.

Foto: Kenneth Shinozuka. Fuente: David Vintiner

Tecnología y Sociedad

Los sueños de los jóvenes pioneros vs. los lamentos de los veteranos

1

Conseguir comprender la consciencia humana, lograr que los algoritmos no tengan sesgos y proteger el medioambiente son algunas de los problemas que las nuevas generaciones quieren resolver gracias a la tecnología. Por su parte, los reputados precursores se quejan de los deseos que no se cumplieron

  • por The Editors | traducido por Ana Milutinovic
  • 28 Agosto, 2019

Pedimos a los jóvenes que nos contaran sus esperanzas para el futuro de la tecnología. Y solicitamos a las personas mayores con dilatadas carreras que nos contaran lo que podría haber sucedido. Esto es lo que nos dijeron.

1. Los jóvenes a la vanguardia

El cazador de la consciencia
Kenneth Shinozuka, 20 años

Hace unos años quedé fascinado con la ciencia de la consciencia humana. El llamado "problema difícil" de la consciencia, que plantea cómo podría surgir una experiencia subjetiva interna de la actividad física del cerebro, es uno de los mayores enigmas del universo. Me intrigaron mucho los filósofos que afirman que la visión estándar del mundo, presentada por los científicos —la noción de que todo puede reducirse a unidades de materia o material físico— era incompleta porque no podía incluir el fenómeno de la consciencia.

Comencé a leer sobre las perspectivas sobre la consciencia y sobre la naturaleza de la realidad, desde una amplia variedad de campos, incluida la neurociencia, la filosofía, la física y la espiritualidad. Para mí está claro que deberíamos descubrir un campo de ciencia completamente nuevo para tratar por completo la consciencia.

Recientemente empecé mis prácticas en el Qualia Research Institute, que quiere trazar un mapa del "espacio del estado de consciencia", es decir, el espacio de todas las diversas experiencias subjetivas que un organismo que siente podría tener. El espacio del estado de consciencia es probablemente mucho más amplio que la comprensión y la mayoría de nosotros pasamos nuestras vidas en un grupo muy pequeño de puntos dentro de él.

Que yo sepa, pocos investigadores han intentado descubrir la geometría de este espacio. Espero que no solo podamos hacerlo, sino que una vez que lo hagamos, seamos capaces de desarrollar un marco objetivo que genere predicciones únicas, nítidas, audaces y plausibles sobre la calidad de las diferentes experiencias. Esto nos permitiría responder a preguntas como por ejemplo: ¿Es la cefalea en racimos una experiencia peor que la depresión crónica? ¿Cuáles son las experiencias más maravillosas accesibles para los seres humanos y cómo las mantendremos?  

Creo que, a largo plazo, podremos eliminar el sufrimiento involuntario si entendemos la consciencia, ya que seremos capaces de mejorar la calidad de la experiencia para todos los organismos sensibles cuando descubramos la estructura de las experiencias positivas y negativas.

Kenneth Shinozuka es el inventor de SafeWander, un sensor portátil que envía una alerta de teléfono inteligente cuando el usuario se levanta de la cama.

Foto: Kairan Quazi. Fuente: Christie Hemm Klok

El prodigio que lucha contra los sesgos de la IA

Kairan Quazi, 10 años

La inteligencia artificial (IA) podría transformar nuestras instituciones atacando a los prejuicios implícitos que existen en nuestros sistemas de educación, empleo y justicia penal. Pero la forma en la que usamos la IA ahora no funciona, ya que los algoritmos predictivos se basan en encontrar patrones en datos históricos y las entradas sesgadas generan salidas sesgadas. Por ejemplo, dado que nuestro sistema de justicia penal ha encarcelado históricamente a las minorías de manera desproporcionada para cada categoría de delito, cualquier algoritmo predictivo que las fuerzas del orden público utilicen para la identificación criminal y los patrones de reincidencia solo mantendrán este problema.

Mi esperanza es que podamos desarrollar nuevos algoritmos para neutralizar estos sesgos. Creo que durante mi vida podremos darnos cuenta del potencial de la IA para revolucionar nuestras instituciones socioeconómicas. Ahora quiero conseguir títulos en matemáticas y ciencias informáticas con el objetivo de usar la IA para ayudar a las personas que no responden a los métodos de enseñanza tradicionales, los llamados estudiantes neuroatípicos y asincrónicos, personas como yo. Espero trabajar en tecnología que pueda identificar a esos estudiantes y adaptar las vías educativas para que funcionen mejor para nosotros.

Kairan Quazi es un ávido blogger y programador. Con 9 años se matriculó en Las Positas College, donde estudia matemáticas, informática y física. También es aprendiz de investigación de IA en Intel Labs.

Foto: Melati Wijsen. Fuente: Cortesía del Melati Wijsen. 

La activista medioambiental
Melati Wijsen, 18 años

Creciendo en la isla de Bali (Indonesia), era difícil no ver los impactos negativos que el plástico provocaba en nuestro medioambiente. Incluso a las edades de 10 y 12 años entendimos que el plástico acababa en lugares donde no debería. Al mismo tiempo, aprendíamos sobre las personas que a lo largo de la historia crearon un impacto positivo: Nelson Mandela, Lady Diana, Martin Luther King, Mahatma Gandhi… Un día nos íbamos a casa preguntándonos, ¿qué podemos hacer ahora? No queríamos esperar hasta que fuéramos mayores.

