.

Inspiration4 / Jon Kraus

Espacio

Inspiration4: un hito en el acceso al espacio que sigue siendo elitista

1

Se trata de la primera misión 100 % privada que no cuenta ni con astronautas expertos a bordo ni con la supervisión de la NASA o la ESA. Con una tripulación de cuatro civiles, el lanzamiento de SpaceX abre una nueva del turismo espacial, pero ¿de verdad estamos más cerca de que cualquiera suba ahí arriba?

  • por Jonathan O'callaghan | traducido por Editores de MIT Technology Review en español
  • 17 Septiembre, 2021

Cuando la película 2001: Odisea del espacio se estrenó en 1968, soñar con descansar en un hotel espacial, bebiendo un Martini mientras se contemplaba la Tierra no parecía exagerado. Esta visión recibió un impulso a principios de la década de 1980, cuando el programa del transbordador espacial anunció un futuro de viajes frecuentes y rutinarios a la órbita. Y cuando los primeros turistas espaciales de pago se lanzaron al espacio en la década de 2000, muchos comenzaron a preguntarse cuándo podrían permitirse viajar al espacio.

Hay innumerables visiones de un futuro en el que la gente común, no astronautas sin miles de millones de euros en el bolsillo, puede viajar al espacio. Sin embargo, a pesar de todos esos momentos de optimismo, esos sueños nunca se han realizado del todo. En su mayor parte, los viajes espaciales siguen siendo terreno de astronautas profesionales o de millonarios.

Sin embargo, esto acaba de cambiar un poco gracias al exitoso lanzamiento de un cohete SpaceX Falcon 9 con cuatro personas a bordo, el mismo número que las dos últimas misiones tripuladas de la compañía de Elon Musk, y que también fueron hitos históricos en sí mismos. La principal diferencia, esta vez, es que ninguno de los ocupantes es un astronauta entrenado. Son ciudadanos civiles, lanzados en un cohete privado, construido por una empresa privada. La NASA no estará por ningún lado.

Inspiration4, como se conoce a la misión, ha sido elogiado como un hito en los vuelos espaciales tripulados. Es la primera misión totalmente privada que se lanza a la órbita, pagada por el multimillonario tecnológico estadounidense Jared Isaacman para recaudar fondos para el Hospital de Investigación Infantil St. Jude en Memphis, a un coste estimado de 200 millones de dólares .

Junto a él viajan tres personas no multimillonarias: Hayley Arceneaux, superviviente de cáncer y asistente médica; Chris Sembroski, un empleado de Lockheed Martin cuyo amigo ganó un concurso por el asiento y le dio el boleto; y Sian Proctor, profesora de geociencias que también compitió por su puesto. "Estas personas representan a la humanidad. Son nuestros embajadores", dice Laura Forczyk de la firma consultora espacial Astralytical.

No es la primera vez que personas ajenas al mundo espacial salen de los confines de nuestro planeta. Entre 2001 y 2009, siete personas pagaron más de 25 millones de euros para poder viajar a la Estación Espacial Internacional en los cohetes rusos Soyuz. Y en julio de este año, los multimillonarios Richard Branson y Jeff Bezos realizaron breves saltos suborbitales al espacio, cada uno de varios minutos, en naves espaciales construidas por sus propias compañías.

Sin embargo, hasta ahora, nadie había viajado a la órbita sin ser impulsado por su riqueza ni sin la supervisión de una agencia espacial nacional como la NASA. "Este es el primer vuelo espacial orbital de operación privada cuyos pasajeros son todos los ciudadanos privados. En comparación con los [vuelos] suborbitales, es mucho más ambicioso", dice el experto en vuelos espaciales del Centro Harvard-Smithsonian de Astrofísica Jonathan McDowell.

En lugar de acoplarse a la Estación Espacial Internacional (ISS, por sus siglas en inglés, o EEI) como las otras misiones tripuladas de SpaceX, la nave espacial Crew Dragon permanecerá en órbita terrestre durante tres días por sus propios medios. La tripulación comerá, beberá, dormirá y usará el baño dentro del confines de su nave espacial, llamada Resilience, que cuenta con aproximadamente tres veces el volumen interior de un automóvil grande. Para mantenerlos ocupados, el puerto de acoplamiento de la nave espacial, que normalmente se usaría para conectarse a la ISS, se ha convertido en una cúpula de vidrio , lo que brinda a la tripulación gloriosas vistas panorámicas de la Tierra y el universo más allá.

