.

Gang Chen, por cortesía del MIT

Ética

El MIT gana una batalla por la justicia contra la Iniciativa China

1

La presión pública y las pruebas contundentes de la inocencia del profesor de la institución, Gang Chen, han logrado que el Departamento de Justicia de EE. UU. retire los cargos impuestos en virtud de la polémica Iniciativa China, que cada vez persigue a más prestigiosos científicos sin ningún tipo de fundamento

  • por Eileen Guo | traducido por Ana Milutinovic
  • 24 Enero, 2022

El Departamento de Justicia de EE. UU. ha presentado una petición para desestimar todos los cargos contra el profesor de ingeniería mecánica y nanotecnología del MIT (Instituto de Tecnología de Massachusetts, EE. UU.) Gang Chen, casi un año después de haberlo acusado de supuestamente ocultar la financiación y su vinculación con entidades chinas.

Desde el principio, Chen se declaró inocente y el MIT indicó que el académico trabajaba para establecer una colaboración de investigación en nombre de la institución y que la financiación en cuestión iba dirigida a la universidad, no a Chen personalmente. El MIT también pagó las costas judiciales del profesor. (MIT Technology Review recibe financiación del MIT, pero es editorialmente independiente).

En un comunicado después de la presentación, la fiscal federal del distrito de Massachusetts, Rachael Rollins, afirmó: "La desestimación de los cargos penales contra Gang Chen es el resultado de nuestra investigación constante. A través de ese esfuerzo, recientemente hemos obtenido información adicional relacionada con las supuestas omisiones del profesor Chen en el contexto del proceso de revisión de las subvenciones en cuestión en este caso. Después de una evaluación minuciosa de esta nueva información y teniendo en cuenta toda la evidencia, nuestra oficina ha concluido que ya no podemos mantener nuestra carga probatoria en el juicio".

En otro comunicado, el abogado defensor de Chen, Robert Fisher, detalló: "El Gobierno finalmente reconoció lo que asegurábamos todo el tiempo: el profesor Gang Chen es un hombre inocente. Nuestra defensa nunca se basó en ningún tecnicismo jurídico. Gang no cometió ninguno de los delitos de los que fue acusado y punto. Nunca participó en ningún programa de talentos. Nunca fue un científico enviado al extranjero desde Beijing (China). Declaró todo lo que se suponía que debía y nunca mintió al Gobierno ni a nadie".

Por su parte, Chen dijo: "Aunque me alivia que mi calvario haya terminado, soy consciente de que esta terriblemente equivocada Iniciativa China continúa generando temor injustificado en la comunidad académica, y otros científicos aún se enfrentan a cargos. Pronto tendré más información para compartir".

La Iniciativa China

Chen es uno de los científicos de más alto nivel acusados bajo la Iniciativa China, el programa del Departamento de Justicia de EE. UU. lanzado durante la administración del antiguo presidente de EE. UU. Donald Trump para contrarrestar el espionaje económico y las amenazas a la seguridad nacional por parte de la República Popular China.

A pesar del propósito declarado del programa, una investigación realizada por MIT Technology Review descubrió que la Iniciativa China se centra cada vez más en enjuiciar a investigadores universitarios por cuestiones de integridad científica (ocultar vínculos o financiación de entidades chinas en los formularios de subvenciones o visados) en vez de a espías industriales que robaban secretos comerciales. Solo 19 de 77 casos (25 %) identificados por MIT Technology Review alegaron violaciones de la Ley de Espionaje Económico, mientras que 23 casos (30 %) alegaron fraude de subvenciones o visados por parte de los investigadores universitarios.

Nuestra investigación también reveló que la Iniciativa China afecta de manera desproporcionada a científicos de ascendencia china. De las 148 personas acusadas en virtud de la Iniciativa, 130 (88 %) de ellas son de origen chino.

El de Chen es el octavo caso de integridad científica que se desestima antes de llegar juicio. El mes pasado, el profesor de la Universidad de Harvard (EE. UU.) Charles Lieber fue declarado culpable de seis cargos de declaraciones falsas y fraude fiscal, mientras que el juicio contra el profesor de la Universidad de Tennessee en Knoxville (EE. UU.) Anming Hu, el primer caso de integridad científica que se presentó ante un jurado, terminó primero en juicio nulo y luego en absolución total.

