.

Computación

IA + 'blockchain' = un 5G más eficiente y potente

1

Esta ecuación es la apuesta de EE. UU. para liderar las redes inalámbricas de próxima generación las redes inalámbricas de próxima generación. La inteligencia artificial hará que todo el proceso sea más eficiente y las cadenas de bloques ayudarán a controlar quién tiene acceso a qué 

  • por Will Knight | traducido por Ana Milutinovic
  • 17 Mayo, 2019

¿Qué sale cuando se combinan tres de las grandes palabras tecnológicas más de moda: inteligencia artificial (IA), blockchain y 5G? La respuesta es una enorme cantidad de datos inalámbricos increíblemente rápidos.

La comisionada de la Comisión Federal de Comunicaciones de EE. UU. (FCC, por sus siglas en inglés) Jessica Rosenworcel cree que la inteligencia artificial y la tecnología de cadena de bloques darán a EE. UU. una ventaja en las redes inalámbricas de próxima generación sobre su gran rival tecnológico, China (ver Claves para entender por qué EE. UU. teme que Huawei domine el 5G).

En la conferencia Business of Blockchain, organizada por la Initiativa de Dinero Digital del MIT Media Lab y MIT Technology Review, Rosenworcel aseguró que la IA y blockchain permitirían que los dispositivos inalámbricos usen las diferentes frecuencias del espectro inalámbrico de manera más dinámica y flexible, lo que posibilitaría que miles de millones de dispositivos se conectaran a la vez a las redes 5G.

La responsable afirmó que el aprendizaje automático ayudará a que los dispositivos inalámbricos y las redes compartan y negocien el espectro, mientras que los registros criptográficos protegidos y distribuidos ayudarán a controlar quién tiene acceso a qué. Actualmente, el espectro inalámbrico se divide para diferentes usos con el fin de evitar las interferencias, pero no es algo muy eficiente.

El conjunto de tecnologías conocido como 5G permite que los dispositivos se conecten de varias maneras y a distintas partes del espectro inalámbrico. Con una velocidad de hasta 20 gigabits por segundo, y una latencia muy reducida, los teléfonos inteligentes 5G deberían poder ejecutar aplicaciones de realidad virtual de alta calidad y descargar películas en segundos. Con una mayor capacidad de red, el 5G también debería permitir que muchos más dispositivos se conecten a internet, desde los dispositivos portátiles hasta lavadoras.

Rosenworcel destacó que será necesario diseñar mejores formas de asignar el espectro: "Si pensamos en el internet de las cosas, con 50.000 millones de dispositivos, y en el acceso inalámbrico para todos ellos, deberíamos encontrar un mercado en tiempo real para el espectro inalámbrico".

La comisionada señaló una competición organizada por DARPA para idear nuevas formas de negociar el espectro mediante IA. Afirmó que la FCC recientemente había comenzado a investigar si la tecnología de cadena de bloques también podría ayudar. "Si se incorpora a una cadena de bloques pública, tendríamos un registro público de demanda y podríamos diseñar sistemas de manera diferente", aseguró Rosenworcel.

Al igual que los datos inalámbricos disponibles para los teléfonos inteligentes han impulsado el progreso tecnológico, el 5G debería sostener la innovación en la industria tecnológica. La Casa Blanca parece cada vez más preocupada de que Estados Unidos pierda su posición como líder tecnológico del 5G, con posibles consecuencias graves para su economía. Esta preocupación se basa en el control de Huawei, una de las compañías más prominentes y poderosas de China.

La responsable destacó: "Me preocupa que no estemos en posición de liderar". Pero agregó que la inteligencia artificial y las cadenas de bloques podrían ser cruciales para ayudar a Estados Unidos a mantenerse competitivos frente a China en la tecnología inalámbrica. Y añadió: "No me refiero al futuro inmediato de la tecnología inalámbrica, pero podría ser el futuro lejano, dentro de cinco a 10 años".

El interés por utilizar la inteligencia artificial para ayudar a avanzar en las tecnologías inalámbricas está aumentando en todos los países, pero esto aún no ha llegado a los productos de redes 5G. El Instituto Nacional de Estándares y Tecnología de EE.UU. (NIST) está investigando actualmente cómo el aprendizaje automático podría ayudar a dividir el espectro inalámbrico.

el investigador del NIST que dirige el trabajo de esta agencia, Michael Souryal, opina: "Muchos problemas de las redes inalámbricas que requieren procesar grandes cantidades de datos y tomar decisiones rápidamente se pueden beneficiar de la IA. Un ejemplo que hemos estado analizando es el uso de la inteligencia artificial para la detección y clasificación de señales en tiempo real, algo importante para compartir el espectro".

La profesora de ingeniería eléctrica en el MIT Muriel Médard cree que hace falta algo más que nuevas formas de gestionar el espectro con IA o blockchain. Opina que se requieren esquemas de "codificación", que determinen cómo se envían los paquetes de datos. "El otro trabajo es fundamentalmente valioso, pero también hace falta más tecnología", concluye.

Computación

Las máquinas cada vez más potentes están acelerando los avances científicos, los negocios y la vida.

  1. EE. UU. rechaza a Huawei pero Reino Unido le pide ayuda con el 5G

    Ambas potencias han adoptado una posición contraria en su relación con el gigante tecnológico chino. Mientras que Google acaba de anunciar que no licenciará Android en su móviles, Reino Unido ha pedido a la empresa que le suministre materiales "no esenciales" para su futura red 5G

  2. Una nueva cámara logra tomar fotografías a 45 kilómetros de distancia

    La técnica utiliza LIDAR y fotorreceptores de un único fotón para producir imágenes en 3D a unas distancias imposibles para cualquier otro sistema previo. Incluso puede atravesar el esmog de una ciudad, como puede apreciarse en la imagen superior

  3. 'Magic' se alza como el juego real más complejo del mundo

    Se trata del primer juego cuya predicción sobre el resultado de victoria no se puede computerizar, es decir, ningún algoritmo puede determinar quién ganará, como sí pasa con el ajedrez. Aunque parezca una investigación ridícula, el hallazgo tendrá importantes implicaciones para la teoría de juegos