.

Joan Wong

Tecnología y Sociedad

Los filtros perpetúan el colorismo y uniformizan la belleza

1

Los algoritmos y las herramientas de edición de las redes sociales fomentan el ideal europeo de piel blanca y ocultan la más oscura. Algunos expertos piden una prohibición completa para evitar que las jóvenes acaben haciéndose daño física y mentalmente con traumas y peligrosos tratamientos blanqueadores

  • por Tate Ryan-mosley | traducido por Ana Milutinovic
  • 23 Agosto, 2021

Cuando Lise era adolescente en Georgia (EE. UU.), sus compañeros de clase la acosaban continuamente. Había llegado unos años antes desde Haití con su familia y no encajaba con los otros alumnos. Se burlaban de ella por su acento, decían que "olía raro" y criticaban su comida. Pero con mayor frecuencia la atacaban con comentarios sobre su tez oscura. A veces, los profesores la enviaban a casa desde la escuela porque no podía dejar de llorar. Cuenta: "Recuerdo que me iba a casa y cogía esas cosas de alambre de cobre con las que se friegan los platos. Iba al baño, tomaba la crema blanqueadora de mi madre y me frotaba la piel".

Sus compañeros de clase blancos no eran los únicos que la atacaban. Los alumnos negros también la acosaban, por ser forastera, por ser demasiado diferente. Recuerda que se preguntaban: "¿Por qué es tu piel tan oscura?"

Justo cuando pensaba que la situación no podía empeorar, su teléfono se convirtió en un flujo interminable de imágenes de mujeres hermosas y de piel clara que recibían docenas, centenares o incluso miles de me gusta y comentarios positivos. Poco a poco empezó a notar que el mundo valoraba partes de ella, como sus curvas y sus labios, pero no su piel oscura, ni su cabello. No todo su ser, no todo junto.

Mientras luchaba por sobrellevar el acoso, Lise se convenció a sí misma de que la culpa era del color tan oscuro de su piel. Y las plataformas de redes sociales y la cultura visual de internet sugerían lo mismo.

Incluso en su círculo más cercano, se reforzaba el rechazo a su piel oscura. Se dio cuenta de que su madre, sus tías y amigas usaban cremas para aclarar la piel que ella tomaba prestadas después de la escuela, muchas de las cuales contienen toxinas e incluso compuestos cancerígenos. Fue confuso: su comunidad luchaba contra el racismo, pero algunos de los prejuicios que experimentaba provenían de personas negras.

Y las redes sociales lo empeoraban.

El prejuicio que experimentó Lise, el colorismo, tiene una larga historia, impulsado por los ideales europeos de belleza que asocian la piel más clara con pureza y riqueza, los tonos más oscuros con el pecado y la pobreza. Aunque está relacionado con el racismo, es distinto porque puede afectar a personas independientemente de su raza y puede tener efectos diferentes en personas del mismo origen.

El colorismo existe en muchos países. En la India, las personas con piel más oscura tradicionalmente se clasificaban en las castas más bajas del sistema. En China, la piel clara está ligada a la belleza y a la nobleza. En EE. UU., personas de muchas razas experimentan el colorismo, ya que el prejuicio se basa principalmente en la tez y no en la raza. Históricamente, cuando se esclavizaba a los afroamericanos, a las personas de piel más clara se les asignaban más tareas domésticas mientras que las de piel más oscura tenían más probabilidades de trabajar en el campo.

Estos prejuicios han sido parte del panorama social y los medios de comunicación durante mucho tiempo, pero la aparición de las imágenes digitales y Photoshop crearon nuevas formas de manifestar el colorismo. En junio de 1994, notoriamente, Newsweek y Time publicaron imágenes de portada de la foto policial de O. J. Simpson durante su juicio por asesinato, pero en la portada de Time, su piel estaba claramente más oscura. Esa diferencia provocó indignación: Time había oscurecido la imagen en lo que el ilustrador fotográfico afirmó que era un intento de provocar un "tono más dramático". Pero esa edición reflejó que cuanto más oscuro es el hombre, la sociedad estadounidense lo considera más criminal.

Esta asociación tiene consecuencias muy reales. Un estudio de 2011 de la Universidad de Villanova (EE. UU.) encontró un vínculo directo entre la severidad de las sentencias para 12.000 mujeres encarceladas y lo oscura que era su piel.

