.

MIT Media Lab

Móvil

Adiós, Alexa; hola aparato que escucha la voz de dentro de su cabeza

1

AlterEgo es un prototipo del MIT Media Lab que podría convertirse en el aparato e comunicación del futuro. De momento ya permite comunicarse con personas, cambiar de canal y hasta jugar al ajedrez sin tener que pronunciar ninguna palabra en voz alta. Le contamos cómo funciona

  • por Rachel Metz | traducido por Mariana Díaz
  • 03 Mayo, 2018

La tecnología para controlar dispositivos con la voz es muy 2018. En el futuro, ni siquiera habrá que mover los labios. Este sueño podría hacerse realidad gracias a AlterEgo, un prototipo de dispositivo creado por el estudiante de posgrado del MIT Media Lab (EE. UU.) Arnav Kapur.

El artilugio de Kapur es un cacharro de plástico impreso en 3D parecido a un plátano aplastado de color blanco que se pega a la cara. Según su creador, con AlterEgo se puede cambiar de canal  de televisión, el color de una bombillas, hacer movimientos expertos de ajedrez, resolver problemas de aritmética complicada y, como hace poco mostró un equipo del programa de televisión estadounidense 60 Minutes, también permite pedir una pizza. Y todo esto sin tener que decir una palabra ni levantar un dedo. El dispositivo también permite que las personas se comuniquen entre ellas de forma silenciosa y discreta.

Kapur, que construyó el aparato como un proyecto de investigación, resume su experiencia con la siguiente frase: "Me siento como un cíborg, pero en el mejor sentido posible".

Aunque parezca que funciona con control mental, AlterEgo no lee la mente. En lugar de eso, registra las pequeñas señales eléctricas producidas por pequeños movimientos que realizan nuestros músculos de la cara y el cuello cuando leemos o hablamos en silencio. Los electrodos de AlterEgo capturan estas señales y las envían a través de Bluetooth a un ordenador, donde se pueden decodificar mediante algoritmos para llevar a cabo una acción (por ejemplo, podría dar la orden: "Encienda la luz"). El sistema incluye auriculares de conducción ósea para darle retroalimentación y hacerle saber (con una voz robótica) lo que otros usuarios de AlterEgo intentan decirle, sin bloquear sus oídos.

Es como estar personalmente conectado a internet, y cuando no se utiliza el dispositivo, Kapur dice: "De repente me siento normal otra vez".

En un mundo donde el rápido avance de la inteligencia artificial (IA) se está convirtiendo en una fuente de ansiedad (ya sea por los robots asesinos o los que nos van a robar el trabajo), Kapur ve a AlterEgo como una especie de antídoto. Se ha pasado año trabajando en él para demostrar que la IA puede ayudarnos a mejorar en lugar de reemplazarnos.

El estudiante vislumbra su prototipo como un nuevo tipo de ordenador que requiere menos atención que un teléfono inteligente y que resulta más íntimo (y silencioso) que vociferar comandos a Alexa. Aunque el aparato aún se encuentra en una etapa inicial, Kapur cree que será útil para, por ejemplo, pedir un Uber o para que las personas con discapacidades verbales o  trastornos de la voz se puedan comunicar más fácilmente.

De momento, Kapur y algunos de sus compañeros del MIT Media Lab han creado varias aplicaciones simples (que incluyen asistentes de juego, para ajedrez y el juego Go, que sugieren el próximo movimiento), una función aritmética que da la respuesta a problemas matemáticos a través de frases trasmitidas internamente y una aplicación que lo convierte en un nodo de internet de las cosas.

Los investigadores también hicieron que la gente probara AlterEgo para comunicarse discretamente y en silencio. De acuerdo con un artículo reciente, el equipo descubrió que, de media, el dispositivo entendía con precisión lo que los usuarios decían el 92 % de las veces.

La directora del Laboratorio de Computación Consciente del Público de la Universidad de Cornell (EE. UU.) Tanzeem Choudhury, cree que AlterEgo podría ser particularmente útil en situaciones en las que puede resultar vergonzoso o emocionalmente agotador hablar de ciertas cosas.

Considera que el reto es que funcione bien sin que el hardware ni la interacción en sí se vean raros. Lo compara con Google Glass (el dispositivo fallido que mostraba información a los usuarios sin utilizar las manos), como un ejemplo de cómo las interacciones entre las personas pueden salir mal cuando al menos uno de ellos lleva puesto un cacharro en la cabeza.

Kapur tiene la intención de convertir su prototipo en un producto real. Por eso, está empezando a pensar en todos los problemas que tendrá que solucionar. Por ejemplo, su función de comunicación entre personas se limita a palabras y frases muy simples como: "Sí", "No", "Hola", "Adiós" y "¿Usted sabe esto?" Y a pesar de que puede traducir en silencio palabras pronunciadas en inglés a idiomas que incluyen el español y el japonés, solo puede traducir 15 frases.

Esto se debe a que su enfoque de la comunicación verbal silenciosa es toda una novedad, por lo que no hay grandes conjuntos de datos que los investigadores puedan obtener para entrenar el algoritmo de AlterEgo (en lugar de, por ejemplo, una aplicación típica de reconocimiento de voz). Así que los investigadores están construyendo su propio conjunto de datos haciendo que la gente utilice el dispositivo.

Kapur también están organizando un estudio en hospitales y centros de rehabilitación para que las personas con discapacidades del habla usen AlterEgo. Aunque se niega a detallar qué es exactamente lo que hará en esas pruebas ni lo que espera descubrir. Más allá de eso, los investigadores están expandiendo el vocabulario que el sistema puede entender, trabajando en aplicaciones y considerando cómo pueden mejorar el diseño de AlterEgo.

Después de todo, Kapur concluye: "Es bueno tener todos estos superpoderes".

Móvil

Qué significa estar constantemente contectados unos a otros y disponer de inmensas cantidades de información al instante.

  1. Fabricación 4.0: realidad aumentada para construir naves espaciales

    En su proyecto con la NASA, los ingenieros de Lockheed Martin están usando los cascos HoloLens de RA para agilizar las labores de montaje. Los hologramas del dispositivo pueden sustituir a manuales de más de 1.000 páginas y acelerar el proceso. El siguiente paso: que los astronautas los usen en el espacio

  2. Presenciar un evento en RV: peor que en persona, mejor que por la tele

    Decidí aceptar la propuesta de Facebook de asistir a su congreso anual desde su plataforma de realidad virtual. Lo bueno: me ahorré cuatro horas de coche y me sentía muy cerca de los ponentes. Lo malo: me mareé bastante y no pude probar el nuevo casco Quest que se presentó en el auditorio

  3. Si está harto de Facebook, deje de quejarse y cree su propia red social

    El 62 % de los sujetos estudiados no sabía que un algoritmo determinaba lo que aparecía en su muro de noticias. Los expertos coinciden en que las redes sociales y los motores de búsqueda necesitan mejorar, aunque una opción menos agresiva sería que tuvieran configuraciones más sencillas