.

Jeremy Portje

Cambio Climático

El 'proyecto loco' de Alphabet para revolucionar la agricultura con IA

1

El director de X, la división de proyectos arriesgados del gigante, Astro Teller, afirma que intentan combinar el aprendizaje automático con otras tecnologías, como robots y drones, para lograr una mejora drástica en un sector que sigue teniendo enormes pérdidas a pesar de las innovaciones

  • por Martin Giles | traducido por Mariana Díaz
  • 03 Abril, 2018

X, el misterioso laboratorio de Alphabet encargado de encontrar soluciones radicales y extraordinarias para algunos de los problemas más importantes del mundo, está analizando si la inteligencia artificial (IA) es capaz de mejorar drásticamente la producción de alimentos. El director de X, Astro Teller, anunció este en la conferencia EmTech Digital de MIT Technology Review, celebrada la semana pasada en San Francisco (EE. UU.).

Aunque Teller se negó a dar ejemplos específicos con la excusa de que el equipo de X aún no se ha centrado en ningún enfoque concreto, sí insinuó que están estudiando cómo el aprendizaje automático podría combinarse con avances en áreas como drones y robótica para innovar la agricultura.

Para ser merecedor de la atención de X, un proyecto debe cumplir tres criterios:

  1. Tiene que tener el potencial de resolver un problema que afecte a millones o miles de millones de personas.

  2. Tiene que involucrar una tecnología novedosa tecnología que suene a ciencia ficción.

  3.  Tiene que haber al menos un rayo de esperanza de que se pueda llevar a cabo en entre cinco y10 años.

Crédito: Jemal Countess | Getty

La agricultura impulsada por la IA parece cumplir con los tres requisitos. La Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación estima que entre el 20 % y 40 % de los cultivos mundiales se echa a perder cada año por plagas y enfermedades, a pesar de las millones de toneladas de plaguicidas que se emplean para evitarlo. Así que encontrar técnicas agrícolas más productivas y sostenibles beneficiará a miles de millones de personas. Por su parte, la IA es sin duda una tecnología audaz, y la velocidad a la que avanza supone que el marco de tiempo estipulado por X se puede lograr.

Antes de su ponencia, Teller comentó que la agricultura es una tarea enormemente compleja y que X no se la toma a la ligera. También mencionó varias aplicaciones con las que el aprendizaje automático podría ayudar a los agricultores. Una de ellas podría ser la de emplear la tecnología para mejorar el conocimiento de tareas estratégicas, como decidir cuándo cosechar cada cultivo o aplicar riego.

Otra sería planificar cultivos en entornos en los que el cambio climático está dificultando cada vez más los pronósticos de los patrones climáticos, y predecir cómo las plagas y otros factores pueden afectar la producción.

Cuando se le preguntó si esto involucraría drones, robots terrestres o una combinación de ambos, Teller respondió que aún es muy pronto para saberlo, aunque señaló que tener máquinas muy cerca de lo que se está analizando siempre ayuda.

X lleva tiempo investigando la agricultura. Hace unos años, lanzó un proyecto sobre agricultura vertical para cultivar cosechas en estanterías en interiores que se amontonan unas encima de otras. También consiguió algunos avances con la automatización de cosechas y otras áreas, pero al final paralizó estos proyectos porque no podían aplicarse a los cultivos más básicos.

Ahora mismo hay muchas start-ups y grandes compañías que están probando el uso de robots para cosechar cosas como fresas, recopilar datos sobre cultivos a través de drones y más. Aun así, con la capacidad intelectual y la potencia de la IA que tienen Alphabet y X, el laboratorio debería ser capaz de cosechar algunas ideas nuevas e innovadoras para transformar la agricultura.

Cambio Climático

  1. Cultivar carbono: la moda ecologista plagada de retos e incertidumbre

    La idea de dar créditos de emisión a los agricultores por el CO2 que capturan con su actividad ha seducido a políticos, empresarios y grupos medioambientales. Pero las dudas sobre la capacidad de captura real de cada suelo hace que la propuesta sea prácticamente imposible de llevar a cabo

  2. El tímido fondo de inversión de Amazon para reducir sus propias emisiones

    La creciente presión pública a la que está sometido el gigante le ha obligado a destinar 2.000 millones de dólares para financiar proyectos que le ayuden a volverse neutro en carbono para 2040. Aunque es una buena noticia, es poco dinero en comparación con el que tiene y la medida es una copia de la de Microsoft

  3. "La descarbonización debe ser clave en la recuperación económica tras la COVID-19"

    Para la cocreadora del 'Green New Deal' Rhiana Gunn-Wright, los sucesos de 2020 son un adelanto de lo que la emergencia climática nos depara y subrayan la urgencia de que los distintos movimientos sociales por el clima, la justicia social y la equidad se unan para exigir cambios estructurales desde una perspectiva ambiental