Un caso catalizador

La acusación de Chen ha generado conciencia y rechazo a la Iniciativa China, debido tanto a su relevancia en el campo como a sus actividades aparentemente rutinarias, incluida la colaboración con una universidad china a instancias de su institución de origen, por la cual estaba siendo procesado. Un grupo de profesores del MIT escribió: "Todos somos Gang Chen", expresando por un lado el apoyo a su colega y por el otro sus propias preocupaciones sobre cómo sus actividades podrían provocar controles por parte del Gobierno.

La profesora de derecho en la Universidad Seton Hall (EE. UU.) Margaret Lewis, quien ha escrito bastante sobre la Iniciativa China, señala: "El final del caso penal es una gran noticia para el profesor Chen, y su equipo de defensa se merece un gran reconocimiento por su trabajo. Pero no olvidemos que Chen fue interrogado por primera vez en el aeropuerto hace dos años y fue acusado hace un año. El coste humano es enorme incluso cuando se retiran los cargos".

En una nota a la comunidad del MIT poco después de que se presentara la desestimación, el presidente, L. Rafael Reif, proporcionó más detalles sobre ese coste humano: "Gang fue detenido por primera vez en el aeropuerto unas seis semanas antes de que la pandemia golpeara a nuestra comunidad; desde entonces los problemas que han caído sobre él y los miembros de su familia han ido más allá de lo imaginable. Este caso también ha causado una continua angustia en toda nuestra comunidad, especialmente a amigos, estudiantes y colegas de Gang, y a aquellos del MIT y de otros lugares que son de ascendencia china. Habiendo tenido fe en Gang desde el principio, todos podemos estar agradecidos de que esté en el horizonte un resultado justo de un proceso dañino. Estamos deseando su regreso completo a nuestra comunidad".

Lewis añadió: "Tengo la esperanza de que el Departamento de Justicia pronto vaya más allá de los anuncios sobre la revisión de casos particulares a una declaración más amplia que ponga fin a la Iniciativa China".

"Reinventar la Iniciativa de China no basta. El Departamento de Justicia debe reformar fundamentalmente sus políticas que permiten la discriminación racial en nombre de la seguridad nacional", denuncia el principal abogado del Proyecto de Seguridad Nacional de la Unión Estadounidense de Libertades Civiles (ACLU, por sus siglas en inglés), Patrick Toomey, que representó a dos destacados investigadores acusados erróneamente antes de que se anunciara la Iniciativa China en 2018.

Pero los investigadores universitarios y los grupos de derechos civiles no son los únicos en contra. Durante el año pasado, las críticas a la Iniciativa aumentaron por todas partes, incluidos los 90 miembros del Congreso estadounidense que solicitaron al fiscal general Merrick Garland que investigara las preocupaciones sobre la discriminación racial, e incluso algunos exfuncionarios del Departamento de Justicia también abogaron por un cambio de dirección.

El antiguo jefe de la división del Departamento de Justicia que supervisa la Iniciativa, John Demers, supuestamente apoyó una propuesta de programas de amnistía que permitiría a los investigadores revelar sus vínculos previamente no declarados sin temor a ser procesados. Mientras tanto, en respuesta a los informes de MIT Technology Review, el antiguo fiscal de distrito de Massachusetts que presentó cargos contra Chen, Andrew Lelling, argumentó que la parte del programa dirigida a investigadores universitarios debería terminar. Quedan seis casos más de integridad científica pendientes, y cuatro programados para ir a juicio esta primavera.

Es posible que pronto se produzca algún tipo de anuncio: el portavoz del Departamento de Justicia, Wyn Hornbuckle, afirmó la semana pasada a MIT Technology Review en un correo electrónico que el Departamento de Justicia estaba "revisando el enfoque para contrarrestar las amenazas planteadas por el Gobierno de la República Popular China" y "espera completar la revisión y proporcionar información adicional en las próximas semanas".

Ética

  1. Vamos a morir todos

    A pesar de los esfuerzos por encontrar la vida eterna mediante el entrenamiento de una IA que simula a fallecidos o los avances en la criogenización, lo cierto es que, por ahora, no existe la posibilidad de burlar a la muerte

  2. El artista que inspira miles de obras generadas por IA: "Empieza a parecer una amenaza"

    El nombre de Greg Rutkowski aparece más de 90.000 veces en Léxica, una web que rastrea más de 10 millones de imágenes e indicaciones generadas del generador de arte mediante IA Stable Diffusion. El resultado plantea cuestiones complejas para la ética y los artistas ya han alzado la voz

  3. TikTok y los límites de publicar sobre salud mental en redes sociales

    Algunos 'influencers' graban a las personas en su peor momento y sin su consentimiento. Los activistas plantean preguntas importantes sobre la ética de estos vídeos populares