.

Ms.Tech

Espacio

La basura espacial amenaza con atraparnos en la Tierra para siempre

1

Nuestro periodista experto en espacio, Neel V. Patel, repasa las escasas opciones actuales para lidiar con los escombros espaciales, un problema que se agrava a medida que lanzamos objetos a la órbita sin acompañarlos de tecnologías y normativas para sacarlos de ahí

  • por Neel V. Patel | traducido por Ana Milutinovic
  • 23 Octubre, 2019

Cada semana, nuestros lectores no envían preguntas para que las responda nuestro periodista especializado en el espacio, Neel V. Patel. Esta semana la pregunta va sobre basura espacial.

Pregunta

Sabemos que hay una gran cantidad de escombros en la órbita, muchos de ellos no localizados. Luego vemos esas catastróficas predicciones de una colisión que provocaría reacciones en cadena y nos dejaría atrapados en la Tierra prácticamente para siempre. ¿Existe ya alguna tecnología para abordar la basura espacial, o hay algo que podamos hacer para ayudar a crear más conciencia? - Emily.

La respuesta de Neel

La basura espacial preocupa a cada vez más personas, y yo soy una de ellas. Empezaré con las malas noticias: en este momento, no tenemos ningún método real para abordar la mayoría de escombros que actualmente orbitan el planeta. Aunque hay algunas excepciones. Si se trata de un satélite activo, se podría usar un sistema de propulsión en funcionamiento para enviarlo a órbita baja, para que acabara cayendo a la atmósfera de la Tierra y quemándose. Muchos operadores de satélites ya planean hacer eso con sus satélites de órbita terrestre baja después de que hayan completado sus misiones. Los satélites en órbitas mucho más altas generalmente se envían más lejos, a las órbitas "cementerio" ubicadas a suficiente lejanía de la Tierra como para representar una amenaza real, incluso aunque chocaran con otros objetos.

Pero, salvo esos casos concretos, la mayoría de los escombros se mueven alrededor del planeta como basura. Esas piezas pueden ser tan grandes como una pelota de béisbol o tan pequeñas como la tapa de un bolígrafo. No hay forma de controlarlos ni de moverlos hacia regiones orbitales más seguras. Es posible que, con el tiempo, vuelvan a la atmósfera de la Tierra por sí solos, ¡y gran parte de esa basura lo hace! Pero nunca se sabe.

Ahora las buenas noticias: diferentes grupos están trabajando en numerosos conceptos tecnológicos prometedores, especialmente a medida que lancemos más constelaciones satelitales en la próxima década. Una compañía llamada Astroscale quiere pescar satélites difuntos y sacarlos de las zonas de riesgo. Científicos suizos están buscando una tecnología similar y tienen planes de hacer una demostración en un futuro próximo. Los métodos más extremos (y poco realistas) implican el uso de láseres de ablación para disparar a los escombros y echarlos fuera de la órbita o ralentizarlos para que vuelvan a la atmósfera y se quemen.

En este momento, lo mejor que podemos hacer es invertir más en tecnologías de localización que nos ayuden a controlar si una colisión orbital entre objetos es posible o inminente. También deberíamos exigir más regulaciones que obliguen a los operadores de satélites a garantizar la retirada de sus satélites de la órbita al final de su misión.

Espacio

  1. Elon Musk logra que su nave espacial Starship vuele por primera vez

    Aunque el vuelo solo duró 45 segundos y el vehículo solo ascendió unos 150 metros, se trata de un gran paso hacia el objetivo de SpaceX de llevar personas a la Luna y Marte. Todos los intentos previos con el prototipo a escala real habían fracasado en la fase de arranque de motores

  2. Tianwen-1, la misión espacial china que podría hacer historia en Marte

    Si aterriza con éxito, se convertirá en la primera en enviar un módulo de aterrizaje, un róver y un orbitador de forma simultánea al planeta rojo y la segunda en poner un róver en su superficie después de Estados Unidos. Su objetivo crucial será estudiar la distribución del hielo marciano

  3. Por qué Japón se ha convertido en el socio favorito de la NASA

    El país asiático será el principal colaborador de Estados Unidos en Artemis, su próximo programa espacial para volver a llevar astronautas a la luna. El acuerdo, que beneficia a ambas naciones, se debe a la experiencia japonesa en innovación tecnológica y posicionamiento geopolítico frente a China