.

Otros

¿Acaso no podemos llevarnos bien?

1

Las tentativas competitivas de unir las redes sociales personales, pueden acabar sembrando más división.

  • por Erica Naone | traducido por
  • 19 Diciembre, 2008

Los usuarios de MySpace, Facebook, LinkedIn y Digg están cansados de ingresar la misma información una y otra vez, cada vez que se asocian a una página nueva de red social. Previamente este año, muchos operadores de páginas de red sociales anunciaron acciones para resolver el problema, creando herramientas que hicieran que la información de los usuarios fuera portátil. Pero a medida que estos productos comenzaron a lanzarse en las últimas semanas, tratar de procesarlos se transformó en una carga de ingeniería extra para las páginas de red.

El lunes, Google anunció que las personas podrían usar su servicio Friend Connect para exportar datos a Twitter, el servicio popular de micro-blogging. Pero según un mensaje que apareció en el blog oficial de la compañía, redactado por Biz Stone, el cofundador, Twitter no tiene intenciones de pelearse con las siguientes redes: Google, Facebook y MySpace. El mensaje destaca, sin embargo que permitir la interacción entre los tres servicios exigirá un “gran nivel de acciones de desarrollo por parte de Twitter”. El mensaje no indica cuándo se realizarán las acciones.

Tanto Friend Connect como su competidor Facebook Connect prometen que permitirán que los administradores de Web agreguen características sociales sin tener que crear sus propias redes. Y permitirán que los usuarios inicien sesiones en varias páginas con las claves existentes. Y al igual que con el servicio planeado de MySpace, necesitan compartir la información necesaria entre las páginas sin violar la privacidad del usuario ni la propiedad intelectual de la página, y mantener la información entre las distintas páginas sincronizada. Pero la oferta de Facebook, que está diseñado para quedarse con los datos sociales que la empresa ya haya recolectado, contrasta mucho con el esfuerzo de Google para que la información quede a libre disposición.

Facebook Connect deja a los usuarios acceder a los servicios de Facebook desde otras páginas (agregar amigos nuevos, escribir actualizaciones de la situación, dejar notas, y demás…), pero toda esa información permanece en la red de Facebook. Por el contrario, el Google Friend Connect deja que los usuarios interactúen con servicios de cualquier página participante, Twitter, Plaxo u Orkut, por ejemplo.

Las empresas que no quieran dar tratamiento preferencial a ninguno de los métodos probablemente tengan que enfrentar tareas de ingeniería de enormes proporciones en el futuro inmediato. El defensor de estándares de Red Joseph Smarr, arquitecto principal de plataforma en Plaxo, una empresa que ayuda a las personas a sincronizar datos entre una variedad de servicios on- y offline explica que además de plasmar distintas filosofías, Friend Connect y Facebook Connect son algo diferentes, técnicamente hablando.

Smarr diseñó Plaxo para que sea compatible con ambos servicios y está trabajando para que lo sea con MySpace también. Pero mientras que MySpace y Google dependen generalmente de estándares emergentes para lograr estas tareas, Facebook ha creado sus propias tecnologías patentadas. A raíz de ello, admitir Facebook Connect a una página es una tarea de ingeniería completamente distinta a admitir una de Friend Connect, agrega Smarr.

Facebook justifica su método como una tentativa para proteger la privacidad de los usuarios. Smarr dice que una meta clara del diseño de Facebook Connect es asegurarse que la información del usuario quede sincronizada con la que está en Facebook. Por ejemplo, si dos personas disuelven sus conexiones a Facebook, la disolverán también en cualquier página que utilice Facebook Connect.

Smarr dice no estar sorprendido por ver páginas que trabajan para admitir una variedad de servicios que compiten. Agrega que “lugares como Twitter admitirán todo lo que puedan”. Si los usuarios mantienen el acceso a Twitter desde otras paginas que les gustan, pueden interactuar más con Twitter. Sin embargo, el desafío de ingeniería que esto crea significa que muchas páginas tienen un fuerte incentivo para obligar a los vendedores a que se rijan por estándares comunes, agrega Smarr.

“La mayoría de los servicios querrán integrarse a dos o tres protagonistas principales por el momento” aporta Chris Saad, cofundador del DataPortability Project, que trabaja para que le resulte más fácil a los usuarios compartir datos entre servicios. “La preocupación está en que las cosas no se equilibren bien. Saad dice que a medida que las páginas sientan el esfuerzo de integrarse con servicios múltiples, y los usuarios se confunden al ver “5, 10, o 20 modos para ingresar a un lugar”, los vendedores probablemente se sientan obligados a trabajar en colaboración.

Saand apunta que a pesar de los esfuerzos de Twitter por trabajar con todos los servicios disponibles, hay “una competencia muy fuerte” entre ellos. “La estrategia de Facebook es su propio gráfico social”, comenta, explicando que si muchas páginas utilizan Facebook Connect, Facebook se quedará con los datos de los usuarios, y sabrá lo que están haciendo sus usuarios a través de la Red. Agrega que “Google está tratando de diluir el poder de Facebook. El servicio de Google mantendría más información social disponible, y los motores de búsqueda de Google podrían incluirlos en un índice. Saad dice que a medida que las redes sociales luchan por el control en la Red más grande, el resultado a corto plazo terminará siendo “un montón de barullo. A la larga, sin embargo, con tantas entradas al sistema, vamos a seguir padeciendo. Hay demasiados sistemas, demasiados íconos, demasiada complejidad. Creo que eso nos llevará, nuevamente, al punto de partida”.

Copyright Technology Review 2008

Otros

  1. Convertir metano en CO2: la nueva estrategia contra el cambio climático

    Aunque nuestro volumen de emisiones de este gas es mucho menor, tiene un efecto mucho más potente sobre el calentamiento global. Una nueva investigación sugiere que capturarlo de la atmósfera y transformarlo en dióxido de carbono nos podría dar un 'respiro' climático a corto plazo

  2. Esta empresa española dice a los políticos qué sienten sus votantes

    Emotion Research Lab, con sede en Valencia (España) y fundada por Maria Pocovi solo necesita un reproductor de vídeo y una cámara web frontal para analizar, a partir de los gestos faciales, qué siente una persona al ver un anuncio de un candidato

  3. Un único sensor para convertir toda una cocina en inteligente

    Un equipo de investigación combina diferentes sensores en un único dispositivo que se conecta a la corriente eléctrica y es capaz de monitorizar con una precisión del 96 % elementos como el microondas, el grifo y la puerta