.

Ms.Tech

Espacio

La basura espacial amenaza con atraparnos en la Tierra para siempre

1

Nuestro periodista experto en espacio, Neel V. Patel, repasa las escasas opciones actuales para lidiar con los escombros espaciales, un problema que se agrava a medida que lanzamos objetos a la órbita sin acompañarlos de tecnologías y normativas para sacarlos de ahí

  • por Neel V. Patel | traducido por Ana Milutinovic
  • 23 Octubre, 2019

Cada semana, nuestros lectores no envían preguntas para que las responda nuestro periodista especializado en el espacio, Neel V. Patel. Esta semana la pregunta va sobre basura espacial.

Pregunta

Sabemos que hay una gran cantidad de escombros en la órbita, muchos de ellos no localizados. Luego vemos esas catastróficas predicciones de una colisión que provocaría reacciones en cadena y nos dejaría atrapados en la Tierra prácticamente para siempre. ¿Existe ya alguna tecnología para abordar la basura espacial, o hay algo que podamos hacer para ayudar a crear más conciencia? - Emily.

La respuesta de Neel

La basura espacial preocupa a cada vez más personas, y yo soy una de ellas. Empezaré con las malas noticias: en este momento, no tenemos ningún método real para abordar la mayoría de escombros que actualmente orbitan el planeta. Aunque hay algunas excepciones. Si se trata de un satélite activo, se podría usar un sistema de propulsión en funcionamiento para enviarlo a órbita baja, para que acabara cayendo a la atmósfera de la Tierra y quemándose. Muchos operadores de satélites ya planean hacer eso con sus satélites de órbita terrestre baja después de que hayan completado sus misiones. Los satélites en órbitas mucho más altas generalmente se envían más lejos, a las órbitas "cementerio" ubicadas a suficiente lejanía de la Tierra como para representar una amenaza real, incluso aunque chocaran con otros objetos.

Pero, salvo esos casos concretos, la mayoría de los escombros se mueven alrededor del planeta como basura. Esas piezas pueden ser tan grandes como una pelota de béisbol o tan pequeñas como la tapa de un bolígrafo. No hay forma de controlarlos ni de moverlos hacia regiones orbitales más seguras. Es posible que, con el tiempo, vuelvan a la atmósfera de la Tierra por sí solos, ¡y gran parte de esa basura lo hace! Pero nunca se sabe.

Ahora las buenas noticias: diferentes grupos están trabajando en numerosos conceptos tecnológicos prometedores, especialmente a medida que lancemos más constelaciones satelitales en la próxima década. Una compañía llamada Astroscale quiere pescar satélites difuntos y sacarlos de las zonas de riesgo. Científicos suizos están buscando una tecnología similar y tienen planes de hacer una demostración en un futuro próximo. Los métodos más extremos (y poco realistas) implican el uso de láseres de ablación para disparar a los escombros y echarlos fuera de la órbita o ralentizarlos para que vuelvan a la atmósfera y se quemen.

En este momento, lo mejor que podemos hacer es invertir más en tecnologías de localización que nos ayuden a controlar si una colisión orbital entre objetos es posible o inminente. También deberíamos exigir más regulaciones que obliguen a los operadores de satélites a garantizar la retirada de sus satélites de la órbita al final de su misión.

Espacio

  1. Constelaciones de satélites: un nuevo mercado sobre nuestra cabeza

    El precio de construir y lanzar satélites es cada vez menor, lo que reduce la barrera de entrada al sector espacial para nuevos actores y está dando lugar a una nueva industria que cambiará nuestra relación con el espacio. En los próximos años, las megaconstelaciones de satélites se harán realidad

  2. Razones para temer que el Sol acabe con la vida que conocemos

    Nuestro periodista experto en espacio, Neel V. Patel, explica que una tormenta solar extrema podría destruir nuestros sistemas eléctricos y de geolocalización, poner en peligro la vida de los astronautas y la nuestra propia, y hacernos perder dos billones de euros solo el primer año. Sería el gran apagón

  3. Marte no está muerto: sufre terremotos y tiene agua y magnetismo

    Los primeros datos de la sonda InSight demuestran que el planeta rojo ha sufrido 174 'martemotos' en menos de un año, que tiene un campo magnético inesperadamente estable y que hay pequeñas cantidades de agua en su corteza, una información que abre nuevas preguntas sobre su historia