.

Cadenas de bloques y aplicaciones

Instagram, TikTok y otros aliados de los profesores en las aulas 'online'

1

Frente a las desventajas de los servicios de videollamada, cada vez más docentes están utilizando con creatividad las redes sociales y los videojuegos preferidos por sus jóvenes alumnos para animarlos a que participen en las clases y conectar emocionalmente con ellos pese a la distancia

  • por Tanya Basu | traducido por Ana Milutinovic
  • 16 Diciembre, 2020

Un par de veces a la semana, los alumnos de Vincent Buyssens en la Thomas More University College de Amberes (Bélgica), acceden a Instagram mientras él imparte su clase sobre estrategia creativa. Echan un vistazo a las publicaciones, añaden otras a su perfil y exploran. Pero no lo hacen de forma secreta: de hecho, Buyssens demanda el uso de esta app en su asignatura. Cuanto más la usen durante sus clases, mejor.

"Enseño storytelling [el arte de contar historias] en las redes sociales", señala. "No había forma de enseñar Instagram a través de Zoom de ninguna manera, porque no parecía lógico".

Buyssens no es el único profesor que ha ido más allá de Zoom para llegar a los estudiantes durante este año escolar tan extraño. 

Al fin y al cabo, la fatiga de Zoom es real. Se ha demostrado que mirar nuestra imagen y la de otros en una pantalla provoca no solo el cansancio ocular, sino también la reacción de lucha o huida: no es natural que alguien nos mire tan de cerca a la cara. Después de nueve meses online, la novedad se desvanece.  

Así que no es de extrañar que los profesores de todo el mundo estén tratando de hacer más interesantes sus clases virtuales quedando con sus estudiantes en los sitios donde pasan su tiempo libre y prestan mayor atención: las plataformas de las redes sociales y los videojuegos. Los subreddits dedicados a la educación y a la enseñanza suelen contar con preguntas sobre cómo introducir los videojuegos y las redes sociales en las clases. Minecraft, el popular videojuego de construcción de ciudades, tiene una página web dedicada a los profesores que quieren usar el juego en sus aulas.

Más allá de la pedagogía, los profesores buscan reavivar la conexión con sus alumnos. Una profesora de infantil explicó a The New York Times que los vídeos de TikTok mantienen a sus alumnos "interesados ​​y mirándome". El juego para móvil más popular de este otoño, Among Us, también se ha integrado en las clases, y un estudiante indicó a The New York Times que eso puede "ayudar a los alumnos a ser emocionalmente pacientes con sus compañeros de clase y a comprender diferentes puntos de vista".

Buyssens asegura que sus alumnos muestran interés y participan en los debates de clase, que tienen lugar en el chat mientras él está en Instagram Live. Si un estudiante falta a clase, no supone un gran problema: el profesor sube las notas y las guarda como historias y cada diapositiva se convierte cuidadosamente en una plantilla para optimizar el espacio en el modo vertical.

"Para mí, es muy importante que no parezca un truco", afirma Buyssens. "Los alumnos lo descubrirán si saben que solo lo haces para que estén en Instagram. Hay que demostrar que la asignatura que enseñas funciona en Instagram, en TikTok o Twitch".

Usar Instagram puede parecer lógico para Buyssens: él es un millennial que enseña a los estudiantes de la Generación Z cómo usar las redes sociales para la publicidad y la estrategia creativa. 

Pero muchos profesores permanecen escépticos sobre la adopción total de las plataformas que no se han asociado convencionalmente con el trabajo o con el colegio. La encuesta realizada en junio por el Education Week Research Center mostró que el 63 % de los profesores de inglés y el 57 % de los profesores de matemáticas consideraban que Zoom y Google Docs eran eficaces. Sin embargo, cuando se trataba de videojuegos, los educadores eran más reacios: solo el 27 % de los profesores de inglés y el 46 % de los profesores de matemáticas respondieron que eran efectivos.

En cualquier caso, los profesores de asignaturas de la vieja escuela también están experimentando. El bibliotecario en una escuela de Singapur Philip Williams ha utilizado juegos en Roblox, una plataforma popular para los preadolescentes, con el fin de enseñarles física.

"Los alumnos estaban haciendo las máquinas de Rube Goldberg cuando empezó el confinamiento por la COVID-19", explica Williams. "Fue una conexión natural explorar el motor de física de Roblox creando una simulación de una reacción en cadena".

El experimento tuvo tanto éxito que Williams decidió seguir usando Roblox para impartir clases en el nuevo año escolar y cree que la gran ventaja consiste en que los niños esperan la clase con muchas ganas.

Cuando utiliza los juegos, "doy muy poca enseñanza directa", admite. "En cambio, mi objetivo es crear una comunidad de práctica en vivo. Me uno cuando se requiere apoyo para mantener las interacciones constructivas, para hacer preguntas con el fin de ampliar sus ideas y para animarlos a seguir expresando sus habilidades de nuevas formas".

Lo que funciona para los niños también podría funcionar para los adultos. ¿Son las reuniones de Zoom realmente la forma más productiva de compartir ideas? Algunas empresas están dispuestas a mostrar que la nueva dinámica de trabajo desde casa requerirá nuevos modos de reunirse. Microsoft Teams promueve su Together Mode, que traslada las imágenes digitales de las personas en entornos tan dispares como aulas o cafeterías, incluso con avatares navideños. Algunas compañías, como Teeoh, intentan que la tradicional reunión de oficina sea más lúdica, mientras otras cambian las llamadas de Zoom por las reuniones de videojuegos como las de 'Red Dead Redemption 2'.

Tanto para los adultos como para los niños, la clave para que una sesión de grupo sea productiva es el compromiso. Como las medidas de seguridad por la pandemia continuarán en el nuevo año, los líderes de cualquier tipo de grupo buscarán cada vez más nuevas rutinas para mantener a las personas de todas las edades interesadas mientras forman parte de él desde casa.

Y después de ver la respuesta de los alumnos, muchos profesores no prevén volver a la normalidad. "Las oportunidades de aprendizaje están delante de nosotros", concluye Williams. "Solo tenemos que prestar atención y apoyar [a los estudiantes]".

Cadenas de bloques y aplicaciones

Qué significa estar constantemente contectados unos a otros y disponer de inmensas cantidades de información al instante.

  1. Facebook eliminará la desinformación sobre vacunas contra la COVID-19

    La red social asegura que borrará cualquier publicación que incluya afirmaciones que hayan sido "desmentidas por expertos en salud pública" por su riesgo de provocar un "daño físico inminente". Se trata de un paso importante, pero que solo tendrá impacto si se ejecuta a gran escala y en grupos privados

  2. Guam, la isla que se volcó para que su 'app' de rastreo fuera un éxito

    Gracias a sus fuertes vínculos comunitarios y al liderazgo local, casi el 30 % de los residentes de este pequeño territorio de EE. UU. ubicado en Asia descargaron su aplicación de rastreo y notificación de exposición al coronavirus. Una televisión local organizó un "maratón de descargas" y las tiendas ofrecían premios

  3. Países que usan sus 'apps' de rastreo para cortar libertades y derechos

    Singapur, alabado por su gestión inicial de la pandemia, fue el primero en lanzar una aplicación de rastreo y notificación de exposición al coronavirus, cuya descarga va a empezar a ser obligatoria. La de Filipinas ha sido acusada de actuar como software espía y aún no se sabe quién desarrolló la de la India