Así que creamos Bye Bye Plastic Bags, una ONG dirigida por jóvenes con la visión de hacer que las bolsas de plástico desaparecieran de Bali. En los últimos seis años, hemos hablado con más de 50.000 estudiantes, hemos distribuido más de 16.000 bolsas alternativas, y llevamos tres años seguidos organizando Biggest Clean Up de Bali, movilizando a más de 45.000 personas en la isla para recolectar más de 130 toneladas de desechos plásticos. Bye Bye Plastic Bags ahora opera en 40 localizaciones todo el mundo.

Puede que las generaciones anteriores no supieran lo que estaban haciendo al medioambiente. Pero la nuestra sí lo sabe. Esperamos que lo que hicimos nosotros permita a otros jóvenes defender aquello en lo que creen y que no son demasiado jóvenes o demasiado pequeños para comprender que pueden tener un papel importante en la creación de las soluciones.

Melati Wijsen cofundó Bye Bye Plastic Bags con su hermana Isabel, de 16 años, en su casa de Bali, Indonesia.

2. Los mayores con apasionantes experiencias

Foto: John Goodenough. Fuente: Arren Carroll. 

El inventor
John Goodenough, 96 años

En el verano de 1939, estaba practicando kayak en Escandinavia con seis chicos alemanes de secundaria y un niño finlandés. Lanzamos nuestros kayaks en el río Ivalo de Finlandia para recorrer Kirkenes en Noruega. El chico finlandés tuvo que volver a casa para prepararse para luchar contra la inminente invasión de Rusia. Los muchachos alemanes, adoctrinados por la propaganda de Hitler, recibieron avisos llamándolos al servicio activo. Qué desperdicio de talento y recursos humanos es la guerra. Qué derrochadora es la explotación del hábitat de todos por unos pocos en tiempos de paz.

Lamento que sigamos tomando decisiones basadas en los márgenes de beneficio en lugar de hacer lo que es mejor para la sociedad y para la preservación del planeta a largo plazo. La tecnología es moralmente neutral, su valor para la sociedad depende de cómo la usemos. Pero nuestra economía valora los beneficios mucho más que la responsabilidad duradera de la sostenibilidad. Necesitamos colaboración en lugar de confrontación, preservación en vez de explotación, relaciones en lugar de muros.

John Goodenough desarrolló la batería de iones de litio y es profesor de ingeniería en la Universidad de Texas en Austin (EE. UU.).

Foto: Donna Shirley. Fuente: Nick Oxford

La mujer pionera en el espacio
Donna Shirley, 78 años

Fui una de las primeras mujeres ingenieras en el Laboratorio de Propulsión a Chorro (JPL, por sus siglas en inglés), y más tarde dirigí el programa de la automatización y robótica de la NASA en varios centros (EE. UU.). Fue un paso importante cuando los convencí de que invirtieran más de 22 millones de euros en el proyecto de enviar un róver a Marte: nunca antes habían financiado una demostración de tecnología con tanto dinero. Nuestro pequeño proyecto superó las barreras técnicas e institucionales, y el microrróver Sojourner Truth aterrizó en Marte con el módulo de aterrizaje Pathfinder el 4 de julio de 1997.

Sojourner demostró que una mujer podía gestionar un proyecto de vuelo espacial. Me ascendieron a dirigir el programa de Marte y conseguí un aumento salarial durante un año en el que nadie en la NASA estaba recibiendo aumentos. Pero cuando me quejé de que no quería un aumento si las personas por debajo de mí no lo conseguían, una persona de recursos humanos me apartó a un lado y me dijo que ganaba mucho menos que mis compañeros varones y el JPL tendría problemas por discriminación si no me aumentaban el sueldo . Además, supe que solo recibí el ascenso porque el hombre al que el director de JPL quería para ese puesto lo rechazó y me recomendó a mí.

Lamento que fuera tan inusual que una mujer realizara algo así. Sin embargo, ha habido progresos. En Pathfinder había como máximo tres o cuatro mujeres ingenieras, pero ahora puedo ver al menos una docena de ellas cuando veo los lanzamientos y aterrizajes en la página web de la NASA. Ahora hay mujeres en la alta dirección del JPL, y la persona que dirige el Centro Espacial Johnson es una mujer. Así que creo que rompí algunos techos, pero los grandes proyectos todavía están en las manos de los hombres.

Donna Shirley, exdirectora del programa de exploración de Marte del Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA, también es autora de Managing Martians.  Vive en Tulsa, Oklahoma (EE.UU.)

Tecnología y Sociedad

Los avances tecnológicos están cambiando la economía y proporcionando nuevas oportunidades en muchas industrias.

  1. Los venezolanos que se ganan la vida entrenando coches autónomos

    Ante la crisis de su país, miles de venezolanos trabajan en plataformas de etiquetado de datos para que los vehículos sin conductor no se choquen. Aunque ese trabajo en la sombra es su único sustento en muchos casos, no son considerados como empleados ni reciben una remuneración justa

  2. Los expertos critican el plan de Facebook contra el suicidio adolescente

    Las medidas anunciadas por la red social para combatir esta epidemia en aumento parecen más bien un ejercicio de relaciones públicas. Para sacarlas adelante, necesitará a profesionales en prevención de lesiones y nuevos sistemas de inteligencia artificial

  3. "Los jóvenes sienten poco menos que fobia hacia la gran empresa"

    Para el director general de SAP España, Rafael Brugnini, las empresas no solo no deben preocuparse por medir la satisfacción de los clientes, sino también de los empleados. Lograr que las compañías mejoren su negocio gracias al análisis de sus datos es su gran reto