.

Centro Marshall de Vuelos Espaciales de la NASA

Espacio

KOI-456.04, el planeta 'mellizo' de la Tierra que podría no existir

1

La certeza de su existencia es solo del 85 %, pero si se confirma al 99 %, podríamos estar ante el mejor candidato a exoplaneta habitable. El objeto, que orbitaría a la estrella Kepler-160, tardaría 378 días en completar su órbita y recibiría el 93 % de la luz que la Tierra recibe del Sol

  • por Neel V. Patel | traducido por Ana Milutinovic
  • 16 Junio, 2020

A 3.000 años luz de la Tierra se encuentra Kepler 160, una estrella parecida a nuestro Sol que podría tener tres exoplanetas en su sistema. Ahora los investigadores creen que han encontrado un cuarto. El planeta KOI-456.04, como ha sido bautizado, parece similar a la Tierra en tamaño y órbita, lo que crea nuevas esperanzas de que quizás hayamos encontrado el mejor candidato hasta la fecha para un exoplaneta habitable que se asemeje a nuestro mundo. Los nuevos hallazgos refuerzan el argumento de dedicar más tiempo a la búsqueda de planetas que orbitan estrellas como Kepler-160 y como nuestro Sol, donde hay una mayor probabilidad de que un planeta pueda recibir una iluminación compatible con la vida.

La mayoría de los descubrimientos de exoplanetas han ocurrido alrededor de enanas rojas. Esto no es nada raro; las enanas rojas son el tipo de estrellas más común que existe. Y nuestro principal método para encontrar exoplanetas consiste en buscar tránsitos estelares: reducciones periódicas del brillo de una estrella cuando un objeto en órbita pasa por delante de ella. Esto es mucho más fácil de hacer con las estrellas más tenues como las enanas rojas, que son más pequeñas que nuestro Sol y en su mayoría emiten radiación infrarroja. El mayor descubrimiento de este tipo tiene que ver con nuestra estrella vecina más cercana, Proxima Centauri, una enana roja con un planeta posiblemente habitable llamado Proxima b (cuya existencia, por cierto, se confirmó en un nuevo estudio publicado a principios de junio).

Los datos sobre el nuevo exoplaneta que orbita alrededor de Kepler 160, publicados en la revista Astronomy and Astrophysics, muestran una situación completamente diferente. Según los investigadores, KOI 456.04 parece ser menos del doble del tamaño de la Tierra y aparentemente orbita alrededor de Kepler-160 a aproximadamente la misma distancia de la Tierra al Sol (completa su órbita en 378 días). Quizás lo más importante sea que recibe aproximadamente el 93 % de la luz que la Tierra recibe del Sol.

Esto es esencial, porque uno de los mayores obstáculos para la habitabilidad alrededor de enanas rojas es que pueden emitir muchas erupciones de gran energía y radiación que podrían quemar un planeta y cualquier tipo de vida que albergue. En cambio, las estrellas como el Sol, y Kepler-160, en teoría, son más estables y adecuadas para la evolución de la vida.

Los autores encontraron KOI-456.04 al volver a analizar datos antiguos recogidos por la misión Kepler de la NASA. El equipo empleó dos nuevos algoritmos para analizar el brillo estelar observado en Kepler-160. Los algoritmos fueron diseñados para detectar los patrones de atenuación en un nivel más granular y gradual, en vez de buscar las abruptas caídas y saltos que se habían utilizado previamente para identificar los exoplanetas en el sistema estelar. 

Por ahora, los investigadores aseguran que 85 % probable que KOI-456.04 sea un planeta real es del 85 %. Pero aún podría deberse a una alteración de los instrumentos de Kepler o del nuevo análisis. Un objeto debe pasar el umbral del 99 % para ser confirmado como un exoplaneta. Conseguir ese nivel de certeza requerirá observaciones directas. Se espera que los instrumentos del próximo telescopio espacial James Webb de la NASA estén a la altura de esa tarea, al igual que los del observatorio espacial PLATO de la Agencia Espacial Europea, que se lanzará en 2026.

Espacio

  1. El nuevo negocio de Virgin Galactic: entrenador de astronautas privados

    La compañía ha firmado un acuerdo con la NASA para encargarse de preparar a los futuros viajeros a la Estación Espacial Internacional, que podrán usar las instalaciones tanto para actividades turísticas como científicas y tecnológicas, a pesar de que la empresa carece de naves capaces de llegar hasta allí

  2. El agua helada de la Luna: el nuevo recurso que todo el mundo quiere

    Todas las grandes agencias espaciales planean hacer minería lunar para extraer su agua en forma de hielo y convertirla en combustible para naves espaciales que podrían repostar directamente en el satélite sin necesidad de transportarlo desde la Tierra para abaratar los lanzamientos. El problema es que no será nada fácil

  3. El quinto estado de la materia podría ayudarnos a medir la energía oscura

    La reciente creación de condensados de Bose-Einstein en el espacio, por primera vez, podría sentar las bases para crear nuevos instrumentos de medición ultrasensibles capaces de detectar las débiles señales de algunos de los fenómenos más misteriosos del universo, como las ondas gravitacionales