En la actualidad, gracias al dominio de los selfies y los filtros faciales, el colorismo digital se ha extendido. Con Snapchat, Instagram, TikTok y Facebook como parte de la vida cotidiana de miles de millones de personas, muchos de nosotros hemos descubierto que las personas ven muchas más fotos de nosotros que nunca. Pero hay sesgos incorporados en estos sistemas. En un nivel básico, los chips de imágenes que se encuentran en la mayoría de las cámaras personales tienen rangos preestablecidos para los tonos de piel, lo que hace técnicamente imposible capturar con precisión la variedad real de la tez.

Más de 200 millones de personas usan Snapchat Lenses todos los días, algunas de ellas para aclarar su tono de piel. Otros filtros y funciones de mejora automática pueden hacer lo mismo en Instagram y TikTok.

Las imágenes que se toman a menudo están sujetas a alteraciones. Snapchat informa que más de 200 millones de personas usan su producto de filtros, Lenses, todos los días. Algunas lo utilizan para aclarar su tono de piel. Otros filtros y funciones de mejora automática pueden hacer lo mismo en Instagram y TikTok. Las tecnologías fotográficas y los filtros de imagen pueden llevarlo a cabo de formas casi imperceptibles. Mientras tanto, los algoritmos de las redes sociales refuerzan la popularidad de las personas de piel más clara en detrimento de las de piel más oscura. La semana pasada se descubrió que el algoritmo de imágenes de Twitter prefiere los rostros más claros, más delgados y más jóvenes.

Autoestima

Ya hemos escrito sobre cómo las tecnologías digitales reducen los estándares de belleza. El fenómeno ha llevado al concepto de "cara de Instagram", un aspecto particular y fácilmente accesible gracias a la proliferación de herramientas de edición. Las fotos que reflejan este aspecto, con una nariz pequeña, ojos grandes y labios más gruesos, atraen más comentarios y me gusta, lo que hace que los algoritmos de recomendación las prioricen.

También hemos entrevistado a algunos investigadores que aseguran que los ideales de belleza se están reduciendo aún más dramática y rápidamente de lo que esperaban, con efectos especialmente profundos en cómo las jóvenes, en particular, se ven a sí mismas y crean su identidad.

Pero podría ser especialmente catastrófico para las mujeres con tez más oscura, según el profesor de la Universidad Estatal de Michigan (EE. UU.) y experto en colorismo Ronald Hall. A medida que el aspecto más europeo se considera cada vez más como un ideal, "estas chicas jóvenes imitan estos comportamientos, y las que tienen la piel muy oscura no ven salida. Son las que corren mayor riesgo de hacerse daño a sí mismas", explica.

Ese daño puede involucrar blanqueamiento u otros tratamientos corporales arriesgados: la industria del aclaramiento de la piel ha crecido rápidamente y ya vale más de 6.850 millones de euros anuales a nivel mundial. Pero, además de los riesgos físicos, investigadores y activistas también han empezado a documentar preocupantes efectos emocionales y psicológicos del colorismo online.

La investigadora del comportamiento de edición de selfies como parte de su doctorado en psicología en la Universidad de Wisconsin en Madison (EE. UU.) Amy Niu realizó un estudio en 2019 para determinar el efecto de los filtros de belleza en la autoestima de mujeres estadounidenses y chinas. Tomó fotos de 325 mujeres en edad universitaria y, sin decírselo, aplicó un filtro a algunas fotos. Luego habló con ellas para medir sus emociones y autoestima cuando veían las fotos editadas y sin editar. Sus resultados, que aún no se han publicado, encontraron que las mujeres chinas que veían las fotos editadas se sentían mejor consigo mismas, mientras que las mujeres estadounidenses (el 87 % de las cuales eran blancas) sentían lo mismo independientemente de si sus fotos fueran editadas o no.

Niu cree que los resultados muestran que existen grandes diferencias entre las culturas cuando se trata de los "estándares de belleza y cuán susceptibles son las personas a esos filtros de belleza".  Y añade: "Las empresas tecnológicas se están dando cuenta y están creando diferentes versiones [de sus filtros] para adaptarse a las necesidades de diferentes grupos de personas".

Esto tiene algunas manifestaciones muy obvias. Niu, una mujer china que vive en Estados Unidos, usa tanto TikTok como Douyin, la versión china (ambas creadas por la misma empresa y comparten muchas de las mismas funciones, aunque no el mismo contenido). Ambas apps tienen modos de "embellecimiento", pero son diferentes: los usuarios chinos tienen efectos más extremos de alisar y aclarar la piel.

