.

Facebook

Cadenas de bloques y aplicaciones

Campus, el desesperado intento de Facebook de captar a la Generación Z

1

La plataforma, dirigida exclusivamente a universitarios, recuerda mucho a los primeros días de la red social, cuando era vista como una empresa moderna y original. A pesar de sus intentos de capitalizar las microrredes de comunidades con intereses similares, el nuevo servicio no aporta nada nuevo

  • por Tanya Basu | traducido por Ana Milutinovic
  • 15 Septiembre, 2020

Hace unos días Facebook presentó un nuevo producto denominado Facebook Campus: "un espacio exclusivo para estudiantes universitarios diseñado para ayudarlos a conectarse con compañeros de clase con intereses compartidos".

¿Suena familiar? Campus parece ser una vuelta a los primeros días de Facebook, cuando para poder unirse la persona tenía que disponer de una dirección de correo electrónico universitaria y formar parte de un grupo selecto de universidades.  El director de producto de Campus de Facebook, Charmaine Hung, afirmó lo mismo en un comunicado de prensa: "En sus inicios, Facebook era una red solo para universitarios, y ahora estamos volviendo a nuestras raíces con Facebook Campus para ayudar a los estudiantes a crear y mantener estas relaciones, incluso si están lejos de su universidad". Actualmente, Campus solo está disponible para los estudiantes de 30 universidades de EE. UU. y requiere una dirección de correo electrónico de la universidad para poder registrarse.

¿Así que, qué es? Es un perfil separado vinculado al perfil de Facebook. Los estudiantes pueden disfrutar de los especiales grupos de intereses y ver lo que ocurre en el campus. (Sí, para nosotros también es un déjà vu). Campus también promete un servicio personalizado de noticias dedicado a las fiestas exclusivas del campus, así como un directorio de búsqueda.

¿Hay algo original? Quizás la diferencia más notable de la versión original de Facebook es la función de chat. Los Campus Chats ocurren en tiempo real, lo que significa que cualquiera puede unirse en cualquier momento y participar, muy parecido a cómo las personas interactúan en las plataformas de transmisión como Twitch o livestreams en YouTube e Instagram.

¿Es esto... seguro? Es demasiado pronto para decirlo, pero la seguridad y la privacidad son algo definitivamente pante en Facebook Campus, en especial dado lo fácil que es buscar perfiles vinculados a cuentas de Facebook. La empresa señala que la creación de un perfil solo requiere una dirección de correo electrónico de la universidad y el año de graduación; depende del usuario añadir cualquier otra información. Sin embargo, en una publicación separada titulada La privacidad importa, Facebook afirma: "Las personas que se inscriben en Campus y forman parte de su comunidad universitaria podrán ver su perfil de Campus y el contenido que usted publica en Campus". Y aunque Facebook asegura que las universidades no tienen acceso a los chats ni a las páginas, no especifica lo mismo en cuanto a sí misma.

Facebook realmente intenta diversificar sus servicios. En este año electoral en EE. UU., y después de lidiar con muchos golpes negativos a su imagen, Facebook trata de restablecerse como la original empresa de redes sociales, lo que en el caso de Campus significa volver a sus raíces. El año pasado, la compañía lanzó Facebook Dating y, aproximadamente un año antes, empezó con Facebook Messenger Kids. Estas nuevas ofertas son la forma de Facebook de capitalizar lo que ha demostrado su propio producto de marca: que las microrredes personalizadas que reúnen a personas de demografía e intereses similares son una manera poderosa de formar una comunidad online.

Todo depende de la Generación Z. El historial de la privacidad de Facebook, o la falta de ella, ha dejado un sabor amargo en la boca de los consumidores, y la Generación Z ha preferido muchísimo más el otro producto de Facebook, Instagram. Facebook espera que jugando con sus principales puntos fuertes creando una comunidad virtual durante la época de regreso a clases sin precedentes ayude a revitalizar su reputación como una marca fresca, moderna y responsable. La pregunta es: ¿La generación Z se lo creerá?

Cadenas de bloques y aplicaciones

Qué significa estar constantemente contectados unos a otros y disponer de inmensas cantidades de información al instante.

  1. Claves para que las 'apps' de rastreo de contactos dejen de fracasar

    A pesar del esfuerzo de empresas y gobiernos, las aplicaciones para notificar la exposición a casos de coronavirus han resultado desastrosas. Para que cumplan su promesa, es necesario que sean éticas, fiables, con base local y adaptables para fomentar la confianza y la adopción entre los usuarios

  2. Google Maps muestra dónde están aumentando los casos de coronavirus

    Su nueva función, disponible en EE. UU. y Europa para iOS y Android, permite ver el número de casos de COVID-19 por cada 100.000 personas en un área determinada, con una señal que indica si la cifra tiene una tendencia ascendente o descendente para ayudar a la gente a decidir dónde es seguro ir

  3. El desafío de la privacidad y los datos va mucho más allá de TikTok y China

    Castigar aplicaciones individuales como WeChat no es más que un parche cortoplacista que no aborda la raíz del problema: una economía global de 'apps' que recopila y monetiza todos los datos que puede. La única forma de solucionarlo es con una legislación sólida y democrática más parecida al RGPD de la UE