.

Yoshi Sodeoka

Biotecnología

TR10: Medicamentos contra el envejecimiento

1

Los fármacos que intentan abordar dolencias a través de la lucha contra el proceso natural de envejecimiento han demostrado ser prometedoras

  • por Adam Piore | traducido por Ana Milutinovic
  • 26 Febrero, 2020

  • ¿Qué? Los fármacos que intentan tratar las enfermedades atacando el proceso natural de envejecimiento del cuerpo humano han demostrado ser prometedores

  • ¿Por qué? Varias enfermedades diferentes, como el cáncer, los trastornos cardíacos y la demencia, podrían tratarse retrasando el envejecimiento

  • ¿Quién? Unity Biotechnology, Alkahest, Clínica Mayo, Oisín Biotechnologies

  • ¿Cuándo? En menos de cinco años

La primera ola de una nueva clase de medicamentos antienvejecimiento ha empezado a probarse en humanos. Pero (de momento) no harán que vivamos más tiempo, su objetivo consiste en tratar enfermedades específicas retrasando o revirtiendo el proceso básico del envejecimiento (ver ¿Y si el envejecimiento fuera una simple enfermedad curable?).

Se llaman medicamentos senolíticos y funcionan eliminando ciertas células que se acumulan en el organismo a medida que envejecemos. Conocidas como células "senescentes", pueden crear pequeñas inflamaciones que suprimen los mecanismos normales de reparación celular y crean un ambiente tóxico para las células vecinas.

En pasado junio, Unity Biotechnology, con sede en San Francisco (EE. UU.), presentó los primeros resultados de pacientes con osteoartritis de rodilla en estadio leve a moderado. En la segunda mitad de 2020 se esperan los resultados de un ensayo clínico más amplio. La compañía también está desarrollando medicamentos similares para tratar enfermedades oculares y pulmonares relacionadas con la edad, entre otras.

Los medicamentos senolíticos ya se están probando en humanos, junto con una serie de otros enfoques prometedores centrados en los procesos biológicos que tienen su raíz en el envejecimiento y en diversas enfermedades.

La compañía Alkahest inyecta a los pacientes algunos componentes encontrados en la sangre de personas jóvenes con los que espera detener el deterioro cognitivo y funcional en pacientes con la enfermedad de Alzheimer en estadio leve a moderado. La compañía también haciendo pruebas en humanos con medicamentos para la enfermedad de Parkinson y la demencia. En pasado diciembre, los investigadores de la Facultad de Medicina de la Universidad de Drexel (EE. UU.) incluso intentaron comprobar si una crema con el medicamento inmunosupresor rapamicina era capaz de retrasar el envejecimiento en la piel humana.

Todas estas pruebas reflejan los esfuerzos cada vez mayores de los investigadores para averiguar si las muchas enfermedades asociadas al envejecimiento, como los trastornos cardíacos, la artritis, el cáncer y la demencia, podrían ser hackeadas para retrasar su aparición.

Biotecnología

Nuevas tecnologías y conocimientos biológicos empiezan a ofrecer opciones sin precedentes para mejorar nuestra salud.

  1. Hablar en voz alta emite gotas con coronavirus que duran hasta 14 minutos

    En función de la carga vírica media de los enfermos de COVID-19, se estima que hablar a un tono elevado durante un minuto genera al menos 1.000 gotitas que contienen el virus, las cuales pueden permanecer en el aire más de ocho minutos y, a veces, hasta 14 minutos. El hallazgo refuerza la necesidad de usar mascarillas en cualquier circunstancia

  2. CRISPR podría ser la clave para crear un test doméstico de COVID-19

    Varias empresas compiten para fabricar una prueba que permita diagnosticar el coronavirus desde casa, como si fuera un test de embarazo y los primeros modelos podrían llegar a final de año. Pero si no se obliga a las personas a comunicar sus resultados, podríamos perder el acceso a una información muy valiosa

  3. Lo que se sabe sobre cómo el coronavirus ataca a cada parte del cuerpo

    Además de su impacto en los pulmones, la COVID-19 también parece afectar a la sangre, al sistema inmunológico, a los riñones, al cerebro y al corazón. Aunque todas las investigaciones son muy preliminares, es imprescindible tener en cuenta sus distintos efectos para elegir los mejores tratamientos