Niu asegura que las diferencias no solo reflejan los estándares culturales de la belleza, sino que los perpetúan. Las estadounidenses blancas suelen preferir filtros que hacen que su piel sea más bronceada, los dientes más blancos y las pestañas más largas, mientras que las mujeres chinas prefieren filtros que hacen que su piel sea más clara.

A Niu le preocupa que la gran proliferación de las imágenes filtradas esté provocando que los estándares de belleza se uniformicen con el tiempo, especialmente para las mujeres chinas. "En China, el estándar de la belleza es más homogéneo", señala, y agrega que los filtros "borran muchas diferencias en nuestros rostros" y refuerzan un aspecto concreto.

"Es realmente malo"

La fundadora y directora ejecutiva de la organización sin ánimo de lucro Beautywell, con sede en Minnesota (EE. UU.) cuyo objetivo es combatir el colorismo y las prácticas para aclarar la piel, Amira Adawe, ha observado la misma dinámica en la forma en la que las jóvenes de color usan filtros en las redes sociales. Esta organización crea programas para educar a las chicas de color sobre la seguridad online, sobre los comportamientos digitales saludables y los peligros del aclaramiento físico de la piel.

Adawe a menudo tiene que informar a las chicas en sus talleres de que los filtros de las redes sociales les están aclarando la piel, y explica:  "Creen que es algo normal. Dicen, 'Oh, esto no es aclarar la piel, Amira. Esto es solo un filtro'. Muchas de estas jóvenes usan estos filtros y piensan, 'Dios mío, me veo guapa".

"Creen que es normal... [pero] eso contribuye a la idea de que no son suficientemente guapas", Amira Adawe, Beautywell.

Resulta tan fácil (con unos pocos clics, los usuarios pueden hacer que su aspecto sea más similar al ideal de todos los demás) que muchas mujeres jóvenes terminan asumiendo una identidad de piel más clara online. Esto facilita más la aceptación en el mundo digital, pero también puede dificultar que se identifiquen con su tez real.

Cuando Adawe explica cómo el uso de un filtro facial puede ser parte de un ciclo de colorismo, a menudo encuentra resistencia. Los filtros se han vuelto esenciales para la forma en la que algunas chicas se ven a sí mismas. "Es realmente malo. Contribuye a esta idea de que no son suficientemente guapas", lamenta.

Es un tema complicado independientemente del tono de la piel.

Halle, una mujer soltera birracial de unos 20 años, piensa mucho en su identidad racial. Cree que la mayoría de la gente usaría el término "ambiguo" para describir su aspecto. La joven cuenta: "Tengo rasgos más blancos. Mi cutis es más claro que el de otras chicas de raza mixta, y mi cabello es menos rizado". También solía ser usuaria habitual de las apps de citas. Y después de hablar con sus amigas de piel más oscura, se dio cuenta de que su experiencia con las apps de citas era muy diferente a las suyas.

Halle recuerda: "Abiertamente, comparábamos las coincidencias y el número de las mismas. Ahí es donde empecé a darme cuenta: a ver, algo pasa. Mis amigas que se identifican como negras o afrolatinos no obtienen tantas coincidencias".

Ya se sabe que los algoritmos de puntuación de belleza, que clasifican el atractivo de las imágenes, otorgan puntuaciones más altas a las mujeres más blancas. En marzo, publicamos un artículo sobre cómo la empresa de reconocimiento facial más grande del mundo, Face ++, vende su algoritmo de puntuación de belleza con sesgo racial a plataformas digitales y sitios de citas online.

Halle destaca que su experiencia con estas apps también refleja el mundo en general. "Esto está profundamente arraigado en el racismo, el colorismo y en todo lo que está pasando en nuestra sociedad", resalta. Esa experiencia se volvió tan frustrante para ella que eliminó todas sus apps de citas. MIT Technology Review se ha puesto en contacto con muchos sitios de citas para preguntar si utilizan algoritmos de puntuación de belleza para las coincidencias, pero ninguno lo confirma ni lo niega.

Pero, incluso si no usan sistemas como Face ++, sí utilizan algoritmos de recomendación para aprender las preferencias del usuario a lo largo del tiempo. Y esta es otra forma en la que el colorismo y el sesgo pueden infiltrarse y perpetuarse.

