.

Veldhorst, que es investigador de la Universidad de Delft (Países Bajos), ha encontrado una posible alternativa en la estructura artificial más reproducida en el planeta: el transistor. Su investigación ha demostrado la viabialidad de fabricar las unidades básicas de información cuántica, conocidas como cúbits, en semiconductores de silicio.

Ahora, gracias al avance de Veldhorst, Intel está imprimiendo cientos de miles de sistemas de este tipo en el mismo tipo de obleas de 300 milímetros que la compañía utiliza para fabricar sus chips convencionales. Esto significa que los colaboradores de Intel pueden dedicar cada vez más tiempo a la microelectrónica y los algoritmos necesarios para completar las computadoras cuánticas en lugar de trabajar a través de la física básica.

Lo más emocionante para Veldhorst es que, al igual que con el transistor y el ordenador en sí mismos, será necesario crear una gran cantidad de computadoras cuánticas solo para descubrir de lo que son capaces. Y eso es justo lo que podría permitir su investigación.

- Por Russ Juskalian