.

NASA / Proyecto GOES NOAA

Energía

El clima cada vez más extremo demanda mapas que la gente entienda

1

A medida que los peligros climáticos y la incertidumbre aumentan, resulta imprescindible contar con pronósticos comprensibles y claros que ayuden a tomar mejores decisiones sobre si evacuar una zona y cómo proteger a las personas

  • por Karen Hao | traducido por Ana Milutinovic
  • 28 Diciembre, 2018

Echemos un vistazo a este mapa del Centro Nacional de Huracanes de EE.UU. (NHC). Sin que le expliquen cómo interpretarlo (ni verlo traducido al español), ¿qué cree usted que dice?

A simple vista, parece que un huracán está a punto de convertirse en una tormenta monstruosa que se lo tragará todo desde Washington (EE. UU) hasta Toronto (Canadá). Pero lo cierto es que esta interpretación está lejos de ser correcta. Lo que este mapa realmente muestra es una serie de posibles caminos que una tormenta podría tomar en los próximos cinco días (en este caso, la Supertormenta Sandy que tuvo lugar en 2012). La región sombreada en blanco proyecta de uno a tres días; la región punteada proyecta de cuatro a cinco días. Los círculos en blanco y negro a lo largo de la línea central de cada región indican el camino más probable para el ojo de la tormenta, y las letras que marcan los círculos indican si se trata de una tormenta tropical (S) o de un huracán (H).

Toda esta información combinada constituye un "cono de incertidumbre" y ofrece un nivel de confianza del 67 % para el lugar donde podría llegar la tormenta. En otras palabras, solo hay una posibilidad de 2/3 de que realmente termine dentro de los límites establecidos.

Si usted no entendió eso del mapa, no se preocupe, no es el único. Pero eso puede ser un problema grave si usted es el responsable de decidir si debe evacuar un área determinada.

La incertidumbre es una parte del sector de los pronósticos meteorológicosLos avances en la previsión nos han permitido mejorar la precisión de los modelos y reducir esa incertidumbre, lo que llevó a los expertos a predecir la inusual trayectoria e intensificación de Sandy con ocho días de antelación. A pesar de estos avances, los meteorólogos todavía producen visualizaciones difíciles de interpretar.

Los errores más comunes

En los últimos años, han surgido varios proyectos para generar pronósticos y mapas más claros (ver El huracán Harvey destruye los modelos de predicción que rigen la sociedad y Los modelos climáticos cada vez más precisos alertan de un futuro peor).

El experto en visualización de datos de la Universidad de Miami (EE.UU.) Alberto Cairo, quien ha estado realizando investigaciones con sus colegas para mejorar los mapas de huracanes, explica que hay cinco interpretaciones erróneas comunes del "cono de incertidumbre".

Primero, la gente asume que el cono marca el área amenazada y que sus límites indican cuánto crecerá la tormenta. En segundo lugar, las personas rara vez se dan cuenta de que el cono representa un intervalo de confianza del 67 %, un detalle que figura en la documentación del mapa en lugar de estar en el propio mapa.

Tercero, las personas a menudo creen que las regiones blancas y punteadas significan algo más que una división entre los días del pronóstico. Algunos, por ejemplo, piensan que los puntos indican el área que se verá afectada por la lluvia intensa.

Cuarto, las personas no entienden la diferencia entre los avisos y las advertencias, y cuál es más grave. Y finalmente, la gente no sabe qué significan las letras dentro de los círculos en blanco y negro, de nuevo, porque la explicación no aparece en el mapa en sí.

Algunas de estas interpretaciones erróneas pueden solucionarse con relativa facilidad, según Cairo. Bastaría con añadir señales y leyendas más claras y utilizar técnicas de diseño que sigan las convenciones de visualización estándar. Pero el experto cree que otros errores serán más difíciles de descifrar. La gente tiende a interpretar los gráficos bastante literalmente, en lugar de abordarlos como una representación de una idea abstracta. Cairo, que está escribiendo un libro de visualización con un capítulo sobre la incertidumbre, sostiene que este desafío surge constantemente en la comunicación científica, no solo en los mapas de huracanes.

La información que necesitamos

A lo largo de los años, varios investigadores y medios de comunicación han probado nuevas formas de visualizar la posible evolución de un huracán. Un método que ha ganado mucho apoyo consiste en visualizar cada posible ruta como una línea separada en lo que se conoce como "gráfico de espagueti".

Este es un ejemplo de cómo The Washington Post implementó esta técnica para el huracán Irma el año pasado, con los caminos menos probables detallados en tonos más difusos.

Aquí se ve otra aplicación de The New York Times.

Entre los diseños que El Cairo ha visto, cree que este es uno de los más prometedores. Tiene la intención de estudiarlo más con sus compañeros como parte de su investigación. El experto afirma: "Intentaremos probar tantas alternativas como sea posible para ver cuál o qué combinación de mapas funciona mejor para la gente". En última instancia, si su investigación descubre que las personas no necesitan saber la trayectoria del huracán para tomar una decisión, es posible que la solución ni siquiera implique mostrar esa información. Y concluye: "Ese es nuestro objetivo, dar a las personas la información que necesitan para tomar una decisión acertada para protegerse a sí mismas y a sus familias".

Energía

  1. Minar bitcoins puede emitir tanto CO2 al año como toda Kansas City

    Aunque ni el nivel de emisiones ni el consumo energético asociado a esta cadena de bloques está 100 % claro, lo que sí sabemos es que es excesivo, y que lo último que el planeta necesita ahora son nuevas formas de soltar gases de efecto invernadero

  2. Esta es la parte del sistema solar que debemos proteger para que no colapse

    Para garantizar el futuro de la humanidad y evitar acabar con los finitos recursos del entorno espacial, solo deberíamos poder explotar una octava parte de él. El resto debería designarse como zona virgen para asegurar su conservación

  3. Cómo evitar que una ciudad arrasada por el fuego se vuelva a incendiar

    El año pasado, las llamas quemaron casi 19.000 construcciones y mataron a 85 personas en la localidad de Paradise, que ahora intenta resurgir de sus cenizas. Pero su ambicioso plan antincendios podría no ser suficiente ante los crecientes riesgos a los que nos expone el cambio climático