Las recomendaciones basadas en las preferencias de los usuarios a menudo reflejan los sesgos del mundo; en este caso, los problemas de diversidad, evidentes durante mucho tiempo en los medios de comunicación y en el diseño gráfico. Esos sesgos, a su vez, han dado forma al mundo de los influencers online, por lo que muchas de las imágenes más populares son, por defecto, de personas con piel más clara. Un algoritmo que interprete su comportamiento dentro de una burbuja de filtro de este tipo podría suponer que no le gustan las personas de piel más oscura. Y la situación podría empeorar: también se sabe que los algoritmos de recomendación tienen un efecto de anclaje, en el que su resultado refuerza los sesgos inconscientes de los usuarios e incluso puede cambiar sus preferencias con el tiempo.

Mientras tanto, las plataformas como TikTok han sido acusadas de "prohibir en la sombra" el contenido de algunos creadores negros de forma intencionada, especialmente aquellos involucrados en el movimiento Black Lives Matter o el racismo en general. Eso disminuye su alcance y luego ese ciclo se refuerza aún más. (En un comunicado, un portavoz de TikTok afirmó: "Rotundamente, no moderamos el contenido o las cuentas en función de la raza").

Hall está "extremadamente preocupado" por el impacto de color, especialmente en las mujeres: "Las mujeres de color son bombardeadas constantemente con mensajes de que hay que tener piel clara para ser atractiva".

Adawe, por otro lado, cree que la única solución es una prohibición total de los filtros que aclaran los rostros y afirma que le envió un correo electrónico a Snapchat pidiendo justo eso. Y añade: "Las empresas de redes sociales siguen [creando] filtros porque la demanda es muy alta. Pero personalmente creo que están promoviendo el colorismo, a propósito o no". 

Un portavoz de Snap afirmó a MIT Technology Review: "Nuestro objetivo es crear productos que incluyan a todos los usuarios, y hemos implementado una serie de procesos e iniciativas para lograrlo. Nuestras pautas para todos los snapchatters, que también se aplican a los usuarios de Lens, prohíben la discriminación y la promoción de estereotipos, y contamos con un extenso proceso de revisión para Lenses, que incluye pruebas en un amplio rango de tonos de piel".

La empresa afirma que colabora con expertos de asesoramiento y, a principios de este año, lanzó una iniciativa para construir una "cámara inclusiva", destinada a capturar mejor una variedad más amplia de tonos de piel.

Una lente completamente diferente

Lise luchó contra los efectos del colorismo durante mucho tiempo. Iba a terapia, vio un sinfín de tutoriales en YouTube sobre edición de fotos e incluso compró una cámara de 500 euros con la esperanza de aparecer menos oscura en las fotos. Finalmente, se dio cuenta de lo dañino que había sido todo eso, y admite: "Ahora veo la página de redes sociales de todos bajo una lente completamente diferente".

También ha sido madre recientemente y cuando hablamos por Zoom, me saludó su bebé moviéndose arrullado. Me encantó verlo, pero Lise se disculpó mientras ajustaba la cámara. Le gustaría ver más fotos sin retocar de mujeres parecidas a ella. Ya no edita el color de su piel en las fotos y se esfuerza por detener los pensamientos negativos, aunque puede ser difícil. Admite "Oh, ojalá vea a alguien comentando algo negativo sobre una hermosa mujer de piel oscura. No me importa si es online o en persona, lo pondría en evidencia. Ya no puedo quedarme callada, pero he tardado años. Voy a ser más consciente de lo que le enseño a mi hijo".

Tecnología y Sociedad

Los avances tecnológicos están cambiando la economía y proporcionando nuevas oportunidades en muchas industrias.

  1. "Cada vez más gobiernos restringen internet para influir en los ciudadanos"

    El director de Operaciones del proyecto Jigsaw de Google, Dan Keyserling, advierte sobre las conclusiones de su último informe sobre la censura 'online' en el mundo, que no solo está aumentando, sino que cada vez es más sutil. En algunos casos, puede convertirse en una cuestión de vida o muerte

  2. El viaje de China para convertirse en superpotencia científica y tecnológica

    Varias generaciones de intelectuales chinos impulsaron la ciencia y la tecnología occidentales para construir una patria fuerte. En una nueva era de rivalidad entre Estados Unidos y China, cada vez más tensa, cabe preguntarse si su sueño se ha hecho realidad

  3. "Los MOOC no brindan capacitación práctica para el mundo real"

    La educación del futuro será híbrida e inclusiva y personalizada gracias a tecnologías como la inteligencia artificial, afirma el vicepresidente de Udacity, Sam Schofield. Además, asegura que aquellos trabajadores con formación en ciberseguridad y ciencia de datos estarán especialmente valorados.