.

Associated Press

Biotecnología

El 18 % de los enfermos de COVID-19 desarrolla un problema mental

1

En los tres meses posteriores a dar positivo en coronavirus, casi una de cada cinco personas es diagnosticada con algún problema de salud mental, principalmente ansiedad, insomnio y demencia. Esto podría ser solo la punta del iceberg del tsunami de problemas psicológicos pospandemia que se avecina

  • por Charlotte Jee | traducido por Ana Milutinovic
  • 13 Noviembre, 2020

La noticia: en los últimos meses ha aparecido un número creciente de informes anecdóticos sobre una posible relación entre sobrevivir al coronavirus (COVID-19) y desarrollar problemas de salud mental, pero ya existen algunos números para respaldar esos informes. Un nuevo estudio, publicado en Lancet Psychiatry, ha encontrado que casi una de cada cinco personas que han sufrido COVID-19 es diagnosticada con alguna enfermedad mental dentro de los tres meses posteriores a la prueba positiva de COVID-19. 

Cómo se realizaron los cálculos: los investigadores de la Universidad de Oxford (Reino Unido) y del Centro de Investigación Biomédica de Instituto Nacional para la Investigación en Salud (NIHR) de Oxford analizaron los informes médicos electrónicos de 70 millones de pacientes en EE. UU., incluidos 62.354 que habían sido diagnosticados con COVID-19 entre el 20 de enero y el 1 de abril de 2020 pero sin necesidad de ingreso hospitalario. Descubrieron que al 18 % de los pacientes se les diagnosticó algún problema de salud mental en los 14 a 90 días posteriores al diagnóstico de COVID-19.

Para comprobar la relación entre los pacientes con COVID-19 y los que padecen otros problemas de salud, el equipo comparó los datos con otras seis afecciones (incluidas la gripe y las fracturas óseas) durante el mismo período de tiempo. Descubrieron que la probabilidad de que un paciente con COVID-19 fuera diagnosticado por primera vez con un problema de salud mental era el doble que en aquellos con otras afecciones. Los trastornos de ansiedad, el insomnio y la demencia fueron los diagnósticos más comunes.

Además, las personas con una enfermedad mental previa, específicamente trastorno por déficit de atención e hiperactividad, trastorno bipolar, depresión y esquizofrenia, tenían un 65 % más de probabilidades de ser diagnosticadas con COVID-19.

Las consecuencias: Hace meses que nos advirtieron de la llegada un tsunami de problemas de salud mental debido a la pandemia. La profesora y vicedecana de Psicología y Ciencias de Sistemas en el Instituto de Psiquiatría, Psicología y Neurociencia del King's College de Londres (Reino Unido), Til Wykes, que no participó en esta investigación, afirma: "Por las pandemias previas sabemos que las dificultades de salud mental generalmente afectan a los supervivientes, y este estudio muestra el mismo patrón después de la COVID-19, por lo que no es algo inesperado". 

De todas maneras, debemos prepararnos para más problemas de salud mental en la sociedad en los próximos meses y años. "Claramente se trata de la punta del iceberg. Debemos desarrollar tantas formas diferentes y accesibles de apoyo para la salud mental como sea posible", concluye Wykes.

Biotecnología

Nuevas tecnologías y conocimientos biológicos empiezan a ofrecer opciones sin precedentes para mejorar nuestra salud.

  1. La carrera de la vacuna: Pfizer intenta llegar antes de navidad

    La farmacéutica intenta conseguir la Aprobación de Uso de Emergencia de la FDA en diciembre y que las primeras dosis estén disponibles para profesionales sanitarios horas después. Pero, a pesar de la velocidad récord, harán falta vacunas de más empresas para detener la pandemia a nivel mundial

  2. Sin ánimo de lucro: la gran ventaja de la vacuna de Oxford

    La universidad y AstraZeneca se han comprometido a distribuirla sin generar beneficios mientras la pandemia de coronavirus se mantenga a nivel mundial, y de forma indefinida para países de bajos recursos. Además, puede almacenarse en una nevera tradicional, frente a las de Moderna y Pfizer

  3. Las vacunas COVID-19 no deben recibir la autorización de uso de emergencia

    El experto en salud pública Clint Hermes considera un error que la FDA plantee usar esta vía rápida. Además de que los criterios de aprobación podrían ser insuficientes y la EUA podría amenazar el correcto avance de los ensayos clínicos, un paso en falso podría mermar la ya delicada confianza pública en cualquier candidato