.

Unsplash/Radek Grzybowski

Robótica

Así sonarían los Beatles si colaboraran con Lady Gaga, según la IA

1

Un nuevo algoritmo de inteligencia artificial logra predecir y replicar los patrones musicales asociados a estilos y músicos concretos para componer como ellos. También es capaz de crear piezas similares a las de Bach, pero los expertos aclaran que esto no es una forma de creatividad

  • por Will Knight | traducido por Ana Milutinovic
  • 02 Mayo, 2019

Si Mozart siguiera vivo (y si se hubiera quedado sin inspiración) podría sentarse y crear una pieza musical como esta:

Una pieza musical, al estilo de Mozart, generada por MuseNet.

En realidad, esta melodía ha sido creada (sí, lo han adivinado) por un algoritmo de aprendizaje automático entrenado con miles de piezas de música MIDI. Bautizado como MuseNet, ha sido desarrollado por investigadores de OpenAI, una organización sin ánimo de lucro de San Francisco (EE.UU.) dedicada a la investigación de la inteligencia artificial (IA) y su posible impacto en la economía y la sociedad.

Los investigadores entrenaron una gran red neuronal conocida como transformador. Este tipo de red aprende a predecir las siguientes notas de una pieza musical. Luego, se pueden añadir algunas notas más a la red para crear una nueva. Permite mezclar diferentes géneros y estilos, e incluso agregar y eliminar instrumentos específicos.

El trabajo muestra cómo un modelo de este tipo puede capturar y reproducir patrones estadísticos que reflejan el carácter de algo como una pieza musical. Los mismos investigadores utilizaron una tecnología similar para generar texto automáticamente a partir de una frase. Algunos de sus resultados fueron extraordinariamente realistas, lo que hizo que los investigadores empezaran a preocuparse (de forma un poco dramática) sobre el riesgo de que una herramienta de este tipo pudiera usarse para producir noticias falsas en masa.

El proyecto MuseNet resulta interesante desde la perspectiva de la historia de la música, ya que apunta a algunas conexiones interesantes (estadísticamente hablando) entre diferentes artistas de distintos géneros y siglos. ¿Quién hubiera pensado que Richard Wagner y Britney Spears compartían tanto gusto musical?

La herramienta también es bastante divertida para jugar. Si alguna vez se ha preguntado cómo sonaría una colaboración entre los Beatles y Lady Gaga, el algoritmo ofrece una respuesta:

Cómo los Beatles podrían improvisar en el éxito 'Poker Face' de Lady Gaga, gracias a MuseNet.

Algunas personas creen que este tipo de tecnología tiene un gran potencial para inspirar una nueva música. El investigador de aprendizaje automático de la Universidad de Toronto (Canadá) Sageev Oere, que está interesado en la música generada por la IA, se quedó impresionado por la capacidad de esta herramienta para hacer versiones de una famosa pieza de Mozart.

Esta variación de un tema muy conocido está hecha por el nuevo modelo de @OpenAI @mcleavey. Muy bueno. https://t.co/7LDhClKnBd pic.twitter.com/yxGFJRCk8g

Es cierto que las herramientas como MuseNet pueden inspirar nuevas formas de hacer música. Pero, ¿cómo se compararía con la creatividad musical humana? Eso fue justo lo que le pregunté al profesor asistente de la Carnegie Mellon (EE. UU.) y destacado músico de jazz, Zach Lipton, quien me dio su opinión sobre las improvisaciones de jazz de MuseNet.

Resulta tan poco interesante como cualquier cosa genética que diga "hemos entrenado a un LSTM para generar ____". Creo que no ofrece nada nada interesante para un músico.

(Un LSTM es un tipo de red neuronal, originalmente desarrollada por Jürgen Schmidhuber, que puede capturar las características de una pieza musical con bastante eficacia).

El escepticismo de Lipton no tiene que ver con el esnobismo musical. MuseNet, como cualquier sistema de inteligencia artificial que genere música, arte o texto, no está siendo creativo ni inventando nada como lo haría un humano. Sus capacidades se limitan a aprender los patrones de piezas existentes y luego regurgitar algunas variaciones estadísticas.

Como hemos señalado anteriormente, no está claro si la IA puede ser creativa artísticamente para empezar. A diferencia de las creaciones de MuseNet, la música humana está arraigada en la cultura, la historia y el idioma. Tiene una extraordinaria capacidad para sorprender, impactar e inspirar. Los algoritmos aún tienen que avanzar mucho para llegar ahí.

Robótica

 

La inteligencia artificial y los robots están transofrmando nuestra forma de trabajar y nuestro estilo de vida.

  1. Cómo crear redes neuronales 10 veces más pequeñas e igual de eficaces

    Llevamos años usando modelos enormes con grandes partes que no sirven para nada, lo que dificulta el entrenamiento y aumenta su tiempo y coste. Una investigación revela que es posible reducir su tamaño sin sacrificar su rendimiento para ampliar los usos de la IA a dispositivos como los móviles

  2. Claves para que la IA no se deje engañar con patrones falsos

    Resulta increíblemente fácil manipular a una inteligencia artificial para que clasifique imágenes de forma incorrecta. Para evitarlo, un equipo propone entrenar al sistema para que solo tenga en cuenta los patrones reales que de verdad están vinculados a las imágenes. Sin embargo, no funciona al 100 %

  3. Bee +, el diminuto robot de cuatro alas que vuela casi como un insecto

    Este nuevo autómata supera a cualquier versión anterior en estabilidad y control de la dirección. El avance ha sido posible gracias a la reducción del peso de sus componentes. Pero en comparación con los bichos reales, no es más que un torpe gigante