Más allá de esto, los objetivos de la misión son limitados. Hay algunos experimentos científicos planeados, pero el aspecto más notable de la misión es lo que no sucederá. En particular, ninguno de los miembros de la tripulación pilotará la nave espacial directamente. Se controlará de forma autónoma y con la ayuda del control de la misión en la Tierra. Ese no es un cambio trivial y hay riesgos involucrados. McDowell explica: "Por primera vez, si los sistemas automáticos fallan, podría tener serios problemas. La misión demuestra una mayor confianza en el software y en los sistemas de control automático que le permiten transportar turistas sin un acompañante".

Todo esto se combina para hacer del lanzamiento de Inspiration4 un momento emocionante en los vuelos espaciales tripulados, aunque sea algo que ya se haya intentado antes. En la década de 1980, la NASA esperaba hacer algo similar: el Programa de Participantes de Vuelo Espacial, un esfuerzo para brindar a varios ciudadanos privados la oportunidad de volar al espacio en el transbordador espacial. "Se consideró que algunos de los astronautas fueron demasiado reservados a la hora de describir sus experiencias de vuelo", dice el que fuera director del programa, Alan Ladwig. La NASA quería personas que pudieran comunicar mejor la experiencia y seleccionó a un maestro, un periodista y un artista.

Sin embargo, el programa tuvo un final trágico. Su primera participante, la maestra Christa McAuliffe, murió en la explosión del transbordador espacial Challenger de 1986, junto con los otros seis miembros de la tripulación. La iniciativa fue cancelada y el programa del transbordador espacial en su conjunto se estancó. Los expertos imaginaron que algún día habría cientos de misiones al año, pero solo tuvieron lugar 110 lanzamientos más en los siguientes 25 años, hasta que los transbordadores se retiraron en 2011.

Por el momento, la mayoría de los viajes espaciales seguirá siendo competencia de astronautas profesionales y de personas extremadamente ricas. Si usted no lo es, aún solo tendrá la opción de presentarse a algún concurso o esperar recibir un billete de un rico benefactor; tal vez no sea el futuro glorioso de los viajes espaciales que muchos imaginaron.

Pero Inspiration4 muestra que existen oportunidades para que personas más "normales" vayan al espacio, aunque pocas y distantes entre sí. "Es un hito en el acceso humano. En un sentido muy simplista, significa que cualquiera puede ir", dice el historiador espacial John Logsdon, profesor emérito del Instituto de Política Espacial de la Universidad George Washington (EE. UU.).

Todavía estamos lejos de volar en un avión comercial espacial hacia a un hotel espacial giratorio gigante, pero quién puede decir lo que depara el futuro. Forczyk concluye: "Esta es una industria completamente nueva en su infancia y estamos viendo los primeros pasos. No sabemos hasta dónde llegará".

Espacio

  1. La ciencia puede cambiar lo que sabemos sobre la historia de la Luna

    Las muestras recogidas por la expedición china Chang'e 5 podrían transformar lo que suponíamos sobre la trayectoria volcánica del satélite. Conocer más sobre su pasado también ayudaría a descubrir más acerca de la geología de otros planetas y la posibilidad de vida extraterrestre

  2. Armas, empresas y tecnología: la política espacial debe actualizarse

    En la última Conferencia de Seguridad del Espacio Exterior de la ONU, los asistentes han discutido sobre posibles conflictos y la necesidad de tratados internacionales que contemplen la actividad comercial de las compañías privadas que han proliferado en los últimos años

  3. Esta IA podría determinar las próximas investigaciones espaciales

    El 'Decadal Survey' marca la pauta para una nueva década de exploración espacial. Un equipo de investigadores quiere que ese estudio utilice IA para pronosticar los campos científicos en crecimiento y que así los investigadores prioricen líneas de exploración