.

Biotecnología

El caos de la nueva normalidad entre vacunados y no vacunados

1

EE. UU. ha lanzado una serie de recomendaciones para que las personas inmunizadas puedan recuperar su vida poco a poco, pero la guía se erige sobre muchas incertidumbres en torno al virus, deja muchas preguntas sin respuesta y puede resultar injusta

  • por Mia Sato | traducido por Ana Milutinovic
  • 06 Abril, 2021

Las personas completamente vacunadas en EE. UU. ya pueden reunirse en espacios cerrados, sin mascarillas y sin tener que guardar distancias, siempre que sea con otras que hayan recibido la vacuna, según la nueva guía de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU.

Este permiso, publicado justo cuando el ritmo de vacunación en el país no deja de crecer, es una buena noticia para los que han recibido las vacunas. Pero también demuestra que todavía hay muchas cosas sobre el comportamiento del virus que no sabemos, y deja muchas preguntas abiertas sobre quién puede hacer qué y qué es justo. 

Tres recomendaciones de la nueva guía de los CDC

1. Se pueden hacer reuniones en espacios cerrados, sin mascarilla y sin guardar distancia, siempre que todas las personas hayan sido vacunadas por completo al menos dos semanas antes. Los CDC creen que aún se deben evitar las reuniones medianas y grandes, aunque no especifica el número de personas para una reunión pequeña.

2. En los lugares públicos, la mascarilla puesta debe llevarse siempre y mantener la distancia de seguridad. Ya sea en la calle, en un tren o en el supermercado, aún es posible cruzarse con personas no vacunadas.

3. Las personas vacunadas y no vacunadas pueden reunirse, pero con limitaciones. Los CDC dicen que los vacunados pueden visitar a personas no vacunadas y no convivientes en un espacio cerrado sin mascarilla. Hay importantes consideraciones que se detallan a continuación, como las condiciones de salud de las personas no vacunadas involucradas.

Tres cosas que siguen sin respuesta

1. Si las personas vacunadas todavía se consideran como vectores de transmisión de riesgo. Sabemos que las personas vacunadas tienen muchas menos probabilidades de contagiarse y de transmitir el virus. Pero es crucial que comprendan que interactuar con otras no vacunadas o infectadas conlleva "un riesgo indefinido y limitado", explica el profesor de enfermedades infecciosas de la Universidad de Buffalo (EE. UU.) Thomas Russo. Ese riesgo de transmisión puede ser reducido, pero probablemente no sea nulo.

2. Si las vacunas previenen los efectos a largo plazo de la COVID-19, y cuáles son. Todas las vacunas aprobadas para uso en emergencia en EE. UU. han demostrado ser muy efectivas para prevenir la muerte, pero todavía estamos aprendiendo los efectos a largo plazo de la COVID-19. Incluso las personas con casos leves aún podrían sufrir síntomas durante semanas o meses. El enfoque más seguro, según Russo, es hacer todo lo posible para no contagiarse.

3. Cuál debería ser la tolerancia individual al riesgo. Aunque las recomendaciones de los CDC aseguran que las reuniones en interiores y sin mascarilla son aceptables entre una persona vacunada y otras no vacunadas convivientes, hay una gran advertencia: las personas no vacunadas del núcleo familiar tienen un mayor riesgo de desarrollar un caso grave de COVID-19. 

Incluso si nos informamos sobre las condiciones médicas que se ha demostrado que aumentan el riesgo, Russo detalla: "Todavía hay personas que terminan contrayendo un caso grave por razones que no tenemos claras". Y añade: "[Las recomendaciones] asumen que es la sociedad la que debe decidir sobre eso". Ese cálculo de riesgo puede ser especialmente complicado si alguien vive con algunas personas vacunadas, pero también con otras que no lo están. Russo, que vive en un hogar mixto de este tipo, afirma que tiene un enfoque conservador y es lo más cuidadoso posible.

Más de lo mismo... por ahora

Aunque estas nuevas pautas podrían dar a algunas familias la tranquilidad de poder organizar las tan ansiadas visitas a los abuelos, la gran mayoría de los ciudadanos de EE. UU. siguen en la misma situación de antes, particularmente las personas de color. Un análisis del The New York Times encontró que la proporción de personas negras vacunadas es menor que la del resto de la población en cada uno de los 38 estados que llevan registros sobre la raza y el origen étnico para la vacunación. También existe una brecha en el caso de los hispanos.

Y aunque la nueva guía de los CDC se refiere solo a actividades privadas, no a las reaperturas públicas a gran escala, los especialistas en bioética advierten que usar el estado de vacunación como requisito previo para participar en la reapertura podría agravar aún más las existentes desigualdades raciales. 

Russo concluye: "Debemos hacer todo lo posible [para asegurar] que el proceso de vacunación sea equitativo y justo. Y todavía seguimos con dificultades".

*Este artículo forma parte del Proyecto de Tecnología Pandémica, elaborado con el apoyo de la Fundación Rockefeller.

Biotecnología

Nuevas tecnologías y conocimientos biológicos empiezan a ofrecer opciones sin precedentes para mejorar nuestra salud.

  1. La pandemia pudo evitarse, pero los países ignoraron las advertencias

    Esta es la principal conclusión de un nuevo informe de expertos independientes encargado por la OMS. Los científicos arremeten contra los Gobiernos por su inacción y torpeza ante las primeras señales de gravedad y ofrecen varias estrategias para poner fin a la crisis actual y evitar otras futuras

  2. La polémica técnica para detectar el riesgo de transmitir enfermedades

    Avalada por científicos de la Universidad de Stanford (EE. UU.), la start-up Orchid ofrece a los padres puntuaciones de riesgo poligénico para conocer la posibilidad de que sus hijos hereden esquizofrenia, diabetes e incluso cáncer. Sin embargo, algunos especialistas avisan de que estas herramientas no están lo suficientemente avanzadas y que las propuestas de este tipo de empresas se acercan a la eugenesia

  3. Mezclar vacunas contra la COVID-19, una vía para impulsar la inmunidad

    En las próximas semanas deberíamos conocer las conclusiones de algunos ensayos sobre la combinación de dosis de diferentes laboratorios. Estos resultados podrían llevar a las farmacéuticas a diseñar nuevas vacunas o aliarse con otros miembros del sector para comercializar enfoques combinados