.

Biotecnología

Un test de tipo de sangre por 10 centavos

1

Una prueba basada en papel, barata y portátil, podría mejorar los tratamientos médicos en el mundo en desarrollo.

  • por Katharine Gammon | traducido por Francisco Reyes (Opinno)
  • 09 Junio, 2010

Un grupo de investigadores de una universidad australiana ha desarrollado la primera prueba de tipo tira reactiva para determinar el tipo de sangre. La prueba consiste en colocar una gota de sangre sobre un fino papel que ha sido especialmente impreso con anticuerpos; a medida que la sangre se cuela en diferentes partes del papel, se revela el tipo de sangre. Los investigadores afirman que la prueba, con un coste de sólo unos centavos, podría mejorar los tratamientos médicos en el mundo en desarrollo.

La determinación del grupo sanguíneo es una de las pruebas médicas más básicas, aunque en la actualidad requiere llevar a cabo un análisis delicado con dispositivos de microfluidos u ópticos y cada prueba cuesta cientos de dólares. Las personas poseen uno de los cuatro tipos de sangre principales, basados en los antígenos de los glóbulos rojos: A, B, AB y O. El conocimiento del tipo de sangre es crucial para el éxito de las transfusiones sanguíneas, que salvan millones de vidas cada año en el mundo, y el uso del tipo equivocado de sangre puede desencadenar una reacción mortal.

El equipo de investigación australiano está compuesto por ingenieros y científicos de materiales dedicados a la impresión de diferentes sustancias biológicas para crear papel bioactivo. Para ello usan una impresora de chorro de tinta modificada, en la que se sustituye la tinta por enzimas o anticuerpos. Los miembros del equipo estaban experimentando con distintas sustancias cuando se dieron cuenta de que algo sucedía con el papel después de hacer una impresión con anticuerpos de la sangre. "Cuando se pone una gota de sangre en un pañuelo de papel, se esparce por todas partes", afirma Gil Garnier, profesor de ingeniería química en la Universidad de Monash, que además dirigió el trabajo. "Pero si se aglutina, se queda en un único lugar." La aglutinación, o engrosamiento, ocurre cuando un tipo de sangre específico se encuentra con un anticuerpo específico.

Con este conocimiento en la cabeza, el equipo desarrolló un pedazo de papel con tres brazos—cada uno impreso con un anticuerpo diferente y que coincide con los antígenos de los glóbulos rojos de la sangre. Una gota de sangre, al caer en el centro del papel, se moverá a lo largo de cada brazo, pero se detendrá si encuentra a un anticuerpo a juego, revelando así el tipo de sangre. La prueba ha demostrado la misma precisión que las llevadas a cabo en los laboratorios, según afirma Garnier. Además, todo el proceso cuesta menos de 10 centavos de dólar de EE.UU. por prueba y requiere sólo una gota de sangre. Garnier señaló que el papel bioactivo podría ser una plataforma útil para otros tipos de análisis de sangre, incluyendo los destinados a la tuberculosis, la anemia y la diabetes. La investigación fue publicada en la revista Analytical Chemistry.

Sin embargo, el equipo reconoce algunas dificultades para poner en acción su prueba. Muchos lugares en los que sería necesario un tipo de prueba tan barata como esta tienen climas muy calientes, por lo que el papel tiene que ser lo suficientemente robusto como para ser expuesto a altas temperaturas—y aún así hay que seguir trabajando en ello, según afirma Garnier.

Además, el papel no sirve para hacer todos los tipos de pruebas. "Esta prueba es sólo una parte del proceso dentro de la preparación de una transfusión", asegura Robert Richard, profesor asociado de medicina en la División de Hemología en la Universidad de Washington. "No soluciona la necesidad de establecer correlaciones entre las unidades de control frente a una reacción hemolítica de una incompatibilidad de antígenos no-ABO, no-Rh."

No obstante, señala Garnier, una prueba en papel, barata y portátil, podría ayudar a proporcionar "información de bajo coste y accesible con la que facilitar el trabajo de muchas personas, especialmente en los países en desarrollo".

Biotecnología

Nuevas tecnologías y conocimientos biológicos empiezan a ofrecer opciones sin precedentes para mejorar nuestra salud.

  1. DARPA quiere aprender a leer la mente para fabricar supersoldados

    Su nuevo programa N3 está financiando distintos enfoques para crear interfaces cerebro-máquina capaces de entender las señales neuronales. Además de ayudar a las personas con parálisis, la iniciativa podría conducir a soldados capaces de controlar drones con el pensamiento

  2. Mila, el ejemplo de que la medicina personalizada es cara pero real

    Esta niña de seis años sufre la enfermedad de Batten, un trastorno genético mortal muy poco común. Gracias al esfuerzo de su madre y del médico Timothy Yu, la pequeña está recibiendo un tratamiento diseñado específicamente para ella que parece estar mejorando sus síntomas, pero cuesta millones

  3. Comprar la píldora por internet: barato, rápido y, sobre todo, seguro

    Un experimento con compradoras secretas revela que la telemedicina automatizada es más confiable y eficiente de lo que creíamos. Tras rellenar un cuestionario en el que afirmaban presentar contraindicaciones, el tratamiento recetado siguió las normas médicas vigentes en el 93 % de los casos