.

Jeremy Portje

Robótica

Los expertos en IA comparan la tecnología con un sabio autista

1

A pesar de los impresionantes avances de la inteligencia artificial, su funcionamiento tiene una dependencia enorme del trabajo humano y sus aplicaciones más potentes están increíblemente limitadas. Además, carece de estándares y está sesgada

  • por David Rotman | traducido por Mariana Díaz
  • 02 Mayo, 2018

A pesar de los increíbles ejemplos de progreso en inteligencia artificial (IA), como los vehículos autónomos y las victorias de AlphaGo, los logros de la tecnología aún están muy limitados y el campo está lejos de ser verdaderamente autónomo. De hecho, para el director ejecutivo del Instituto Allen de Inteligencia Artificial, Oren Etzioni, los sistemas actuales de aprendizaje automático padecen el "síndrome del sabio". Es decir que por muy extraordinarias que sean sus capacidades, sus aplicaciones no van más allá del simple espectáculo. 

Durante su charla en la reciente conferencia anual EmTech Digital de MIT Technology Review, celebrada en San Francisco (EE. UU.), el experto explicó que los vehículos sin conductor y el reconocimiento de la voz se basan en el aprendizaje automático. Pero hasta este preciso instante, el 99 % del aprendizaje automático depende del trabajo humano, matizó Etzioni. En su opinión, el aprendizaje automático necesita grandes cantidades de datos que deben ser etiquetados manualmente: esto es un perro, esto es un gato. Y luego, de nuevo, son las personas las que deben programar los algoritmos apropiados. Todo esto depende del trabajo manual.

El experto aseguró que la IA no es "algo místico. No es algo mágico". Y en su opinión, hará falta "mucho trabajo para superar las capacidades actuales".

La clave para reconocer las limitaciones de la inteligencia artificial actual radica en comprender la diferencia entre autonomía e inteligencia. Los humanos tenemos ambas capacidades. Pero según Etzioni, los sistemas de inteligencia artificial, incluso si tienen una inteligencia muy alta para una tarea específica, tienden a tener una autonomía muy baja. Y esa falta de autonomía limita su capacidad de para abordar muchos problemas más amplios.

A pesar de estas limitaciones, Etzioni confía en el potencial de la IA en múltiples aplicaciones. En la parte más alta de su clasificación están los avances científicos basados ​​en la inteligencia artificial. El aprendizaje automático puede leer millones de artículos científicos en busca de tendencias y nuevas hipótesis. El experto detalló: "Imagine que hay una cura para el cáncer enterrada entre miles e incluso millones de ensayos clínicos".

Etzioni también advirtió sobre los riesgos asociados al aprendizaje automático, como los algoritmos sesgados. El experto señaló: "El aprendizaje automático busca patrones en los datos. Si parte de datos racistas, acabará teniendo incluso más modelos racistas. Este es un problema real" (ver Google advierte: el verdadero peligro de la IA no son los robots asesinos sino los algoritmos sesgados).

No obstante, consideró que si estos problemas se asumen, aparece una estrategia clara. Según sus palabras, "la IA es una herramienta y nosotros decidimos cómo la utilizamos".

Por su parte, el profesor de la Universidad de Nueva York (EE. UU.) Brenden Lake, especializado en la combinación de la ciencia de datos con la psicología y que también participó en el encuentro, demostró que la ciencia cognitiva puede ayudar a construir la próxima generación de inteligencia artificial. En su opinión, la construcción de modelos, en lugar del reconocimiento de patrones, puede ayudar a los sistemas de IA a desarrollar nuevas habilidades, como jugar un juego desconocido o reconocer nuevos caracteres escritos a mano. El experto aseguró que el estudio de la mente humana "jugará un papel clave en el desarrollo de esta tecnología en el futuro".

La investigadora de Microsoft Timnit Gebru, también aportó una dosis de realidad con ejemplos prácticos de sistemas de inteligencia artificial sesgados. También quiso recordar a la audiencia que es necesario desarrollar estándares inteligentes para poner los datos al alcance de los científicos. Comparó la falta de estándares de la inteligencia artificial con el caos inicial y la regulación posterior en la industria automotriz. Señaló que, al principio se creía que los automóviles eran "inherentemente malvados", al igual que hoy en día se respira temor en torno a los sistemas de inteligencia artificial. La experta concluyó: "La IA tiene muchas oportunidades, pero tenemos que tomarnos en serio la idea de llevar a cabo un proceso de estandarización de seguridad".

Robótica

 

La inteligencia artificial y los robots están transofrmando nuestra forma de trabajar y nuestro estilo de vida.

  1. Alumnos de una 'start-up' crean una IA que ha superado a la de Google

    A partir de unos sencillos trucos y mediante servidores de Amazon en la nube, el equipo de Fast.ai ha demostrado que no hace falta tener los enormes recursos de un gigante tecnológico para hacer un buen trabajo en inteligencia artificial

  2. Conozca al hombre con cuatro brazos: dos robóticos y dos naturales

    Las extremidades mecánicas de Yamen Saraiji no las controla él sino otra persona en remoto gracias a la realidad virtual. Así es el primer prototipo de Fusión, que aspira a ampliar las capacidades físicas de  en situaciones como las cirugías complicadas e incluso en la exploración espacial

  3. La IA que pasó cien años de soledad aprendiendo a usar una mano

    Dactyl vivió durante un siglo virtual dentro de un simulador hasta que logró controlar la extremidad con una destreza sorprendente mediante aprendizaje reforzado. Aunque en tiempo real solo pasaron unos cuantos días, el enfoque no está listo para satisfacer las demandas de la fabricación robótica