.

NASA/JPL-Caltech

Espacio

Marte no está muerto: sufre terremotos y tiene agua y magnetismo

1

Los primeros datos de la sonda InSight demuestran que el planeta rojo ha sufrido 174 'martemotos' en menos de un año, que tiene un campo magnético inesperadamente estable y que hay pequeñas cantidades de agua en su corteza, una información que abre nuevas preguntas sobre su historia

  • por Neel V. Patel | traducido por Ana Milutinovic
  • 28 Febrero, 2020

Aunque la superficie de Marte es como un infierno frío y árido, debajo de ella, el planeta rojo está plagado de martemotos y todo tipo de actividades geológicas. Así lo aseguran los primeros resultados de la misión InSight de la NASA, publicados en varios artículos en Nature Geoscience (y en uno en Nature Communications). InSight es un módulo de aterrizaje que lleva ubicado en la superficie de Marte desde noviembre de 2018, concretamente en el área conocida como Elysium Planitia.

El investigador principal de InSight, Bruce Banerdt, afirma: "Por fin hemos comprobado que Marte es un planeta activo sísmicamente. Estamos empezando a tener una idea del interior de Marte a partir de estas señales". De hecho, resulta que su actividad sísmica es mayor que la de la Luna, aunque menor que la de la Tierra.

Desde su puesta en marcha hace un año y la detección de los primeros martemotos en abril del año pasado, el sismómetro de InSight ha detectado 174 martemotos. Estos terremotos marcianos pueden dividirse en dos categorías: hubo 150 de pequeña magnitud que ocurren con frecuencia y se propagan desde la corteza, y otros 24 con una magnitud de entre 3 y 4 que se propagan desde lejos como el manto del planeta (alguien ubicado en la superficie notaría estos martemotos porque ocurren en lugares demasiado profundos).

Esas observaciones sísmicas han sido respaldadas por la observación de más de 10.000 vórtices de presión (o demonios de polvo) mediante las cámaras del módulo de aterrizaje, el sensor de presión y el sismómetro de InSight. Estos demonios del polvo crean vibraciones detectables y ofrecen a los científicos una visión del subsuelo hasta casi 10 metros de profundidad.

Aunque el equipo no puede determinar la causa de ningún martemoto individual, cree que los datos en conjunto sugieren que surgen a raíz del enfriamiento a largo plazo del planeta. A medida que Marte continúa perdiendo calor, sus frágiles capas externas se contraen, lo que genera fracturas y ruidos geológicos. Los focos localizados de actividad volcánica podían haber contribuido aún más a estos eventos.

Las lecturas sísmicas también sugieren la presencia de algo más curioso: una pequeña cantidad de agua en la corteza. El equipo no puede afirmar si este pequeño volumen es un indicativo de la existencia de depósitos de agua más grandes, pero, sea como sea, se trata de humedad.

Los nuevos artículos se centran principalmente en los hallazgos sismológicos, pero también proporcionan una mirada muy profunda al entorno del campo magnético de Marte. Hasta ahora, la mayoría de las mediciones del campo magnético de este planeta se han realizado desde la órbita, al menos a 150 kilómetros sobre la superficie. Sabemos que actualmente Marte carece de un campo magnético global y que desapareció en algún momento en el pasado, lo que permitió que los vientos solares azotaran el planeta y eliminaran la atmósfera que lo había mantenido lo suficientemente cálido para sostener piscinas de agua superficial.

El magnetómetro de InSight ha sido el primero trabajar en la superficie de Marte. Sus observaciones muestran un campo magnético inesperadamente estable, 10 veces más fuerte que lo que sugerían las observaciones por satélite. Las rocas magnetizadas debajo de la superficie concuerdan con las condiciones previas que dieron lugar a un campo magnético tan fuerte como el de la Tierra.

Los nuevos resultados llegan en un momento en el que la misión InSight tiene dificultades para resolver los problemas en su sonda de calor. Diseñada para excavar hasta cinco metros de profundidad, "el topo", como se le conoce, se atascó a unos 35 centímetros en prácticamente su primer día de trabajo. El equipo de la misión ha intentado diferentes estrategias para que el topo vuelva a excavar, y ahora planea usar el brazo robótico del módulo de aterrizaje para presionar sobre su espalda.

Incluso sin el topo, es muy probable que InSight tenga una larga vida por delante, y su trabajo ya está generando muchas preguntas. Banerdt concluye: "Tenemos muchos más datos sobre los que todavía no hemos hecho conclusiones. Estamos en un sitio totalmente desconocido y no es fácil entender lo que está pasando ahí".

Espacio

  1. El nuevo negocio de Virgin Galactic: entrenador de astronautas privados

    La compañía ha firmado un acuerdo con la NASA para encargarse de preparar a los futuros viajeros a la Estación Espacial Internacional, que podrán usar las instalaciones tanto para actividades turísticas como científicas y tecnológicas, a pesar de que la empresa carece de naves capaces de llegar hasta allí

  2. El agua helada de la Luna: el nuevo recurso que todo el mundo quiere

    Todas las grandes agencias espaciales planean hacer minería lunar para extraer su agua en forma de hielo y convertirla en combustible para naves espaciales que podrían repostar directamente en el satélite sin necesidad de transportarlo desde la Tierra para abaratar los lanzamientos. El problema es que no será nada fácil

  3. El quinto estado de la materia podría ayudarnos a medir la energía oscura

    La reciente creación de condensados de Bose-Einstein en el espacio, por primera vez, podría sentar las bases para crear nuevos instrumentos de medición ultrasensibles capaces de detectar las débiles señales de algunos de los fenómenos más misteriosos del universo, como las ondas gravitacionales