.

Kate Raworth

Ética

La gran pregunta del siglo XXI: ¿seremos buenos ancestros para las generaciones futuras?

1

En su último libro, el filósofo Roman Krznaric reflexiona sobre nuestro "cortoplacismo patológico" y nos anima a pensar en qué mundo estamos dejando a los que vendrán después de nosotros. ¿Se puede desarrollar empatía a través del tiempo por personas con las que nunca coincidiremos?

  • por Diego Arguedas Ortiz | traducido por Ana Milutinovic
  • 08 Diciembre, 2020

Pocos días después de que se impusiera el confinamiento por coronavirus (COVID-19) en Oxford (Reino Unido), la calle donde vive el filósofo Roman Krznaric se había transformado. Una cadena de correo electrónico se convirtió rápidamente en un grupo de WhatsApp con más de 100 vecinos. Los padres intercambiaban consejos sobre educación de sus hijos en casa y compartían recetas de pan. Los paquetes de alimentos, coordinados a través del teléfono móvil, se entregaban a los más vulnerables, y cuando Krznaric quiso enseñarles caligrafía china a sus gemelos de 11 años, dos juegos de pinceles aparecieron en la puerta de su casa. 

Krznaric ve el impacto de la empatía en ese apoyo mutuo, esa capacidad de ponerse en el lugar del otro en el mundo actual y comprender sus sentimientos y necesidades emocionales. Después de investigar la empatía durante años, Krznaric sabe detectarla muy bien. Pero, mientras la pandemia de COVID-19 hacía estragos en Europa y su grupo de WhatsApp no paraba de sonar, él se planteaba otra pregunta: ¿los seres humanos podemos crear relaciones personales y empáticas con otras personas que nunca conoceremos ni veremos

"Si queremos ser buenos antepasados, debemos mostrar a las generaciones futuras cómo nos hemos enfrentado a una era de enormes cambios y grandes crisis". Jonas Salk

"Llevaba muchos años escribiendo libros, impartiendo conferencias y hablando sobre la empatía", recuerda el autoproclamado filósofo público Krznaric. "Pero en lo que no había pensado demasiado es lo siguiente: ¿Cómo nos ponemos en el lugar, no solo a través del espacio, sino a través del tiempo, de las personas de las generaciones futuras?"

Esta pregunta es el hilo conductor del libro de Krznaric The Good Ancestor: How to Think Long Term in a Short-Term World (El buen antepasado: cómo pensar a largo plazo en un mundo cortoplacista). Es un trabajo repleto de ideas sobre cómo combatir "nuestro cortoplacismo patológico", como lo denomina el autor.

En la era del botón "comprar ahora", no conseguimos reconocer de forma colectiva cómo el cambio climático, el consumo excesivo de recursos y la pérdida de biodiversidad están condenando a las generaciones venideras a vivir en un planeta caótico.

La empatía hacia las generaciones futuras es una forma de pensar a largo plazo. No se puede ofrecer un pastel, un abrazo o palabras de apoyo a las personas que nacerán en el siglo XXIII. Pero, los regalos y las palabras no son los únicos medios para expresar el cariño por otra persona y, como escribe Krznaric, ya no basta con ser un buen samaritano. El siglo XXI requiere que seamos buenos ancestros. 

buena cubierta de antepasado

Foto: 'El buen antepasado: cómo pensar a largo plazo en un mundo cortoplacista' escrito por Roman Krznaric; The Experiment, 2020, 21,35 euros.

El libro fue concebido y escrito antes de la pandemia, y Krznaric solo pudo incluir un prólogo relacionado con el coronavirus antes de enviarlo a imprimir y dedicarse, como muchos otros, a educar a sus niños en casa y reorganizar las rutinas. El año no tardó en llegarse de noticias sobre desalojos, trabajadores sanitarios agotados, protestas por la brutalidad policial y quiebras de pequeños empresarios. "En medio de una amenaza tan inmediata, ¿qué ideas ofrece el pensamiento a largo plazo?" escribió en su prólogo. 

Una primera lección, explica Krznaric, proviene de cómo los países con planes pandémicos a más largo plazo, como Taiwán y Corea del Sur, se han enfrentado al virus de manera más eficaz que aquellos que no tienen ningún plan de este tipo, como Estados Unidos.

Sin embargo, una sugerencia más profunda podría provenir del virólogo de mediados del siglo XX Jonas Salk, que acuñó la pregunta convertida en máxima: "¿Seremos buenos antepasados?" Salk pudo haber reconocido nuestra búsqueda frenética de una vacuna contra la COVID-19 y los informativos de noticias casi en tiempo real de los ensayos de los laboratorios, después de alcanzar la fama mundial por desarrollar (y negarse a patentar) la primera vacuna eficaz contra la polio en 1955. No obstante, siempre mantuvo la visión a largo plazo. En un discurso en 1967, dijo: "Si queremos ser buenos antepasados debemos mostrar a las generaciones futuras cómo nos hemos enfrentado a una era de enormes cambios y grandes crisis".

Krznaric lo describe como la paradoja de la urgencia: "En este momento tan apremiante, debemos pensar a largo plazo debido a la urgencia de la crisis climática". Desde nuestro punto de vista de 2020, es imposible ver cómo lidiaremos con las múltiples crisis del cambio climático, la pandemia del coronavirus y el autoritarismo.

Krznaric es el primero en admitir que la situación podría avanzar en cualquier dirección: los regímenes autoritarios podrían intentar aferrarse a los poderes de emergencia que se han otorgado a sí mismos, mientras que las ciudades progresistas como Ámsterdam (Países Bajos) remodelan activamente sus economías hacia la sostenibilidad. Sin embargo, en medio del dolor y del sufrimiento económico por la COVID-19, "algo le ha pasado a nuestra noción del tiempo. Ha permitido un momento para hacer balance", concluye.

Ética

  1. Cómo excluye internet a las personas que no hablan inglés

    La tecnología amplifica la brecha del idioma de millones de personas y crea barreras en vez de eliminarlas. Esto les hace más débiles ante las campañas de desinformación y para acceder a servicios públicos, pero por fortuna existen movimientos para conseguir la llamada justicia lingüística

  2. Radiografía del vocabulario de las 'Big Tech' sobre la ética de la IA

    El sector de la inteligencia artificial ha diseñado una serie de términos a su medida para que parezca que se preocupa por desarrollar una tecnología justa y responsable. Ofrecemos una guía práctica para decodificar su glosario y cuestionar las suposiciones y principios que plantean

  3. La IA de Facebook discrimina a las mujeres en los anuncios de trabajo

    Una auditoría revela que dos puestos de trabajo similares se mostraron de forma desigual en función del género, aunque este no afectaba al desempeño. No es la primera vez que se destapa este tipo de ilegalidad en los algoritmos publicitarios de la red social, que no parece estar haciendo gran cosa por solucionarlo